Cálida acogida de Zamora a los Reyes     
 
 ABC.    07/10/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 17. 

ABC. SÁBADO, 7 DE OCTUBRE DE 1978.

CALIDA ACOGIDA DE ZAMORA A LOS REYES

Los Reyes visitaron ayer Zamora en el curso de su actual viaje por tierras leonesas y zamoranos. En la jornada de ayer, Don Juan Carlos y Doña Sofía recibieron la medalla de la provincia e inauguraron la ampliación de la residencia sanitaria de la Seguridad Social.

Los Reyes llegaron a Benavente a las 9,55 de esta mañana, procedentes de León.

Los helicópteros que transportaban a los Beyes y su séquito aterrizaron en el campo de fútbol Los Salados, siendo recibidos por el ministro de Sanidad y Seguridad Social, gobernador civil de Zamora, Joaquín Argote Alarcón; presidente de la Diputación. Ricardo García Sandoval, y el alcalde de Benavente. José María de la Huerga Escudero, acompañado de su esposa.

Seguidamente. Sus Majestades se dirigieron al Ayuntamiento, donde fueron recibidos por la Corporación municipal.

A las 11,05 de la mañana los Reyes, acompañados de su séquito oficial y de los ministros del Interior, señor Martín Villa, y de Sanidad y Seguridad Social, llegaron al helipuerto de la Universidad Laboral de Zamora.

Posteriormente, y en su automóvil, se trasladaron a la avenida de Italia, donde, tras escuchar desde un pódium el Himno Nacional, y pasar Don Juan Carlos revista a la XII Compañía del Regimiento de Toledo 35, que le rindió honores, presenciaron el desfile de las tropas.

A continuación, Don Juan Carlos y Doña Sofía Inauguraron la ampliación de la residencia sanitaria de Zamora.

En el Interior de este recinto, el Rey descubrió una placa conmemorativa del acto y, en compañía de la Reina, visitó diversas dependencias sanitarias.

En el transcurso del Itinerario, les fueron ofrecidas a los Reyes de España explicaciones detalladas de la ampliación de esta residencia.

La nueva zona sanitaria consta de 130 camas y 17 Incubadoras. Su presupuesto ha ascendido a 184 millones de pesetas.

Tanto a la llegada de los Reyes de España a la avenida de Italia, como a la residencia sanitaria de la Seguridad Social de Zamora, se produjeron múltiples muestras de calor popular de las miles de personas que se habían congregado en las calles adyacentes.

Tras visitar detenidamente la zona ampliada de la residencia sanitaria. Don Juan Carlos y Doña Sofía se trasladaron, en medio de los vítores y aclamaciones de la multitud concentrada en las diversas calles que recorrieron, al Ayuntamiento de la ciudad.

En el trayecto desde la residencia de la Seguridad Social hasta el Ayuntamiento zamorano, los Reyes fueron aclamados por una gran multitud que los esperaba en las calles. Ya en la Casa Consistorial, el alcaLde de Zamora. Ricardo Rodríguez, pronunció un discurso desde el balcón, en el que dio la bienvenida a los Monarcas.

PALABRAS DEL REY

Por su parte, el Rey Don Juan Carlos pronunció unas palabras para expresar su gratitud, y la de la Reina, por la acogida de que habían sido objeto por los zamoranos. Agradeció también al presidente de la Diputación la concesión de la medalla de la provincia, en la que veía una prueba de adhesión y cariño.

«He querido realizar mi constante deseo —manifestó el Rey— de conocer directamente los problemas y quehaceres de Zamora, las realidades que tenéis por satisfactorias, lo mismo que aquellas que son motivo de inquietud y preocupación. En un caso como en el otro, el Rey está y estará siempre a vuestro lado.»

Se refirió a las legendarias acciones de Viriato, al cerco que sufrió la ciudad, a la batalla de Toro, como acontecimientos históricos de Zamora, y añadió: «Todo día que amanece abre ante nuestros ojos un "campo de la verdad", una ocasión de ser leales, con inquebrantable fidelidad a los requerimientos del quehacer ciudadano. Atravesamos tiempos difíciles, tanto dentro de nuestras fronteras como en el agitado escenario del mundo, al cual no podemos ser ajenos, y nada debe deslumbrarnos o cegarnos frente a la verdad. Sólo así podremos actuar serena y honradamente, con la paz como norte y con la unidad como palanca segura de éxito.»

CAMINOS POR RECORRER.—Hizo seguidamente un elogio de Zamora y de sus gentes, y destacó que hoy día se mantiene en patente actividad en la agricultura, en industria, en el ámbito cultural.... pero «sobre el campo de la verdad —añadió el Rey— hemos de declarar también que no todo está hecho y que quedan aún caminos por recorrer».

El discurso de Don Juan Carlos fue Interrumpido en varias ocasiones por aplausos y vítores, que se repitieron al final con mucha mayor Intensidad.

A continuación, los Reyes de España se dirigieron a pie desde el Ayuntamiento hasta el palacio de la Diputación. En el palacio le fue impuesta al Rey la Medalla de la Provincia, y a la Reina se le obsequió con un traje típico de Carvajales de Alba.

 

< Volver