Los dos militares del caso Lockheed. 
 General Rey y coronel Grandal: Serán procesados en breve     
 
 Diario 16.    10/03/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

Los dos militares del caso Lockheed General Rey y coronel Grandal: Serán procesados en breve

MADRID, 10 (D16).—El Consejo Supremo de Justicia Militar, que investiga desde el pasado 11 de

noviembre las posibles implicaciones de dos jefes del Ejército del Aire español en el escándalo de la

Lockheed, está a punto de concluir sus investigaciones y es muy probable que en los próximos días se

conozca la decisión del citado tribunal de procesar a ambas personas, según ha podido saber D16 en

fuentes allegadas al caso.

Los dos militares son el general de División Luis Rey Rodríguez y el coronel Carlos Grandal Segade, que

fueron cesados de sus cargos y puestos en situación de "disponibles" por el ministro del Aire a principios

de noviembre de 1976, al concluirse el "informe previo" del fiscal del Tribunal Supremo sobre el caso de

los sobornos de la Lockheed en España, que en aquella fecha era Antonio García Ro-dríguez-Acosta.

El general Rey desempeñaba entonces el cargo de director del Servicio de Control de Emisiones

Radioeléctricas del Ministerio del Aire, y el coronel Grandal el de subdirector general de Transportes

Aéreos, en el mismo Departamento ministerial. Ambos, según el fiscal del Tribunal Supremo, recibieron

unos veinte millones de pesetas cada uno en concepto de comisiones por la compra de siete aviones de

transporte tipo Hércules C-130, entre finales de 1969 y principios de 1975.

Accionistas de Aviónica

Tanto Rey como Grandal eran accionistas de la compañía Aviónica, S. A., de la que era gerente Fernando

Herce Valdivia. Herce recibió la misma cantidad que los dos militares, y su caso fue investigado por el

Jurado de Delitos Monetarios. También fueron nombrados por el fiscal los señores Sáenz de Pazos por

recibir tres millones de pesetas, y Ximénez Embún, con diez millones de comisión.

El presidente del Consejo Supremo de Justicia Militar es el teniente general Emilio Villaescusa Quilis,

secuestrado en enero y posteriormente liberado por la Policía en una acción conjunta contra presuntos

activistas del GRAPO, que tenían retenido también a Antonio María de Oriol, presidente del Consejo de

Estado.

"Tirar de la manta"

Aunque el diario "Informaciones" decía ayer, citando a ios abogados de uno de los militares implicados,

que durante el proceso éstos tienen "la intención de tirar de la manta" y que "las salpicaduras (del caso)

podrían alcanzar a algunos ex ministros y quién sabe si influir seriamente en las próximas elecciones",

fuentes consultadas por D16 no creen que existan pruebas claras en este sentido.

El despacho de abogados de Gil-Robles asumirá la defensa del general Rey José María Gil-Robles se

encargó en 1975 de la defensa de Juan Vila Reyes, principal inculpado en el asunto Matesa, uno de los

mayores escándalos políticos del régimen de Franco. En el caso Lockheed, si se demuestra la existencia

de otros implicados en los sobornos fuera de las personas ya establecidas por el Tribunal Supremo, Gil-

Robles, que además es presidente de la Federación Papular Democrática, podría capitalizar el proceso

militar que se avecina en el contexto de la campaña electoral que discurrirá paralelamente, según dijeron a

D16 fuentes políticas.

De todas formas, opinan fuentes legales, si el procesamiento se produjese por un delito típicamente

militar, áada la condición de militares de Rey y de Grandal, sería dudosa la defensa de los mismos por

abogados civiles.

El Consejo Supremo de Justicia Militar podría decidir, por el contrario, que las supuestas

responsabilidades, independientemente de su condición de militares, afectan sólo al orden civil, en cuyo

caso, y si fuesen delitos monetarios, entendería el Juzgado Central de lo Penal número tres y obviamente

contaría con la defensa de abogados civiles.

En Italia han sido denunciados ya por diputados del Parlamento, que sigue estos días debate sobre

implicaciones de políticos en los sobornos de la Lockheed, el presidente de la República, Giovanni

Leone; el ex presidente del Consejo de Ministros Mariano Rumor y los ex ministros de la Defensa, Luigi

Gui y Marfo Tanassi. Anteriormente los nombres del ex premier japonés Tanaka y del príncipe Bernardo

de Holanda han quedado afectados por las repercusiones de los sobornos de la compañía aeronáutica

norteamericana.

 

< Volver