Sale al paso de una información del "New York Times". 
 Oliart desmiente presiones militares sobre el Rey     
 
 ABC.    18/11/1981.  Página: 8. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

Sale al paso de una información del «New York Times»

Oliart desmiente presiones militares sobre el Rey

MADRID. El ministro de Defensa, Alberto Oliart, ha desmentido a la cadena SER los rumores sobre intentos u operaciones golpistas que se han difundido durante la pasada semana. En especial, el ministro consideró categóricamente falsos los hechos en los que se basa una información anónima del «New York Times», en la que se afirmaba que en los últimos días ha habido peticiones al Rey por parte de altos oficiales del Ejército para que nombre a un general como jefe de Gobierno.

En relación con este tema, el diario neoyorquino cita como fuente las afirmaciones de «políticos» en el sentido de que el general Jesús González del Yerro, capitán general de Canarias, «ha sido mencionado frecuentemente como posible líder del Gobierno». Tras citar la crisis de UCD, la dimisión de Rodríguez Sahagún del partido centrista, el controvertido tema del ingreso de España en la OTAN, el cese de Castedo en RTVE y la posible remodelación del Gobierno, el «Times» cita fuentes políticas «anónimas» para asegurar que varios militares favorecerían una coalición de UCD con Alianza Popular, tras su victoria en las elecciones gallegas. También manifiesta que hay «abundantes señales últimamente de que ni Calvo-Sotelo ni el ministro de Defensa, Alberto Oliart, mantienen mucho control sobre el estamento militar».

En su desmentido Alberto Oliart dijo que suponía que esa información «forma parte de la campaña de rumores que están intentando propalar desde la semana pasada y que tienen el mismo afán, el mismo objetivo desestabilizador que algunos otros que hemos vivido».

El ministro de Defensa manifestó Igualmente que desconocía la procedencia de estos rumores y la ideología de quienes los difunden. Preguntado a quién podía favorecer

este tipo de noticias, el ministro respondió que «a cualquiera de los que no desean la incorporación de España a Occidente».

 

< Volver