Homilía sobre los sucesos de Navarra  :   
 Los obispos de la diócesis recomiendan serenidad a todos los implicados en el conflicto laboral. 
 ABC.    17/06/1973.  Página: 37-38. Páginas: 2. Párrafos: 12. 

HOMILÍA SOBRE LOS SUCESOS DE NAVARRA

Los obispos de la diócesis recomiendan serenidad a todos los implicados en el conflicto laboral

Pamplona 16. Los obispos titular y auxiliar de Pamplona han escrito una homilía, que lia sido leída esta tarde en todas las Iglesias de la capital navarra.

En la misma se hacen las siguientes puntualizaciones:

1. Espontáneamente, y sin aviso previo, un grupo numeroso de obreros de la empresa Motor Ibérica penetró, en la mañana del día 14, en el templo parroquial de El Salvador, de La Rochapea, y, terminada la celebración eucarística de Zas ocho treinta, comunicó ai párroco su intención de recluirse en el templo como signo de protesta ante la negativa &e la empresa de dar una solución al problema laboral planteado. Inmediatamente se nos dio noticia por el párroco.

Ante este hecho nuestra actitud ha sido:

a) Permitir la estancia pacífica y respetuosa de estos obreros en la iglesia. Nuestra decisión la basamos en que a todo ¡o largo de la historia los templos fueron respetados en su derecho de asilo, incluso cuando acogían a delincuentes comunes, en un deseo y esfuerzo de la Iglesia por humanizar las relaciones entre los hombres. Si la Iglesia, durante siglos, ha brindado este derecho a cualquier delincuente en situación de conflicto, menos podríamos negarlo a este grupo de hombres honrados y pacíficos, cuyo comportamiento dentro del templo ha sido irreprochable y que en su esfuerza por reivindicar derechos que creen justos, los cauces legates no han resultado eficaces, No tratamos con esto de aprobar la - ocupación de templos como forma de manifestar una protesta, cosa que tampoco hubieran querido los mismos afectados. Creemos más bien que es urgente que para esta clase de conflictos se abran cauces de dialogo lo suficientemente flexibles y eficaces que puedan conducir a. la resolución pacífica y justa de las diferencias entre empresas y obreros.

DENEGADO EL PERMISO

b) No conceder a la autoridad civil el permiso que se nos solicitaba para desalojar, contra su -voluntad, a los recluidos. Los templos gozan en España de inviolabilidad y, como establece el Concordato, ¿salvo en caso de urgente necesidad, lo fuerza pública no podrá entrar en los citados edificios para el ejercicio de sus funciones sin el consentimiento de la competente autoridad eclesiástica,!´.

c) Ante lo imprevisible del tiempo del ínternamiento y de las dificultades que pudieran presentarse para que estos obreros pudieran disponer de los alimentos necesarios, pedimos a Caritas Diocesana que estuviera dispuesta a proveerles de lo que ¡unieran precisión. Las Caritas tienen por finalidad acudir, en la medida de sus posibilidades, en ayuda de aquellos que, por cualquier circunstancia, se encuentran carentes de lo necesario. Con esto no hace más que presentar el verdadero rostro de la caridad evangélica, que »as manda hacer el bien, sobre todo a los más débiles, sin discriminaciones de ningún tipo, porque la caridad cristiana debe ser universal.

2. A petición, de los careros afectados, hemos realisado diversas gestiones y reuniones con las autoridades civiles y lo» directivos de Mofar ibérica, trotando d» que pudiera encontrarse una solución justa al problema, y mediando para que no se susciten despidos de obreros, decisión que podría llevar el conflicto a consecuencias de gravedad -insospechadas en las que el bien común y la paz social se verían

fuertemente Quebrantados. Todas estas gestiones, a lo largo del día 14. fueron infructuosas.

ESFUERZOS PARA CONSERVAR LA SERENIDAD

3. Por último, y ante la escalada de las tensiones Que se están produciendo, recomendamos a todos, con toda la fuerza áe nuestra, alma, los mayores esfuerzos por conservar la serenidad, tratando de evitar lo que pudiera ser irreversible.

Hacernos tm llamamiento a las autoridades civiles para que en su difícil y hermosa misión de servir a los intereses de todos, especialmente de los más débiles, tomen solamente aquella^ medidas que sean imprescindióles y ave sus sentimientos sean ;>de paz y no de aflicción.

A los obreros, que en sus acciones de solidaridad conserven los comportamientos que ayuden a solucionar el problema.

A los empresarios, que sin duda tanto se han esforzado y esfuerzan en el desarrollo industrial de Navarra, que sigan atendiendo a las nuevas exigencias de los tiempos, colaborando en el desarrollo integral del hombre.

Y a la empresa Motor ibérica, directamente afectada en este conflicto, que, con los ojos puestos en el bien común de Navarra, reconsidere su postura y trate de salvar la situación de tantos obreros que durante años han sido y siguen siendo cooperadores legales con su trabajo.»— Cifra.

 

< Volver