Dos coadjutores fueron separados de sus puestos en Estella  :   
 Los fieles, divididos ante la decisión apostólica del arzobispo de Pamplona. 
 ABC.    26/08/1970.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

DOS COADJUTORES FUERON SEPARADOS DE SUS PUESTOS EN ESTELLA

Los fieles, divididos ante la decisión apostólica del arzobispo de Pamplona

Pamplona 25. Cinco sacerdotes que trabajaban en varias parroquias y colegios de Estella (Navarra) se han negado a que dos de ellos fueran retirados de sus puestos como coadjutores en la parroquia de San Juan por decisión del arzobispo. Algunos cientos de fieles han reaccionado en el mismo sentido y han apoyado a los sacerdotes, produciéndose un enfrentamiento entre éstos y los partidarios de la decisión arzobispal, según Informa de ello ampliamente el "Diarlo de Navarra".

Los acontecimientos se Iniciaron el pasado mes de junio, cuando la jerarquía decidió renovar estos sacerdotes que trabajaban en equipo, ante el peligro de una separación cada día más radical entre el pueblo. Inmediatamente los otros tres sacerdotes acudieron al arzobispo para manifestarle >iue ellos también se verían obligados a abandonar Estella, caso de que la decisión tomada se mantuviese firme.

Ese mismo día, el cardenal les comunicó telefónicamente que saliesen de Estella de vacaciones, y el domingo 28 de junio fue leída en todas las Iglesias de la ciudad la nota del arzobispo en la que se decía que estos cinco sacerdotes hablan sida mandados de vacaciones. Desde ese momento comenzaron a tomar parte en los acontecimientos los seglares, quienes mantuvieron varias reuniones, en una de las cuales llegaron a reunirse hasta ochocientas personas, y en las que se dijo que los sacerdotes de la parroquia o cualquiera otros no deberían ser removidos de sus puestos ni ser sustituidos sin la participación de los laicos en las decisiones.

En estas reuniones se nombraron varias comisiones con el encargo de entrevistarse con el arzobispo y exponerle los problemas. El pasado 1 de agosto, mientras un grupo de disconformes se entrevistaba con monseñor Tabera, se concentraron ante el palacio arzobispal unas cuatrocientas personas. Le entregaron al arzobispo una carta con diversas protestas contra el lujo y tos elementos lucrativos de algunas parroquias navarras, contra la consideración de los laicos como menores de edad aun después del Concilio y contra la política pastoral de la diócesis.

La contestación del cardenal dada a la Comisión fue la siguiente: se mostró de acuerdo en la necesidad de crear nuevos cauces para la participación del Pueblo de Dios en el gobierno de la diócesis, aunque reconoció las dificultades del empeño. Respecto al caso concreto de los sacerdotes de Estella anunció que tenia prevista reuniones con ellos a partir del día 24 de agosto, así como con seglares de todas las opiniones. Estos sacerdotes abandonaron la ciudad navarra inmediatamente después de que se lo hubiese ordenado el arzobispo y no han tomado parte en ninguna de las reuniones anteriormente .señaladas.—Cifra.

 

< Volver