Autor: Botín, Marga. 
 Empleadas domésticas. 
 Un millón de discriminadas  :   
 Tenemos pocos derechos y muchos deberes; Estamos excluídas de la protección laboral y sindical. 
 Pueblo.    29/06/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 26. 

EMPLEADAS

Los problemas que se tes plantean a las empleadas de hogar son innumerables. Pertenecen a la clase trabajadora, pero a la vez están distanciadas de ésta. No se les aplican las mejoras que poco a poco van conquistando el resto de los trabajadores. Sus derechos no se equiparan a los de otros ramos y están excluidas tanto del derecho laboral como del sindical.

En la mayoría de los casos trabajan un número excesivo de horas, no tienen vacaciones fijas ni indemnización. Y asi podríanlos continuar hasta formar una larga lista de pantos reindicatívos que merecen y no tienen. En suma, más de un millón de trabajadoras, de toda España se encuentran desarrollando unas actividades y se podría definir como profesión, que tiene muchos deberes, pero muy pocos derechos.

Pero es mejor que un grupo de empleadas de hogar oos lo cuente. Cinco trabajadoras, que nos relatan la situación en que se encuentran. María Asunción dice que el salario que perciben no llega al sueldo base y que para que lo suban es necesario cambiarse de casa. En ocasiones pueden conseguir, a veces, algo más, debido a la necesidad que en determinado momento tenga la dueña de la casa. «Esto hace —añade— que constantemente tengamos que andar de un lado para otro.»

Las que trabajan en puestos fijos perciben alrededor de un máximo de 9.000 pesetas, aunque las hay que cobran más. Las externas que trabajan ocho horas, 500, y por horas, de 100 a 125 la hora.

Según una encuesta realizada por la J. O. C. (juventudes Obreras Católicas), el pasado ano trabajaban de ocho a nueve horas un 11,45 por 100; de once a doce horas, un 11,90 por 100, y de cpfaw a dieciséis horas, un

IFpW-i**

Los salarios que percibían eran de 5.000 a 7.000 pesetas, un, 15 por 100; de 7.000 a 9.000, un 48 por 100, y mas de 8,000, un 34 por 100. Aunque las internas tienen el problema de la vivienda resuelto, las externas tienen que deducir de sus ingresos unos gastos de alquiler que, en la mayoría de loe casos, sobrepasa la mitad de su sueldo.

TIEMPO LIBRE Y VACACIONES

Las que trabajan fijas disponen de dos tardes libres. El resto, de nada. En cuanto a las vacaciones, no hay na. da estipulado. Lo que sí suele darse es un contrato verbal entre la trabajadora y el ama de casa y, en caso de vacaciones, siempre serán cuando esta ultima quiera. Las que ejercen sus funciones por horas, ni siquiera cuentan con ese contrato verbal.

Las pagas extraordinarias son a convenir, «aunque dice Mari Carmen— generalmente no nos dan una paga entera, sino algo, una pequeña parte, considerado siempre como regalo, como un favor, no como derecho a percibir una cantidad».

En cuanto a la Seguridad Social, las anomalías son similares a lo anteriormente Reflejado. Las externas e internas tienen derecho a que la dueña de la casa les pague el 75 por 100. teniendo que poner ellas el resto. Las que trabajan por horas tienen que pagárselo todo ellas. Aurora se queja por lo difícil que resulta conseguir que firmen los papeles -del seguro, alegando querer evitarse papeleos y demás.

«Entonces —añade— si no presentamos los papeles en orden, es decir firmadas, no podemos demostrar que verdaderamente estamos trabajando en casa. Además, la Seguridad Social sólo nos paga a partir de los veintinueve días de enfermedad, por tanto, si esto dura menos, esos días nos quedamos sin cobrar un céntimo, exponiéndonos a que al volver a la casa en la que trabajamos hayan cogido a otra chica, encontrándonos de nuevo en la calle, sin poder recurrir a nadie ni a nada». Irene continúa diciendo: «Por supuesto, no tenemos derecho a. indemnización alguna; por tanto, nos pueden echar en el momento que quieran. Otra cosa quiero decir: es que al cobrar no nos dan ningún recibo, por tanto, si un mes nos dicen que no nos pueden pagar, al mes siguiente no hay forma de demostrar que nos deben el anterior.»

CAUCE DE LA EMIGRACIÓN FEMENINA

—¿Se puede afirmar que el servicio doméstico es el cauce de la emigración rural femenina?

—Sí, por supuesto —manifiesta Aurora—. La mayoría procedemos de Andalucía,

Extremadura, Galicia y Castilla.

En la encuesta anteriormente citada se calcula que el 89,40 por 100 proceden del pueblo y que el 9,60 de la ciudad. Sobre las profesiones de ios padres, las más comunes son las de labradores campesinos y obreros. Los estudios realizados por estas mujeres son en su mayoría primarios (un 82 por 100) y ninguno (el 7 por 100).

—¿Cuáles son los problemas personales más acuciantes?

—Fundamentalmente el de soledad —responde Clara—, el estar lejos de la familia, la falta de tiempo libre y la necesidad de relación con los demás.

Todas ellas manifiesan, unánimemente, la gran discriminación de que son objeto, pero no sólo entre las clases altas; sino también entre la propia clase trabajadora. Califican su profesión de desmoralizante ya que se les exige un cuidada general que abarque todos los que haceres de la casa. «Realizamos funciones diversas —dice Mari Carmen—: cocineras, doncellas, puericultoras, enfermeras, percibiendo el salario de empleadas de hogar, no el de las funciones que desempeñamos. En una palabra, hacemos de todo, tenemos que comprender a todos sin ser comprendidas por nadie.»

—¿Cómo estructuraríais una legislación u ordenanza laboral de empleadas de hogar?

Todas quieren contestar a la vez. pero, en definitiva, todas dicen lo mismo, lo más justo: reconocimiento de este trabajo como tal, contrato laboral como el de cualquier trabajador, que desaparezca la condición de interna, derecho a vacaciones. Seguridad Social, salario mínimo, horas extras, domingos y festivos libres y libertad de uniforme, por considerarlo un elemento discriminatorio.

Por otra parte, las prestaciones concedidas a las ancianas, son insuficientes para cubrir un mínimo de necesidades. Las casadas encuentran más dificultades que las solteras a la hora de colocarse, pero como necesitan el dinero trabajan por menos que el resto. Las madres solteras son echadas inmediatamente a la calle sin ningún upo de consideraciones.

Todas están de acuerdo en que su profesión es un fenómeno social institucionalizado en favor de las clases dominantes y que por tanto debe desaparecer como tal.

SECCIÓN FEMENINA Y OPUS DEI

En cuanto a si la Sección femenina ha hecho a solucionar sus problemas llegaron que ésta ayudaba a las señoras e iba en su conra. Algo parecido ocurre con el Opus Dei, donde se ha creado una escuela de prácticas —continúa Aurora— que yo llamaría de «atontamiento», en la que se enseña a servir mejor, cómo utilizar el uniforme correo lamente y otras cosas parecidas. A estas chicas luego se las coloca en las mejores casas, y con un falso amor se las engaña.»

Se puede afirmar que esta profesión o el abandono de la misma da lugar a un elevado índice de prostitución «Esto se puede justificar —dicen— por el contraste que experimentamos al venir del pueblo.»

—¿Los movimientos de liberación de la mujer se han ocupado de vosotras?

—Nada. En absoluta. Se puede observar que muchas de las mujeres que pertenecen a estos movimientos tienen un elevado nivel de cultura. Ellas pertenecen a es» tas organizaciones, pero tienen a chicas que se ocupan de sus hijos y de sus casas, mientras ellas salen a luchar por sus reivindicaciones. Cuando llegan todo está hecho por nosotras.

Se puede concluir diciendo que no existe una afiliación mayoritária a céntrales sindicales, precisamente por la falta de conciencia de dar se como trabajadoras. Recientemente se ha oreado un sindicato de empleadas de hogar perteneciente al Sindicato Unitario, pero que actúa a pequeños niveles y del que forman parte un numero mínimo de trabajadoras del hogar.

Las pagas extraordinarias y vacaciones, sujetas a promesas verbales y paternalistas

 

< Volver