España y Europa     
 
 ABC.    13/08/1959.  Página: 22. Páginas: 1. Párrafos: 3. 

ESPAÑA Y EUROPA

Escribía Aristóteles en su "Política" que "lo propio de la ciudad es bastarse a sí misma". Más de dos mil años después, Federico List insistía: "Todo mi edificio está construido sobre la idea de nación como intermedia entre el hombre y el género humano." Admitía que los nombres asociaran sus esfuerzos, peto sin salirse nunca del marco de la nación. Lo contrario era caer en el cosmopolitismo, que tanto había reprochado a Adam Smith. Hoy, prácticamente, nadie cree en la autarquía económica. La "polis" aristotélica, sibisuficiente, se ve sustituida por la cooperación internacional en lo político, en lo económico, en lo científico.

Durante muchos años, España se ha visto aislada; ha tenido que luchar casi sola para subsistir. El proceso de su incorporación al mundo libre ha sido lento, progresivo. Poco a poco se fueron desvaneciendo los recelos, injustos e injustificados, con que España era observada desde fuera de sus fronteras. Ahora, hoy, son muchas las voces que en el campo europeo se alzan en favor de España. Citemos una, la de. "Le, Fribourgeois", especialmente significativa, entre las muchas que podríamos elegir: "El rencor acumulado contra el general Franco en los medios socialistas ha prevalecido durante más de diez años. Tanto en Bruselas en la época de Van Acker como en Londres en la del régimen laborista, y, desde luego, en París, no se hablaba nunca de España, sin más, como una vieja nación europea y católica, sino de "la España franquista", indicando así, con una palabra, el desprecio e incluso «1 odio." Por amarga que sea esta verdad, y la verdad es con frecuencia amarga, se nos hace justicia al relatar, aunque sea de forma tan sobria, lo que ha ocurrido con España durante dos largos, larguísimos, decenios. La verdad de España ha tardado mucho tiempo en abrirse paso en un mundo de- incomprensión, de hostilidad, de mala fe. "Le Fribourgeois" es el eco que repite palabras tantas veces dichas desde Madrid a quien las quisiera escuchar: "Como es sabido, a partir de la victoria del general Franco sobre los comunistas, España fue mantenida apartada de la Europa libre, lo cual era paradójico, puesto que una España comunista, en 1945, probablemente hubiera hecho caer a Portugal y a Francia en el campo soviético, asociándose a la gran victoria de la U. R. S. S. ¿Qué hubiera ocurrido entonces?" Huelgan las explicaciones r Tas consecuencias de una victoria ´roja; en la guerra española de 1936-1939 no pueden desconocerlas ni los menos inteligentes, ya sean de dentro O de fuera.

Veamos el proceso de la incorporación de España al mundo libre: duró el bloqueo de 1946 a 1950. Levantado el cerco, volvieron a Madrid los embaladores del mismo modo que se habían ido: sin explicación alguna, como si los motivos de una y otra actitud fueran harto conocidos. En septiembre de 1953 se firmaron los Convenios con los Estados Unidos. "Al haber perdido la confianza en la solidez de sus bases militares en Marruécos—escribe "Le Fribourgeois"—, el Pentágono, es decir, el Estado Mayor norteamericano, obligó a su Gobierno a tratar con Madrid con el fin de poder establecer una gran base naval en Cádiz y bases aéreas modernas en territorio español. El Gobierno del general Franco, esencialmente anticomunista, aceptó." A fines de 1955, España ingresaba, con todos los honores, en la misma O. N. U. que años atrás la condenara. Agreguemos que en IQS4 España Si asoció a la O. E. C. E., al integrarse en ella el llamado "Pool Verde" con el nombre de Comité Ministerial para la Agricultura; desde hace menos de un mes, España es miembro de pleno dereche de la Organización, y desde septiembre de 1958, de las instituciones de Bretón Woods: el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.

 

< Volver