Amplio significado de la convertibilidad de la moneda     
 
 ABC.    18/09/1960.  Página: 68. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

AMPLIO SIGNIFICADO DE LA CONVERTIBILIDAD DE LA PESETA

Cuándo hace poco más de un año, como una esclusa que abre sus compuertas, varios países se lanzaron aguas abajo de la convertibilidad monetaria—aclaremos, sin embargo, que no a la convertibilidad total, sino a una convertibilidad limitada a los no residentes y prohibida, por consiguiente, a los naturales del país "convertidor"—, España, preparándose entonces para la ardua experiencia de la estabilización, tuvo que ver con curiosidad no exenta de cierta amargura, y tal vez de alguna envidia, cómo los países que se tenían por más felices económicamente abrían las puertas dé par en par a unas enormes posibilidades de comercio y de intercambio, o lo que es lo mismo, de prosperidad y de, progreso. Sin embargo, es posible que aquél ejemplo de pasajera impotencia para marchar al ritmo económico y financiero que imponía e! mundo fuera el acicate para tensar la voluntad de alcanzar la necesaria estabilidad monetaria, supuesto primero e indispensable para lograr después la convertibilidad. Ha llegado, por lo visto, el momento esperado y ansiado, y, así, se aprovechará la reunión internacional de gobernadores del Fondo Monetario Internacional, que se celebrará a, fines de este mes en Washington, para que el señor Ullastres haga la declaración de la convertibilidad de ´la peseta española.

¿Qué duda cabe qué la medida de restablecer, aunque sea sólo a los efectos exteriores, es decir, para los no residentes en el país, la convertibilidad de la peseta en otras monedas supone por sí sola un paso más y éste muy decisivo, hacia la meta de la normalidad? Hay que tener siempre muy en cuenta que las restricciones, de cualquier orden que sean, pueden ser necesarias como las medicinas heroicas, pero nunca serán apetecibles, y mucho menos pueden aspirar a ser eternas. El canciller del Tesoro, Mr. Butter, qué desempeñaba este cargo en Inglaterra en 1955 decía que "los caminos de la restricción, solamente conducen al cementerio". "Y en cambio—añadía—, los premios de la expansión de la libertad y de la armonía se pueden ganar solamente si todos y cada uno de nosotros prestamos nuestra ayuda."

A pesar de discurrir de tan razonable manera, fue el propio Butler e[ que suspendió en 1955 él intento de restablecer la convertibilidad de lai libra esterlina, que ya parecía preparada e inminente. Y es que a última hora se advirtió, tal vez, que no se habían llegado a conseguir todos los supuestos ni a cumplir todas las condiciones para que la convertibilidad de la moneda inglesa prosperase, por lo que podría repetirse la triste experiencia de 1947, en que la decisión precipitada de declarar convertible a la libra sin haber alcanzado ese mínimo de condiciones, qué afectan tanto al cambio oficial señalado como al signo de la balanza de pagos, hizo que la medida tomada el 15 de julio tuviera que ser revocada el 20 de agosto del mismo año.

La convertibilidad de una moneda abre siempre una risueña perspectiva para laeconomía de un país, porque asegura, una cierta libertad de comercio y de transferencia de mercancías, y de capitales, y en este sentido hay que reconocer que la Unión Europea de Pagos, que, como ciertas madres mueren al dar a luz los hijos más robustos, tenía necesariamente que desaparecer, como lo hizo efectiva mentei al generalizarse la convertibilidad europea, para dar paso a la O. E. C. E., la cual, a su vez, cumplidos también sus principales objetivos europeos, se transforma ahora con la rncoiporaeión de Estados Unidos y Canadá. Lo que sí parece ya irrebatible es que España ha alcanzado las condiciones previas que aconsejan el restablecimiento de la convertibilidad, con las suficientes garantías para que ésta, una vez decretada, goce de la continuidad y permanencia qué han de hacerla fecunda y efectiva. Porque el mundo lia evolucionado grandemente, y si en 1954-de los 57 países que formaban el Fondo Monetario Internacional, 47 mantenían restricciones monetarias que dificultaban las relaciones económicas recíprocas, hoy son muchos los que han alcanzado la convertibilidad, y Españá va a incorporarse a estos ultimos.

 

< Volver