Autor: Hernández Domínguez, Abel. 
   Echar capotes     
 
 Informaciones.    17/01/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

ECHAR CAPOTES

por Abel HERNÁNDEZ

EL Rey ha echado un buen capote a su primer ministro, cuando los empresarios volvían a arriscarse y los sondeos indicaban un leve descenso de popularidad. En los cenáculos madrileños, los políticos marginados, que suenan con la erótica del poder frenéticamente, siguen poniendo zancadillas a Suárez y casi se dedican sólo a eso. Don Juan Carlos no ha tenido inconveniente en declarar a Oneto, director de «Cambio 16»; «¿Cómo no voy a confiar en Suárez?» Esta afirmación debe contribuir a ahuyentar fantasmas. ¿Cuando empezará la derecha a temer imaginarían y lucidez en este país, y cuándo será capaz de adelantarse a pasado mañana.

Para compensar, el empresario vasco señor Olarra. senador regio, vuelve a sus andadas catastrofistas. Al vuelo he cazado esta frase reveladora en los pasillos del Gobierno: «Mientras lo diga Olarra, estamos saldados». Esto no quita para que en esas mismas alturas no preocupe hondamente la situación económica. Por ejemplo, cuando se vaya la nieve, los campesinos pueden sacar otra vez los tractores a la carretera, El malestar del campo —a U.C-D. en las municipales te va, a salvar el voto agrario, si no siguen las torpezas— está empezando a hervir. Y las clases medias, de las que también se nutre el P.S.O.E.

considerablemente lo mismo que U.C.D. tiene una nutrida clientela en la clase baja y media-baja, según sondeos solventes, está empezando a impacientarse porgue teme que va a pagar otra vez los platos rotos.

Sin embargo, el fin de semana ha sido un Banco el que ha concentrado la maxirna atención. Las reuniones de altara se han multiplicado. Los banqueros no han tenido descanso.

Los telefonos han sonado sin parar en los lujosos despachos, habia que salvar al Banco de Navarra. Al final se ha logrado. Se hace cargo el Banco -de España para evitar que suspenda pagos. El domingo por la mañana los "graneles" del dinero se reunían con Fuentes Quintana; pero se negaron a hacerse cargo. Que cada palo aguante su vela, vinieron a decir, fundadose en que estábamos en una economia de libre mercado. Los pequeños y medianos se reunían el domingo por la tarde con el gobernador del Banco de España, López de Letona, Pedían que se hiciera lo imposible por salvar al Banco de Navarra. AI final, cundía el pesimismo. Ayer, el Consejo de ministros, reunido en sesión extraordinaria, ademas de estudiar la Constitución, se ocupaba del caso. Parece que se llegó al acuerdo de cambiar el decreto-ley sobre fondos de garantías de depósitos para que pudiera intervenir el Banco de España. Así ha sido. El capotazo es importante.

 

< Volver