Don Juan de Borbón, en Palma. 
 "Abdicaré en su momento y por el bien de España"     
 
 Arriba.    02/04/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 13. 

Don Juan de Borbón, en Palma

ABDICARÉ EN SU MOMENTO Y POR EL BIEN DE ESPAÑA

PALMA DE MALLORCA. (Pyresa.)— Insisto en que abdicaré en su momento y por el bien de España.»

«No ha habido la menor alteración en las relaciones con mi hija.» « ¿Las elecciones? Difíciles: después de tantos años...», ha declarado Don Juan de Borbón, conde de Barcelona, al director del diario «Baleares», Antonio Pizá Ramón, momentos después de su llegada, a bordo del yate «Giralda», con el propósito de permanecer en la isla en las próximas fiestas de Semana Santa.

El conde de Barcelona atendió al director de «Baleares» momentos antes de que se dirigiera al Club de Mar, en donde iba a cenar, en compañía de algunas amistades mallorquinas.

—Dicen que últimamente ha habido un enfriamiento en las relaciones con su hija, y que la dimisión de Areilza tiene algo que ver, entre otros asuntos!

—Puras exageraciones de algunos periodistas —manifestó el conde de Barcelona—. Se han dicho, últimamente, de mis cosas que yo no he dicho nunca. Mire: las relaciones con mi hijo siguen siendo excelentes, como se ha puesto de manifiesto en nuestro último encuentro de estos días.

—Alteza, dicen que ha sentido usted mucho la dimisión de Areilza.

—Sí, también dicen eso., (Aquí se muestra Don Juan enigmático, pero hace un gesto que, bajo nuestra única y exclusiva responsabilidad, interpretamos como de contrariedad.)

— ¿Y es verdad que no le dejan abdicar las personas de su contorno?

Aquí Don Juan, por primera vez, adquiere un tono de rotundidad, de firmeza y responde:

—Insisto en que abdicaré en su momento y por el bien de España.

— ¿Cuál es su impresión ante las elecciones?

—Hombre, no va a ser fácil. Después de tantos años..., pero es la solución que necesita sin duda el país.

Un paso imprescindible para la democratización.

Preguntado cómo se encuentra tras el reconocimiento médico a que se sometió al jueves por el doctor Muiños, en la clínica Barraquer, de Barcelona, Don Juan de Borbón respondió:

—Magníficamente. Ya no tendré que volver más a la consulta. ¡Qué descanso!

 

< Volver