Orden público. Rueda de prensa de los abogados mediadores. 
 El Ministerio del Interior ha facilitado la negociación     
 
 ABC.    21/07/1977.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

ORDEN PUBLICO

RUEDA DE PRENSA DE LOS ABOGADOS MEDIADORES

*EL MINISTERIO Da INTERIOR HA FACILITADO U NEGOCIACIÓN»

Madrid (De nuestra Redacción.) Los abogados de Copel (Coordinadora de Presos en Lucha) convocaron

ayer tarde una. rueda de Prensa para dar detalla pormenorizado de sus gestiones «OÍDO mediadores

oficiales en «1 conflicto de la prisión de Carabanchel. Filar Fernández y Luis Figueroa, en representación

de sus compañeros, explicaron el desarrollo cíe las negociaciones que ayer a las dos de la tarde se dieron

definitivamente por terminadas sin que la Administración respondiese a las peticiones hechas por los

presos para deponer su actitud.

El primar problema que se planteó, según ellos, fue un problema de competencias entre el Ministerio de

Justicia «, través de la Dirección General de Instituciones Penitenciarias y el Ministerio del Interior a

través de la Dirección General de Seguridad.

Aseguraron los abogados que las negociaciones fueron facilitadas en toda momento por los funcionarlo»

del Interior.

E1 director general de Seguridad, el gobernador civil y el jefe superior de Policía. estuvieron abiertos

toda posible solución dialogada, mientras que los fundón arios de Prisiones, el subdirector d» la cárcel y

el propio director general a» mostraban reticentes. Es más. el subdirector de la prisión nos echó de su

despacho cuando pretendimos hablar, desde allí, con el director general de Seguridad y con et de

Instituciones Penitenciarla* para comunicarles las condiciones de loa presos, sin embargo, el comandante

d» la Policía Armada nos dio todo tipo de facilidades para que pudiésemos realizar nuestra labor.

También contaron los letrados oue fuá el propio director general de Seguridad el que advirtió a los

médicos de la prisión que si se negaban a subir a tea galerías para atender a los heridos —condición

puesta por los presos para iniciar la* conversaciones— se vería obligado llamar a otros médicos de la

calle. Ante esta actitud los médicos de la prisión, que «a habían negado, en principio, a subir A las

«raterías, accedieron a prestar asistencia médica a los heridos.

 

< Volver