Amnistía: Interés ante la forma de su aplicación  :   
 El referéndum, próxima prueba para el Gobierno Suárez. 
 Informaciones.    02/08/1976.  Página: 1,2. Páginas: 2. Párrafos: 2. 

AMNISTÍA: INTERÉS ANTE LA FORMA DE SU APLICACIÓN

EL REFERENDUM, PRÓXIMA PRUEBA PARA EL GOBIERNO SUAREZ

MADRID, 2 (INFORMACIONES)

CONTINUAN las opiniones encontradas —aunque la mayor parte de ellas sean de expectación

favorable— ante la recientemente otorgada amnistía, que se espera aparezca en la "Gaceta" de manera

inmediata. En Barcelona —se espera que alrededor de medio centenar de presos políticos catalanes se vea

afectado por la amnistía—, mientras la Prensa dedicaba el natural relieve a destacar la concesión y

alcance de la amnistía, un miembro de la Comisión de Solidaridad de Cataluña manifestaba que "todo

depende de cómo se aplique el decreto en la práctica. Si la aplicación es literal, serán muy pocos los

presos que, permaneciendo en los penales por delitos de terrorismo, puedan gozar del privilegio de la

libertad".

Los periódicos barceloneses incluyen, en general, comentarios satisfactorios ante la amnistía concedida.

"La Vanguardia" señalaba que la amnistía puede calificarse de amplia. "El Correo Catalán" indica que "es

un paso importante", "un importante avance hacia la normalización democrática", "un balón de oxígeno

que el país necesitaba para confiar en que, de una vez, las promesas puedan empezar a cumplirse". Pero el

diario en catalán "Avui", en un editorial que relaciona la amnistía con la "marxa de la llibertad", dice que

"no es esta la amnistía que se esperaba y que ha sido solicitada en todo lugar por gran número de

personas. Esta amnistía —hace falta decirlo—aún la esperamos". Y el "Diario de Barcelona" destaca en

su primera página que "el Rey concedió lo que pidió el Amnistía: Interés ante su aplicación Gobierno.

Amnistía con exclusiones». El «Noticiero Universal)! habla, de una «moderada satisfacción».

EL REFERENDUM, PRÓXIMA PRUEBA

Los partidos políticos siguen espresando su reacción ante la amnistía: la Comisión Ejecutiva del P.S.O.E.

hizo publica una nota señalando que la amnistía otorgada por el Rey no es la amnistía que pide

Coordinación Democrática y que exigen las grandes movilizaciones de masas recientes», aunque a

continuación se añade que «significa un paso positivo en el camino de la restauración de las libertades

democráticas y de facilitar el posible diálogo entre el Gobierno y la oposición. Saludamos, pues. la

excarcelación de los detenidos v condenados, así como el retorno de los exiliados, pero los socialistas

rechazamos el concepto de amnistía en cuanto signifique perdón».

También la Comisión Ejecutiva del P.S.D.E. ha hecho público un largo comunicado afirmando que este

partido «luchará porque esta amnistía sea total en un futuro próximo», para lo que pide que se aceleren las

negociaciones en curso entre el Gobierno y las organizaciones democráticas vascas, con el fin de que la

E.T.A. renuncie a la violencia como instrumento de acción política. «Después de la amnistía, el

referéndum es la próxima prueba que debe superar el Gobierno», añade el P.S.D.E. al advertir sobre los

peligros que se ciernen sobre el proceso de restauración de las libertades públicas. «Utilizar el referéndum

que se prepara para lograr la aprobación d* un arreglo párela] de la Constitución, juntamente con la

pendiente ley de Sucesión, seria mezclar el futuro de la Corona con el pasado de la dictadura.»

Este referéndum, así planteado, causaría un daño Incalculable para el futuro de la democracia española,

dice el P.S.D.E., que pide la creación de un» Comisión Real, formada por representantes de las

principales fuerzas políticas, miembros del Gobierno y técnicos de la Administración, que asesore al

Gobierno en la redacción de las leyes.

ORGANIZACIONES DE IZQUIERDA: ATENCIÓN A LAS LIMITACIONES

EI principe Carlos Hugo de Borbón-Parma ha manifestado, desde París, que la amnistía, concedida bajo

la presión popular, «parece insuficiente». «Debería ser total y extenderse a todos tos presos políticos",

añade, refiriéndose también a que los miembros de la Unión Militar Democrática no podrán reanudar su

profesión, «lo que significa que el Ejército, en tanto que institución, queda mantenido fuera de la vida

social y política de los españoles». En un sentido semejante se manifiesta el secretario general del Partido

Carlista, don José María Zavala, qnien, consultado por INFORMACIONES, añadió que, no obstante,

«siempre es una alegría ver salir de las cárceles a hombres y mujeres que nunca deberían haber entrado en

ellas. Son luchadores que se Incorporan a la vida activa de la oposición para alcanzar definitivamente la

democracia». Don José Torres, del Secretariado Nacional de Comisiones Obreras, incide en las

limitaciones de esta amnistía —no ha sido para todos los presos políticos ni borra de las leves vigentes las

causas de los delitos— y reitera la exigencia de una completa amnistía laboral. Un portavoz de la

Organización Revolucionaria de Trabajadores (O.R.T.) indica que «la amnistía decretada por el Gobierno

ha defraudado», y se pregunta: «Cuándo los presos salgan a la calle y reanuden sus actividades políticas,

¿serán detenidos de nuevo?» La Unión General de Trabajadores, sin entrar específicamente a juzgar el

tema de la amnistía, indicó a INFORMACIONES que a este Gobierno «se le juzgará por sus hechos, y no

por sus palabras».

Otras organizaciones de la Izquierda hacen igualmente mención de las limitaciones con que se encuentra

el presente decreto de amnistía. A las opiniones, ya conocidas de dirigentes del Partido Comunista de

España, se suman las de don Carlos Dueñas, del Partido del Trabajo, quien comentaba a

INFORMACIONES que, aparte de los presos políticos que aún quedan en la cárcel, «no se hace mención

de amnistía laboral, multas administrativas y delitos de Prensa». Para el Movimiento Comunista, cuyo

Comité Ejecutivo hacía pública una nota al respecto este fin de semana, «el combate por la amnistía no ha

terminado». Cabría citar, por lo que respecta a los partidos de izquierda, y para finalizar un recuento de

impresiones generales, la opinión del secretarte general del Partido Socialista Popular, don Raúl Morodo,

quien nos señalaba que este decreta es, pese a sus limitaciones, «un paso serio y objetico bacía la

distensión política y hacia un entendimiento y reconciliación de los españoles». Por su parte, el presidente

del P.S.P., profesor Tierno Calvan, ha comentado que aún desconoce si la amnistía le permitirá, volver a

su cátedra de Salamanca, 2a la que fue separado, por motivos políticos, hace varios años.

SESOR GARRIGUES: «EL, TRABAJO YA ESTABA PREPARADO»

El anterior ministro de Justicia, don Antonio Garrigues y Díaz Cañábate, declaró a INFORMACIONES:

«Felicito al Gobierno y me felicito por ello, puesto ote el trabajo de la amnistía estaba preparado por el

Ministerio de Justicia antes de producirse la crisis, para llevar el correspondiente proyecto de decreto al

Consejo de ministros que acaba de tener lugar. Por consiguiente, me satisface macho que el nuevo titular

de Justicia haya podido llevar a término esta importante decisión. La concesión de la amnistía era un paso

necesario para llegar a la reconciliación nacional; sin embargo, no se podía llevar a cabo hasta que se

hubiese efectuado la modificación del Código Penal, puesto que, hecho antes, no hubiese tenido eficacia

legal alguna. Ahora es necesario que a este paso dado por la Monarquía de don Juan Carlos, correspondan

los beneficiarios de la amnistía con el mismo espirita de comprensión y solidaridad.

Penando Bau Carpí, procurador familiar por Tarragona, incide en esta misma perspectiva positiva: «Con

esta medida, el Rey, además de ganarse la simpatía del pueblo, lia contactado con el auténtico "pueblo

llano".»

Un grupo de abogados, que afirman representar al 95 por 100 de los presos políticos españoles,

convocaron este fin de semana una rueda de Prensa para tratar, asimismo, sobre el tema de la amnistía,

expresando su disconformidad con las declaraciones del ministro de Justicia sobre el alcance del decreto.

«Es previsible una lucha para conseguir la amnistía que reclama el pueblo español», manifestó uno de los

14 abogados presentes en la conferencia de Prensa. En el transcurso de la misma se puso de manifiesto

que para lograr una auténtica reconciliación d e los españoles es absolutamente necesario el cese de la

represión, el desmontaje de bandas paralelas y la consecución de una real y efectiva reforma de las leyes,

como primeros pasos. A ello debería seguirse la supresión de los Tribunales de Orden Público, de la

jurisdicción militar para procesos ordinarios y la eliminación de leyes como la de Orden Público,

Peligrosidad Social, etc. Por último, los abogados expresaron su temor ante la ambigüedad de la amnistía,

por considerar que ei número de amnistiados dependerá, al parecer, de un decreto nada concreto sujeto a

la interpretación personal de las instancias oficiales.

OBJETORES: QUE SE RECONOZCA EL SERVICIO CIVIL

Por último, en lo que se refiere a reacciones en diversos ámbitos nacionales, el grupo de objeción de

conciencia de Justicia y Paz hacía público esta mañana un comunicado en el que se afirma que no están

claros casos como los de objetares de conciencia que, siendo ya prófugos, aún no han sido detenidos, ni

los de que se han declarado públicamente objetores antes de ser llamados a filas. «Estas son algunas de

las contradicciones originadas por considerar la objeción de conciencia como un delito, cuando es algo

admitido como un derecho en la mayoría de los países europeos.» El comunicado termina afirmando que

la solución al problema de las objetores no es, pues, la amnistía, sino el reconocimiento del servicio civil.

En el mismo sentido se ha expresado un comunicado, hecho público en Bruselas, de la Asociación

Internacional de Resistentes a la Guerra, que engloba a objetores de todo el mundo.

EN EL, EXTRANJERO: UN PASO HISTÓRICO

La reacción en el extranjero ha sido, en general, muy favorable. Se considera un paso decisivo para la

democratización en España y el hecho más importante del reinado de don Juan Carlos I.

 

< Volver