Curso sobre Derecho de la Familia. 
 Las mujeres tienen todas las de perder     
 
 Diario 16.     Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Curso sobre Derecho de Familia

Las mujeres tienen todas las de perder

MADRID, 3 (D16). _ Con una mesa redonda en la que participaron todas las ponentes concluyó ayer el ciclo que, sobre Derecho de Familia, se ha venido celebrando en el Ateneo madrileño durante el mes de mayo. El matrimonio en la legislación española, los efectos jurídico-personales y jurídico-patrimoniales del matrimonio, las relaciones paterno-filiales, la adoptación y la separación y nulidad matrimoniales han sido los temas tratados durante el cursillo, que ha organizado la Asociación de Mujeres Juristas por segundo año consecutivo.

Las ponencias estuvieron a cargo de miembros de la Asociación, concretamente Cristina Alberdi, Cristina Enríquez de Salamanca, Carmen Martín, Angela Cerrillos, María Elena de Castro, Rosario Aizpurúa y Consuelo Abril.

Aunque durante el cursillo se trataron los tenias reales, la legislación existente en la realidad, todavía muy discriminatoria respecto a la mujer, en la sesión de clausura se abordaron los proyectos de reforma que la

Asociación de Mujeres Juristas auspicia.

El divorcio como derecho

Cristina Alberdi explicó la ponencia que sobre el divorcio han presentado las mujeres juristas dentro del debate que sobre el tema se lleva a cabo actualmente en el Colegio de Abogados de Madrid. Se ha solicitado del Gobierno la implantación del divorcio como derecho civil básico del ciudadano, pero sobré todo se ha pedido una reforma del derecho de familia.

Respecto al derecho de familia, los principales puntos a tratar serían: derechos iguales para todos los hijos, sean legítimos o ilegítimos; cambiar el nombre y el sentido de la figura de la patria potestad; establecer un mecanismo, ahora inexistente, de investigación de la parternidad y la reforma del régimen de bienes gananciales..

Los bienes gananciales, se explicó a preguntas de los asistentes, son los que pertenecen al matrimonio en conjunto. Dentro de los bienes gananciales se contabilizan todos los frutos (intereses, por ejemplo) de los bienes parafernales o privativos de cada uno de los cónyuges. Pero, según la ley, el marido es el administrador de los gananciales, con lo que puede dilapidar loe bienes de su esposa, o los suyos propios.

En caso de separación, mientras dura el proceso el marido sigue disponiendo de los bienes gananciales, mientras la esposa, no puede ni siquiera disponer de los recursos suficientes para pagar a su abogado. Se han dado muchos casos en que, tras un proceso de larga duración, la esposa se ha encontrado con que su parte de los, gananciales ha quedado reducida a nada.

Por tanto, se pide también que al Iniciarse una demanda de separación o divorcio, se haga un Inventario de los bienes gananciales, así como la reforma de este régimen jurídico.

En síntesis, se pide una reforma profunda del ordenamiento jurídico total, que iguale a ambos cónyuges en derechos y deberes. Mientras tanto, se afirmó, aunque en un régimen de convivencia normal no surjan problemas, "en situaciones de crisis, las mujeres tienen todas las de perder".

 

< Volver