Consecuencias inmediatas de la estabilidad de precios     
 
 ABC.    15/07/1959.  Página: 34. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

CONSECUENCIAS INMEDIATAS DE LA ESTABILIDAD DE PRECIOS

En un editorial anterior comenzamos a apuntar la estrecha relación que se establece entre la estabilidad del nivel de precios—insistimos en que los precios estables no significan necesariamente los precios estancados y rígidos—y la estabilidad general económica. En forma tal, que es aquélla la premisa indispensable, la condición "sine qua non", para que ésta se produzca. Y de ambas se deduce necesariamente el cambio de estructura necesario en nuestra organización económica para podernos incorporar, con garantías de éxito, en el complejo económico europeo.

No se trata, sin embargo, de hacer gratuitas suposiciones ni de inventar ventajas ilusorias que la estabilización de los precios puede acarrear. Hay, por el contrario, un amplio y cumplido programa de beneficios de todas clases que se consiguen inmediatamente después,de que los precios han conseguido su equilibrio. Y vamos a intentar hacer un breve resumen de estas favorables consecuencias de la estabilización.

Destaca, en primer término, su influencia decisiva en todo proceso de desarrollo económco, si no se quiere caer en el peligro^ de pagar éste exclusivamente con inflación. El continuado progreso de nuestra economía exige la condición previa de una estabilidad económica que es, a su vez, consecuencia inmediata de la estabilidad de precios.

No es menos importante esta estabilidad para consegur la ordenación de las inversiones.. Estas, en efecto, deben ordenarse con arreglo unos principios de prioridad, que se basan, a su vez, en motivos de esencialidad de la producción a la que la inversión se dedica. Pero en todas las inversiones, cuando se cubren especialmente por el ahorro privado, juega mucho el factor lucrativo de una rentabilidad que no interesa tanto que sea alta como quesea segura. Pues bien; la seguridad de esta rentabilidad razonable sólo la puede dar, cuando de empresas de producción se trate, la estabilidad de los precios.

Después de esto, y como las cerezas, van apareciendo unidas nuevas ventajas y nuevos beneficios, obtenidos simplemente por la estabilidad en el nivel de precios. Así, por ejemplo, la estabilización monetaria y de cambios, que cuando se fija en niveles reales de cotización para la moneda propia en relación con las monedas ajenas representa nada menos, que e1 incremento de las exportaciones, que no pueden prosperar—de todo es sabido—en un clima de precios interiores inseguros. Entonces resulta imposible buscar líneas de competencia en los mercados exteriores, porque toda previsión y toda política de expansión de mercados quedarán paralizadas ante la inseguridad y la elevación de los precios de exportación.

Es también consecuencia lógica que si las exportaciones se incrementan y las importaciones se ordenan puede llegarse mías fácilmente a una situación de nivelación dé la balanza de pagos que si predomina la anarquía en la administración del debe y el haber de ésta. Y de aquí a la apertura de nuevos mercados, precisamente por ponerse nuestras exportaciones en línea para poder competir con otras extranjeras, hay sólo un paso, que la estabilidad de precios y de cambios permite dar. Pero si se consigue multiplicar las exportaciones está claro que se conseguirá también, con efectos inmediatos, liberalizar una gran parte de las importaciones y liberalizar,- por consecuencia, el comercio interior, especialmente cuando éste depende de las importaciones del extranjero. Y véase cómo aquí la rectificación de los cambios puede incluso operar una reducción en tos costes. Porque en un sistema de rigidez y de carencia absoluta dé medios de pago frente al exterior, la necesidad de acudir a medios extrafinancieros de pagos—por llamar as algún modo la especulación monetaria que se crea en torno a la escasez de divisas, incluso para las necesidades más apremiantes hace pagar las materias primas ó la maquinaria a precios exorbitantes, que no pueden darse cuando, alcanzada una mayor fluidez de divisas, existen mayores posibilidades de aplicar éstas a las importaciones normales y necesarias.

 

< Volver