Autor: Cruz Gutiérrez Gómez, Juan de la. 
 Apuntes para la Historia. 
 Joaquín Garrigues Walker  :   
 "El sistema constitucional español es inestable". 
 Ya.    03/10/1976.  Página: 9, 11. Páginas: 2. Párrafos: 53. 

APUNTES PARA LA HISTORIA

JOAQUÍN GARRIGUES WALKER

"EL SISTEMA CONSTITUCIONAL ESPAÑOL ES INESTABLE"

"Es muy difícil juzgar la etapa de Franco con una perspectiva tan próxima" • "Los liberales como

organización política no han existido en estos cuarenta años" • "Nadie se siente representado por

esas Cortes corporativas" • "Los que hoy tenemos cierta presencia política podemos desaparecer a la vez

en cuestión de días"

JOAQUIN Garrigues Walker es un hombre de estatura normal, un político con un mismo ritmo de voz,

más bien baja; con un mismo énfasis a lo largo de la entrevista. Yo diría que es más bien inalterable.

Recibe al periodista en su despacho de Castelló y con el auricular en la mano en charla con Alicante:

"Oye, que sepas que estoy contigo." Despacho austero, con paredes salpicadas de un cuadro de merienda

campestre y un organigrama con encabezamiento en rojo: "Federación de Partidos Demócratas y

Liberales". Amplio organigrama que comienza con el presidente y sigue con asesoría jurídica, oficios, etc.

Fuma mucho, tabaco americano. Y echa el humo soplando.

—Yo diría que soy un liberal en el sentido de que entiendo que la ideología liberal es la que ha servido

para construir Europa, la Europa que conocemos y la que tiene hoy todavía en nuestro país un porvenir

como tal ideología de un partido político. Esa sería mi definición más simple y más compleja, porque ser

un liberal es ser muchas cosas a la vez. Pero creo que es la "filosofía" política más coherente que existe en

el mundo occidental hoy en día.

Franquismo

Cuando acaba de responder te mira fijamente. Una de las cosas más interesantes que de acuerdo con las

entrevistas se ha fijado uno es el somero análisis en la balanza de Franco, del franquismo. El tener, a

veces, un tipo determinado de esquema ayuda considerablemente a conocer los hombres, los

acontecimientos, las situaciones.

—Yo diría que la filosofía liberal ha sido la más atacada, conjuntamente con el marxismo, durante los

cuarenta años de la etapa de Franco. Creo que responde a la realidad de los hechos, porque así se

planteaba desde las propias Leyes Fundamentales. Creo recordar que era el Fuero del Trabajo el que decía

que se aspiraba a construir un sistema económico igualmente apartado del liberalismo capitalista y del

marxismo comunista y porque, en los hechos, para cualquier tipo de gobierno autocrático, cualquier tipo

de gobierno personal o de dictadura, la "filosofía" liberal diría que es la más nociva, porque representa la

defensa de los valores individuales. En consecuencia, me parece que si alguna filosofía, alguna ideología,

alguna actitud u opción política ha sido realmente machacada durante estos cuarenta años, ha sido la

liberal.

En una nueva llamada telefónica dice que mañana, el 23 de septiembre, marcha a Luxemburgo y hablar

con Thor. Le pesa su pasión política. Ante los ojos del periodista parece ese árbol de ramificaciones

políticas que no se encrespa ante los vendavales. Juega mucho con la cajetilla de tabaco. Viste traje a

cuadros, marrón, y corbata también marrón.

Juicio difícil

—Diría que es muy difícil juzgar la etapa de Franco con una perspectiva tan próxima como la que

tenemos los que vivimos hoy, en el sentido de que desde una actitud liberal, en definitiva desde una

actitud democrática, en un sentido quizá más amplio, es moralmente condenable, desde el punto de vista

de los principios, el establecimiento de una dictadura por un plazo de tiempo como el que ha durado la de

Franco y donde se han puesto en riesgo valores de la comunidad tan importantes como son la propia,

libertad, la justicia social, etcétera, los derechos individuales... Claro: una dictadura tan larga, que, es,

a su vez, consecuencia de una guerra tan violenta y cruel como fue la guerra civil española, no se produce

por el deseo de una serie, de personas, mucho menos por el de una sola persona...; se produce por una

serie de circunstancias históricas que son las que, llevan, en definitiva, a la falta de entendimiento.

En consecuencia, al mismo tiempo diría que durante esa etapa se han producido unos resultados digamos

económicos desde el punto de vista del despegue del infradesarrollo del país a una situación de economía

mucho más avanzada y en definitiva de progreso en sus líneas generales del bienestar de la población

española en su conjunto... El problema es el precio al que se ha pagado eso, si con otro sistema no

hubiéramos conseguido los mismos resultados o quizá mejores. Y, sobre todo, que el trauma que ahora

produce el término de esa dictadura en encontrar otras fórmulas de convivencia más civilizadas... es un

trauma que nos va a costar enorme esfuerzo, enormes sacrificios, y que va a producir un deterioro de esa

situación económica conquistada a lo largo de tantos años. Creo que esos son los pros y contras más o

menos, pero insistiendo en que, claro, la reacción desde un punto de vista liberal es una reacción

enormemente negativa al hecho de que durante tantos años en este país no haya habido libertades

públicas, etcétera.

Persecución

Uno entonces va y le pregunta por los liberales y la clandestinidad.

—Los liberales como organización política no han existido en nuestro país durante, estos cuarenta años.

Se ha perseguido a la "filosofía" liberal y en consecuencia a las personas que han mantenido esas

actitudes libérate». Creo que en este caso es de justicia recordar personas como Satrústegui, Miralles,

etcétera, hombres que han tenido esa actitud correspondiendo a la ideología del partido liberal, pero que

no se concreta ni concentra en ellos por cuanto lo que se ha atacado ha sido a todas las personas que

mantenían una actitud liberal.

"LA IDEOLOGÍA LIBERAL ES LA QUE HA SERVIDO PARA CONSTRUIR EUROPA"

"La violencia en nuestro país es en gran parte producto de la falta de canales institucionales de diálogo y

de acceso al poder"

Charla jovial, sin prisas, entre amigos, como informal. De pregunta y respuesta o respuesta y pregunta.

—¿Franco? Diría que para los libéralos y en general para todos los que aspiran a la organización de un

estado democrático representa el fin de una «tapa. Esa etapa se prolonga hoy todavía en las estructuras de

un Estado que se ha heredado; pero lo que parece evidente es que ese Estado no puede perdurarse a sí

mismo, no puede, continuarse a sí mismo porque ha entrado en crisis en el momento en que ha fallado

biológicamente la figura de su fundador, ya que era indudable que las instituciones del Estado del 18 de

julio no han funcionado nunca, lo que funcionaba era el jefe del Estado, que era el centro del poder y, en

definitiva, quien organizaba desde esa jefatura del Estado la vida pública. El término de su vida anuncia el

comienzo de una nueva etapa, etapa que todavía no ha comenzado de hecho, porque, como digo, estamos

viviendo con un Estado que es exactamente el mismo, en sus instituciones, que el anterior...

Inviable

Creo que la charla entra, entonces, en una fase interesante, quizá, si me apuran, hasta apasionada. Joaquín

Garrigues, como decía al principio, no se altera y sigue con él mismo énfasis. Le pregunto ahora, como

queriendo atajarle, si el sistema constitucional español es frágil.

—Diría que más que frágil es inviable, es decir, es un sistema constitucional que no funciona, por cuanto

los españoles vivimos absolutamente marginados de las Cortes; diría que nadie se siente representado por

esas Cortes corporativas, que el Consejo Nacional, si se hiciera un sondeo publico de la opinión, estoy

seguro que no habría ni un uno por mil de los españoles que tuviera la mas mínima idea de para qué sirve

ese organismo; que el Consejo del Reino es un instrumento que ha sido útil para nombrar al presidente del

Gobierno en el esquema constitucional de Franco, pero que tampoco responde al planteamiento de una

representatividad mínima, y así sucesivamente... En definitiva, todo eso que son las instituciones del 18

de julio no funcionan, no funcionan en su conjunto. Entonces yo no utilizaría la expresión de frágil, diría

simplemente que son unas instituciones que no sirven salvo con la existencia de un poder absolutamente

concentrado en una sola persona, que es como han funcionado durante los cuarenta años de Franco.

Políticos nuevos

Me ha puesto en el camino de la interrogación: hombres y hechos que tienen la salida. Hace una mueca y

sigue hasta que se pierde la trayectoria del humo del cigarrillo. Creo que cuando se hacen estas entrevistas

el personaje piensa en su ideología; mas allá, en España.

—¿Hombres nuevos ? Creo que una de las cosas que van a ocurrir en los próximos años va a ser el de la

renovación de la clase política en su conjunto. Para mí esa es la verdadera ruptura en el sentido de que, en

fin, se va a producir el relevo de una clase política que ha permanecido inalterable, como los propios

principios del Movimiento, durante esos años. La aparición de figuras públicas, no a nivel central, que es

lo que boy ocurre, pues la vida política está muy monopolizada por Madrid y Barcelona; pero sí a nivel de

todo el país se va a producir por la vía de las elecciones y va a surgir la aparición de esa nueva clase

política, es decir, de gente que va a ser capaz de conectar por la vía electoral con la sociedad española y la

va a representar en las nuevas instituciones del Estado. Creo que es muy prematuro prejuzgar quiénes

pueden ser esas gentes. Es decir, los que hoy más o menos tenemos cierta presencia política, en tanto en

cuanto aparecemos con cierta regularidad en los medios de difusión, podemos a la vez desaparecer en

cuestión de días, porque puede ser que no respondamos ninguno a lo que ese país, que es nuevo, quiere en

su futuro. Creo que en este momento se puede, predecir, pero no sabemos qué personas van a llegar a la

vida nacional y van a representar a esa nueva sociedad española, y vamos, como digo, a desaparecer no

sólo los hombres vinculados a la etapa del franquismo, sino hasta los que estamos en este momento

tratando de imponer un sistema político distinto. ¿Los hechos?

Creo que los hechos que se van a producir son de distinta naturaleza. En primer lugar, el más importante,

que se celebren unas elecciones con ese mínimo de garantía al que nos hemos referido en varios

documentos que, más o menos en su contexto general suscribimos casi todos, de diversos partidos

políticos, por que sin esa garantía de todo tipo las elecciones estarían viciadas en su origen. El hecho

fundamental son las elecciones y que se produzcan en un clima de garantías constitucionales.

Se calla. Piensa. Me mira. Le pregunto:

—En esas elecciones, ¿los franquistas?

Estamos un momento en silencio.

Supervivencia

—Creo que, el franquismo, de alguna forma, puede llegar a sobrevivir en estas primeras elecciones,

porque la inercia del país y los medios con que cuenta hoy día el propio Estado son tan

desproporcionados con respecto a los que cuenta la llamada oposición democrática que, en mi criterio, el

franquismo, de alguna forma, va a sobrevivir. ¿Quiénes van a ser las personas que encabezan eso que se

llame franquismo? Es difícil de predecir. Eso va a estar vinculado a eso que a su vez se llama la derecha

más conservadora del país.

Se pueden producir dos supuestos: que las elecciones estén trucadas, en cuyo caso ganarán las elecciones

de una manera masiva, pero tendrán el inconveniente de que todo el toma del futuro político del país

quedará sin resolver, y que las elecciones tengan esas garantías mínimas, en cuyo caso es también difícil

precisar qué porcentaje electoral va a representar ese sector.

Pienso que en cualquier caso será un sector minoritario, es decir, inferior al cincuenta por ciento, pero

dependerá de muchas circunstancias, de que se llegue a formar eso que ahora se llama Frente de

Derechas, que, en mi opinión, sería peligrosísimo; de que la situación económica y el contexto social,

laboral, se siga deteriorando; que en el momento de las elecciones el deterioro sea aún más grave que hoy,

en cuyo caso se puede producir una reacción defensiva de amplios sectores burgueses o conservadores de

la sociedad española y entonces que ese porcentaje aumente. Pero creo que éstas van a ser las últimas

elecciones y a su vez las primeras en donde eso que se llama franquismo sociológico va a contar.

Futuro

Nos acercamos en la conversación al futuro, al papel de la Federación de Partidos Demócratas y

Liberales.

—Sobre, el futuro no me atrevo a predecir, porque pienso que puede pasar de todo y por su orden. Es

decir, que puede haber un proceso de involución, puede haber unas elecciones que no respondan a la

expectativa del país por cuanto no se produzcan esas garantías a las que, me he referido antes..., puede ser

que se produzcan esas garantías, y entonces es difícil concretar cuál puede ser el triunfo electoral. Creo

que el triunfo electoral, en unas primeras elecciones, aun con todas las garantías, va a ser de la derecha y

el centro, pero pienso que puede inducir tal número de imponderables que no me atrevería a pronosticar

sobre el futuro a corto plazo. A más largo plazo me parece casi inevitable el establecimiento de una

democracia, porque cualquier otra forma de gobierno, pues, conduce a situaciones como la que estamos

viviendo. Es decir, que más tarde o más temprano hay que enfrentarse con el problema de que nos

tenemos que entender en esta zona de geografía universal para convivir políticamente. En cuanto a la

Federación de Partidos Demócratas y Liberales, no creo que ninguna organización política de las actuales,

por sí sola, sea capaz de representar una opción ideológica política concreta y que van a ser necesarias las

alianzas y los frentes electorales de organizaciones políticas afines. Diría que esa afinidad existe de hecho

entre los socialdemócratas y liberales, y que esa similitud ideológica existe también con grandes sectores

de la democracia cristiana, y que todo eso, el día de mañana, puede ir a un frente electoral único... Me

regala un libro suyo que abre la colección Libra, y me dice:

El Gobierno, con obstáculos

—Gracias por acordarse de mi en estas entrevistas.

"Creo que el franquismo puede llegar a sobrevivir en estas primeras elecciones" • "El Gobierno tiene

tantos obstáculos que es difícil resumirlos todos" • "Por primera vez existe una estructura de Estado"

Paso una mirada rápida por esa colección de artículos políticos. Principales obstáculos con los que

tropieza el Gobierno.

—Creo que el Gobierno tiene tal cantidad de obstáculos, que es difícil tratar de resumirlos todos. En

primer tugar, está comprometido en una operación política enormemente compleja, como es la de pasar

de un sistema de gobierno autocrático a una democracia. Esa operación, ya de por sí, ofrece tal cantidad

de dificultades, que le bastaría con esa sola al Gobierno para tener suficiente trabajo todos los días. Pero

si a eso se añade la propia situación económica del país, en parte producida por la crisis internacional y en

parte por los fallos estructurales de nuestro sistema socioeconómico y su repercusión en el mundo laboral,

y en definitiva en eso que se llama la cesta do la compra, es otro de los grandes problemas con los que el

Gobierno tiene que enfrentarse simultáneamente con la crisis constitucional. Esa suma de, problemas

hacen la operación casi imposible. Es una operación imposible, que desgraciadamente tiene que ser

posible...

El Estado

—Creo que, por primera vez en la historia de España, existe una estructura de Estado. No creo que haya

ningún partido político capaz de llenar los huecos a todos los niveles de lo que es el Estado moderno. El

triunfo de una ideología liberal supondría colocar hombres clave en los puestos de Gobierno y de

responsabilidad administrativa para tratar de impregnar en primer lugar a la sociedad española del

concepto libera] y defensa de los valores individuales, por que soy de los que creo que el Estado debe

hacer las menos cosas posibles, es decir, voy contra esa filosofía que proviene del campo socialista de que

el Estado debe de, ser una especie de padre de la comunidad nacional... ¿Partidos políticos? Los acepto

todos.

Hablamos de la sociedad española, de lo más importante en el proceso evolutivo. Responde rápidamente.

—Se está produciendo una especie de liberación de la conciencia pública en el sentido de que, después de

tantos años de silencio a todos los niveles de la sociedad española, la sociedad tiene un ansia enorme de

libertad y hay una conciencia de que todos y cada uno debemos ser protagonistas de la vida española.

Reformistas

—¿ Reforma o ruptura ?

—La terminología política al uso estos días en donde unos y otros tratamos el tema constitucional

fundamentalmente ha impuesto un lenguaje que sirve machas veces para confundirnos. Reforma o ruptura

pueden querer decir las mismas cosas o pueden querer decir cosas completamente distintas. Y ello se hace

porque hay "reformistas" que lo que en realidad quieren es continuar las cosas como están y hay

"rupturistas" que utilizan esa expresión porque queda bien. En mi criterio la palabra ruptura no ha sido

afortunada, aunque de hecho es más descriptiva que la de reforma porque no se trata tanto de reformar

como de cambiar o romper con las instituciones políticas del Estado que se instaura en abril de 1939. En

definitiva, lo que hay que hacer es invertir la pirámide del poder en el sentido de que sea la base quien

condicione esas decisiones -porque sea ella quien ostente la soberanía.

—¿Cómo responde la sociedad española a esta situación política del país?

—A mi modo de ver la sociedad española está desconcertada porque es consciente de que las cosas tienen

que cambiar, porque de hecho está cambiando ella misma todos los días y, sin embargo, no encuentra ni

tiene cauces políticos para que esos cambios se trasladen a las instituciones del propio Estado. Ello no

debe sorprendernos porque esta situación es típica en una circunstancia como la que atravesamos y todo

ese desconcierto de amplios sectores de la sociedad española dejará de ser tal, cuando después de unas

elecciones se clarifiquen las opciones ideológicas y actitudes políticas de unos y otros. Pretender que

después de tantos años de silencio y de falta de preparación para la vida publica los españoles hubiéramos

reaccionado de otra forma sería utópico.

Violencia

—¿Qué opinión tiene sobre la violencia en España ?

—Con independencia de los distintos grados de violencia de unos y otros pueblos en el universo mundo,

la violencia en nuestro país es en gran parte producto de la falta de canales institucionalizados de diálogo

y de acceso al peder a todos los niveles. Y digo que con independencia de la idiosincrasia de los pueblos

porque a mí me parece que, por ejemplo, el nuestro es más violento que el portugués y que el italiano, por

poner un ejemplo. Y, sin embargo, no es más violento que el alemán o que el norteamericano en donde,

como es sabido, se producen actitudes de este tipo todos los días no sólo en la vida política, sino también

en la vida civil. Pero en nuestro caso concreto la violencia se manifiesta muchas veces en el diálogo,

porque desde actitudes ideológicas distintas es muy difícil encontrar puntos de entendimiento si unos

tienen acceso a los medios de difusión y a las esferas del poder político y económico, y otros están

marginados y viven durante años y años con la desesperación que producen esas situaciones de ser

excluidos de la vida pública civilizada. Es por eso, en mi criterio, que una gran parte de la violencia

dialéctica y física que hoy se produce casi todos los días en nuestro país desaparecerá en gran parte si las

instituciones del Estado son el resultado de unas elecciones celebradas con garantías para todos. Porque

se da la circunstancia de que muchos de los que hoy están enfrentados ideológicamente ni siquiera se

conocen, cosa que no ocurre en las sociedades democráticas avanzadas, en donde esas violencias se

atemperan porque todos discuten en los parlamentos y senados y en los medios de difusión sus ideas y

proyectos por dispares y contradictorios que sean unos y otros.

—¿ Cuál es el Estado ideal?

—Yo supongo que no existe un modelo de Estado ideal en la práctica y no veo razón para que exista en el

futuro. Podemos hablar de modelos que funcionan con mayor o menor eficacia y en donde se respeten

más o menos las libertades individuales y los derechos humanos.

Y en este contexto, sumados los pros y los contras, el Estado democrático es el que se aproxima mas a eso

que llamamos el Estado de Derecho. Que sus imperfecciones son todavía infinitas, saltan a la vista porque

la sociedad del mundo occidental tiene tal número de imperfecciones y en ella se cometen tal cantidad de

injusticias que sería absurdo que alguien pretendiese calificar a los estados de esas sociedades como

ideales. Pero repito que ese es un modelo, hoy por hoy, para los españoles sensiblemente superior desde

un punto de vista ético, así como desde una perspectiva simplemente de eficacia, justicia social y moral, a

cualquier otro.

Así termina la entrevista. Hemos desgajado un largo puñado de tiempo para conocer cómo piensa un

hombre liberal, Garriguies Walker, hombre llano, joven, político con futuro y que actúa en el fiel reflejo

de la ideología. Garrigues Walker debe ser uno de esos nombres que no se borren dentro del panorama de

hombres políticos.

Juan de la Cruz Gutiérrez Gómez

Pág. 11 — YA

 

< Volver