Antología política de don Juan de Borbón. 
 El conde de Barcelona había anunciado: "Abdicaré en su momento, cuando sea necesario para el bien del país"  :   
 "Estamos evolucionando hacia una normalización de la democracia y de cara a un porvenir que encontrará su cauce en las próximas elecciones". "En España, la Monarquía representa la unidad y el mejor camino para la pacificación de los espíritus". 
 Ya.    10/05/1972.  Página: 12. Páginas: 1. Párrafos: 32. 

Antología política de don Juan de Borbón

El conde de Barcelona había anunciado: "Abdicaré en su momento, cuando sea necesario para el bien del país"

"Estamos evolucionando hacia una normalización de la democracia y de cara a un porvenir que encontrará su cauce en las próximas elecciones"

"En España, la Monarquía representa la unidad y el mejor camino para la pacificación de los espíritus"

Ofrecemos una antología del pensamiento político de su alteza real don Juan de Borbón, conde de Barcelona:

La Monarquía, instrumento de paz

• "Sólo la Monarquía tradicional puede llegar a ser el Instrumento de paz y de concordia para reconciliar a los españoles. Sólo ella puede obtener el respeto del exterior sobre la base de un auténtico Estado de derecho y realizar una síntesis armoniosa del orden y de la libertad en la que se funda la concepción cristiana del Estado" (Ginebra, 1845).

• "La Institución monárquica simboliza a la vez la cumbre del edificio del Estado, la encarnación física de la Patria y el poder supremo que canaliza el desarrollo de la vida nacional en todos los terrenos y en todos los planos. Cabeza, símbolo y árbitro, el Rey, al servicio del interés general, asume, en última Instancia y teniendo en cuenta los consejos necesarios, las funciones soberanas, cuidando de la estricta observancia de la ley" (declaraciones a ´"Le Fígaro" en abril de 1964).

• "Monarquía fue el recurso de unidad y continuidad al que la sociedad humana acudió, al sentir el riesgo de la diversidad, y la pasión que le eran consustanciales y que por dentro la trabajaban y mimaban. Por eso, por esencial al objetivo que motivó su creación, por ser la pieza máxima de su mecanismo y su eficacia, Monarquía y dinastía están inseparablemente unidas en el concepto mismo de la institución. La Institución sería una abstracción carente de sentido el no se concretara en dinastía. No puede funcionar eficazmente la una sin la otra" (mensaje el día de San Juan de 1968).

La Monarquía es continuidad

• "La Monarquía no puede sentirse ajena a ningún interés legítimo, a ninguna idea noble ni a ninguna actitud generosa. Ha de ser la garantía de permanencia de cuanto deba continuar y también el terreno sólido en que se edifique lo que necesariamente ha de ser renovado" (discurso en Lourdes en 1958).

• "La Monarquía es fundamentalmente continuidad. Esa es su fuerza y en ella consiste el gran servicio que puede prestar a España en la actual coyuntura histórica. Ha de partir lealmente de lo actual y ser el Instrumento para que, en paz y ordenadamente, se pueda realizar aquella evolución perfeccionadora que el pueblo español necesite, manifestándose por medio de sus Instituciones legales" (palabras a la Hermandad de Cristo Rey e1 24 de junio de 1966).

• "La Monarquía vive. Vive en la doctrina de las mentes más selectas de España; vive en el hondo sentimiento de las masas; vivirá, sobre todo, por la necesidad histórica que de ella ha de sentir la nación" (28 de febrero de 1942).

España, antes que nada

• "Antes que nada y nadie: España. Cada día son más los que comprenden de mi decidido empeño de conservar puro, sin contaminación con gérmenes de discordia, el ideal que represento, para el momento en que el pueblo español, sin distingos partidistas, se resuelva a abrazarse a él como anda de salvación" (declaraciones a "La Prensa", de Buenos Aires, el 28 de enero de 1944).

• "Si algún Ingenuo, ignorante o intencionado os pregunta qué será la Monarquía restaurada, decidle que en ningún caso se prestará a servir de puente a la anarquía y al terrorismo. No será feudo ni monopolio de ninguna clase o partido, y, en lo que de ella dependa, procurará ser bandera de paz entre los españoles y escudo de verdadera dignidad nacional para los extranjeros" (7 de enero de 1947, palabras pronunciadas en un acto organizado por Cultura Española).

• "En España, la Monarquía representa la unidad y el mejor camino para la pacificación de los espíritus, por encima de todas las diferencias." (Declaraciones a la revista "Time" en julio de 1960.)

• "La Monarquía está capacitada para recoger las fórmulas institucionales más características de nuestro tiempo. El pueblo español, por medio de sus organismos representativos adaptados a las exigencias del mundo moderno encontrará en su Rey la auténtica garantía formal del funcionamiento correcto de otros poderes y de su cohesión legitima." (A "Le Figaro", 27, de abril de 1964.)

• "Veo con alegría cómo España va buscando, con lentitud y prudencia, pero de modo inexorable, el camino de la convivencia nacional en la paz y en la libertad. Este camino emprendido tiene que excluir cada día más todo falseamiento, toda superchería." (Discurso del 24 de Junio de 1968.)

Los derechos dinásticos

• "La dinastía española está, como siempre, en su puesto de honor y de servicio. Yo, aquí, con mi puerta abierta para cuantos españoles me visitan y me transmiten sus puntos de vista, dejándome emocionado y admirado por su falta de adulación y su dignidad, virtudes imperecederas de la raza. Mi hijo, el príncipe don Juan Carlos, en Madrid, donde me representa con tanta dignidad y prudencia mientras completa su formación en contacto con la Administración española." (24 de junio de 1968.)

• "Por Imperativos históricos y hereditarios me considero el titular de la dinastía española y depositarlo, aún más que de derechos, de unos deberes sagrados para mí. Este hecho no puede ser Ignorado por cuantos aceptan el sistema monárquico como el más adecuado para servir los intereses, de España.

Olvidarlo sería tanto como destruir la esencia misma del principio sobre el cual habría de levantarse el futuro de España." (Discurso a su Consejo Privado, el 5 de marzo de 1966.)

• "Yo tengo el deber inexcusable de hacer una pública y solemne afirmación del supremo principio de legitimidad que encarno, de los imprescriptibles derechos de soberanía que la Providencia de Dios ha querido que vinieran a confluir en mi persona, y que no puedo en conciencia abandonar, porque nacen de muchos siglos de historia y están directamente ligados con el presente y el porvenir de nuestra España." (Manifiesto del 7 de abril de 1947.)

Abdicaré en su momento

• "Abdicaré en su momento, cuando sea necesario para el bien del país." (Declaraciones a "ABC", el 8 de abril de 1977.)

• "El asunto dinástico es un asunto particular entre mi hijo y yo. Por e1 bien de España, haremos lo que sea oportuno; cuando, en conciencia, crea que deba hacerlo. De todas formas, hay cosas más Importantes en el país que ocuparse en si voy a abdicar o no." (Declaraciones a "Blanco y Negro" en agosto de 1976.)

• "La fecha de mi renuncia al trono será fijada para cuando sea conveniente y bueno para España." (Declaraciones a la agencia Efe, en Londres, el 5 de abril de 1076.)

• "Si se refiere usted a la renuncia, le diré que no hay problemas, que estamos perfectamente de acuerdo sobre este punto mi hijo y yo. Se hará en su momento oportuno, que será el más conveniente para España y la Corona." (Declaraciones a la prensa española, en Palma de Mallorca, el 10 de junio de 1976.) . "Estamos evolucionando hacia una normalización de la democracia y de cara a un porvenir que encontrará su cauce en las próximas elecciones, las cuales servirán para decantar el verdadero contenido de las fuerzas que hoy se manifiestan en nuestro país." (Declaraciones en Lausana, el 16 de abril de 1077.)

 

< Volver