Autor: Aradillas, Antonio. 
 Al que no se presente como tal, no será lícito llamarle feminismo. 
 Feminismo revolucionario     
 
 Pueblo.    15/04/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 21. 

Al que no se presente tomo tal, no será lícito llamarle feminismo

CLARA E INTELIGENTE

EL feminismo pretende constituir —me dice— una toma clara, inteligente y comprometida de conciencia de la mujer con todos los problemas que tiene en su relación con el hombre...

El feminismo ha de ser profundamente revolucionario. Al que no sea revolucionario c no se presente como tal no ser álícito llamarle feminismo...

—¿Revolucionario?

—Profunda y extensamente revolucionario. porque ha de capacitar a la mujer para modificar, desde la raíz, en todos los niveles de la vida y en la base de la sociedad misma, su relación con el hombre: padres-hijos, hermana-hermano, esposo . esposa, madre-padre... Lógicamente, esta capacitación, que estimamos imprescindible, exige partir de unos convencimientos y de una filosofía de la vida bastante diferentes de los que hoy la sostienen y la justifican.

A pesar de la rotundidez y contundencia de sus palabras. Victoria Sau se me presenta gentilmente femenina, habla con armonía, don serenidad y yo diría que hasta con la limpia y generosa percepción del mundo de lo mano, concreto y sensible con él que los hombre y mujeres identificabamos antes todo eso de lo femenino.

—¿Denuncias?

—Muchas y graves. A título de lamentable ejemplo te citaré cómo la mujer es hoy considerada, tratada y tenida como vulgar objeto dentro del sistema de producción capitalista: su trabajo ha de ser invisible y no pagado dentro del hogar. Por su naturaleza se le encomiendan una serie de tareas que no sabemos por qué las rechaza la naturaleza del hombre. La condición sexual divide los trabajos y les encomienda a los hombres unos —los más rentables y honorables— y a las mujeres los menos honorables y los menos rentables... ¿Por qué las tareas de la casa y la misma crianza-educación de los niños no se les va a encomendar también a los hombres en la misma proporción que a las mujeres? ¿Es que es serio seguir proclamando a estas alturas, con verdad, determinadas diferencias que nos hemos ideado como inconcusas? El auténtico feminismo denuncia la falta de oportunidades para la mujer en orden al trabajo...

Denuncia la ausencia de la mujer en el mundo de la alta decisión de la política... En la Iglesia.

—¿En la Iglesia?

—Si, la Iglesia es una institución opresora de la mujer y que además contribuye con los Poderes públicos a tal opresión. Es algo asi como e] «padrastro» de las mujeres y que ofrece casos, dentro de ella, como el de que las monjas han de ser siempre más ignorantes que los curas...

—¿Riesgos del feminismo actual?

—Pienso que ninguno. Creo que existirán determinadas circunstancias, tal vez exageradas o no, pero que forman parte de un proceso tan comprometido y comprometedor como éste. Otro riesgo es la aparente escisión entre los movimientos feministas. Algunos extremismos, su idealización excesiva, el revanchismo... Pero en cualquier movimiento si es vivo —el feminismo lo es— han de existir ciertos riesgos. Si todo el mundo fuera moderado no podríamos ir a nuestras casas.

SIN DEFINIR

—¿Definición de la mujer?

—Creo que está hoy sin definir y que las definiciones ofrecidas no la definen de verdad por ser interesadas. La identidad de la mujer está hoy sin descubrir. Ni es más sensible que el hombre, ni tiene menos o más inteligencia que él... Quizá resaltaría que es más independiente que el hombre a todos los niveles: económico, sentimental... Posee una personalidad más acusada, es más valiente y es más fuerte... Por esta razón dispone de una mayor facilidad de pasar del estado normal al revolucionario... Hago constar que los hombres, aun los nías avanzados en el terreno político, se suelen quedar sorprendidas ante las actuales reivindicaciones femeninas...

—¿Qué le debe aportar hoy la mujer al hombre?

—Nada más y nada menos que su lucha. El hombre se aporta ya bastante a sí mismo. A través de la lucha de ella, indirectamente le aportará la obligación de adoptar ante sí,

• Declaraciones de Victoria Sau, autoridad dentro del movimiento feminista catalán y ante la mujer y ante la vida, actitudes totalmente distintas, teniendo en cuenta lo que la mujer ha sido y es en el tiempo y en el espacio y lo que ha debido ser y, ¡por fin!. espera que sea algún día. En un plano de desigualdad—me sigue diciendo, revolucionariamente, Victoria Sau—, la capacidad de reproducción le ha oprimido a la mujer, y también en ella ha de ganar su propia libertad controlándola. Pero las verdaderas desigualdades, aun esta misma tal y como ha sido ejercida normalmente hasta hoy, están por ver y por descubrir, y no hay que descartar la posibilidad de que casi todas ellas sean mitos o consecuencias culturales. Yo, personalmente, estoy convencida de que si la mujer hubiera accedido a la alta política y tuviera en sus manos el control de las guerras, éstas no hubieran desaparecido...

Y llegado, el caso, si se le hubiera proporcionado ejercer el oficio de verdugo, tambien hubiera actuado como tal. Lo mejor y lo único bueno que le aportaría hoy la mujer al mundo sería su propia identidad y ejercicio, y desde este dato y situación de justicia, que subsanaría tremendos desequilibrios e injusticias, contribuiría al mejoramiento de la humanidad...

LA SUEGRA

Victoria Sau escribió también un libro sobre la suegra, uno de los personajes de mujer que necesitan ser reivindicados con mayor desinterés, honestidad y justicia por cualquier movimiento feminista y aun masculinista...

—La suegra —me dice— es la última pieza del puzzle matrimonial. Pero no hay quie olvidar que se empieza a ser suegra cuando se empieza a ser nuera. Toda la mujer que se casa es una suegra en potencia, teniendo que desembocar un día en un estereotipo gruñón y entremetido. La misma mujer —que era ensalzada en el matrimonio por su juventud, por su belleza y por su maternidad— es rechazada después porque perdió su juventud, su belleza y su capacidad de maternidad, por lo que en su condición de suegra se desvela el engaño de la mujer en el matrimonio. La suegra es la invención nefasta del hombre: su papel como nuera se lo escribió el hombre, y pasada la representación de su belleza, de su juventud..., como no tenia papel la mujer y no se ha muerto, como hubiera sido su obligación, se le acabó su papel y la familia le entregó subsidiariamente, por caridad o por egoísmo, unos papeles que a través de los hijos pretende renovarlos, pero que siempre los representará mal y con incomodidades graves para sí y para los demás... Tal y como está concebida y realizada la familia antifeminísticamente en la actualidad, la única obligación de la suegra sería la de desaparecer o morirse.

El problema del feminismo apenas si ha sido esbozado en la interesante conversación son Victoria Sau, una de sus líderes de Co.^b|ft»y^mffc>>»>.Jjf,. p-^a-^y-fe´ J.jjgaftfctt. a la que no le van los extremismos de ninguna manera. Tales extremismos en otras areas de reivindicaciones feministas existen y son constatables con facilidad, no dejando de advertir que son peligrosos y desde los que la mujer pretende tomarse impensables revanchas. Eso sí, no sería honesto culparlas de insensatas o de exageradas sin habernos preocupado antes de profundizar en las causas, llegando hasta descubrir la feroz injusticia histórica, acientífica, que ha supuesto haber sostenido durante tanto tiempo por la sola fuerza del hombre y no de la razón, una situación de señorío y de privilegio para el y de desprestigio y esclavitud para ella.

Quedaría tremendamente incompleto este tema si a! menos no apuntara hacia la constatación frecuente hoy de no pocos casos de lesbianismo que responden fundamentalmente no a desviaciones psicosomáticas, patológicas o no, sino a determinados convencimientos feministas de que el varón no merece compartir la gratificación de un encuentro en la intimidad y de que además tampoco puede proporcionar tai gratificación como la misma mujer.

Victoria Sau, psicóloga, es en la actualidad una de la* autoridades más fuertes dentro de los movimientos feministas que con tanta Inteligencia, Insistencia, aunque, en ocasiones, también revanchismo

—lo que resulta muy explicable— pretenden imponerse en España y ejemplarmente y de modo especial n Cataluña. Victoria Sau, además de su frecuente colaboración en revistas y en conferencias, ha publicado, entre otros, los siguientes libros relacionados con el tema: «Manifiesto para la liberación de la mujer»,

«Mujer, matrimonio y esclavitud», «La suegra»

 

< Volver