Las feministas, en acción  :   
 Piden que le entreguen el patrimonio de la Sección Femenina ; Los primeros intentos de revolución feminista surgieron en Londres en el siglo XVIII. 
 Ya.    25/09/1977.  Página: 19,23. Páginas: 2. Párrafos: 32. 

LAS FEMINISTAS, EN ACCIÓN LOS PRIMEROS INTENTOS DE REVOLUCIÓN FEMINISTA SURGIERON EN LONDRES EN EL SIGLO XVIII

Parece fácil señalar el momento de aparición del feminismo cuando la mujer toma conciencia de la opresión que siempre ha sufrido, pero hasta que esta conciencia se estructura en una serie de grupos de acción, !a vanguardia organizada que es en la actualidad, han de pasar muchos años.

Con frecuencia se sitúa el arranque de este movimiento en 1970, cuando Mary Wollstonecraft publicó en Londres "Defensa de los derechos de la mujer". Pero la lucha de las primeras sufragistas en pro de la igualdad laboral, docente y ciudadana de la mujer tropezaría con multitud de obstáculos. Hacia 1848 las sufragistas norteamericanas celebran su primera convención en Séneca Falls, mientras en Francia resurgen los clubs femeninos que son rápidamente clausurados. En 1870 se organiza en Francia la Asociación por los Derechos de la Mujer y ocho años después se celebra en París el Primer Congreso Feminista Internacional. Antes de que termine el siglo se funda en Estados Unidos el National American Women Suffrage Association y en 1903 el Women´s Social and Political Union que utilizará en Inglaterra la violencia como medio de acción.

Por fin, en 1917 se concede el voto a la mujer inglesa mayor de treinta años; poco después lo concederían los Estados Unidos. En 1929, las mujeres inglesas consiguen la igualdad de voto con los hombrea y las francesas en 1946. Sin embargo, pese a la victoria que representa el conseguir el derecho al voto y la demostración de que la mujer podía rebelarse contra el papel a que se la había relegado, y organizarse para luchar contra la norma establecida, los movimientos sufragistas fueron apagándose y no vuelven a resurgir hasta los años sesenta, materializados en los actuales movimientos de liberación de la mujer.

EN ESPAÑA, LA MUJER NO ADQUIERE EL DERECHO A VOTO HASTA LA SEGUNDA REPÚBLICA

Nuestro pais se incorpora al movimiento feminista con un considerable retraso respecto al resto de los países occidentales. Las primeras organizaciones de mujeres provienen de grupos católicos y aunque ludían por pequeñas reformas legales no llegan ni pretenden llegar al fondo de la problemática femenina.

Hasta pasada la mitad del siglo no hay un movimiento feminista apreciable pese a la aparición de figuras aisladas y excepcionales: Emilia Pardo Bazán, Concepción Arenal.

Numerosas profesiones cómo abogado del Estado, agentes de Cambio y Bolsa, juez, magistrado,

Inspector técnico de trabajo... tardarán mucho en ser conquistadas por la mujer mientras que en el resto de las actividades las dificultades de una realización profesional y la discriminación por razón de sexo siguen patentes. Hoy ya contamos con mujeres jueces, mujeres agentes de Bolsa y otras profesiones antes vetadas.

Si tenemos en cuenta que el número de mujeres analfabetas es el doble que el de hombres, que el Código Civil tipifica delitos específicamente femeninos, que la desigualdad de salario a igual trabajo por razón de sexo es un hecho, se comprende la aparición de grupos organizados en lucha por los derechos de la mujer.

Surgen los grupos

Actualmente existen numerosos grupos feministas en el Estado español. La mayor parte de ellos admite la doble militancia, es decir, la pertenencia simultánea a un partido político y a una organización feminista. Hay que distinguir ante todo los grupos propiamente feministas, en su mayoría no legalizados, de aquellas asociaciones, de carácter femenino, legalizadas, que se han incorporado posteriormente al movimiento de liberación de la mujer. Dada la diferencia ideológica que existe entre los grupos, se ha visto la necesidad de formar coordinadoras con el fin de conseguir unos planteamientos unitarios. Concretamente en Madrid esta la Plataforma Unitaria de Mujeres, que engloba los siguientes grupos:

— Asociaciones de Amas de Casa: Nace en 1972 y se compone de unas 2.400 mujeres solamente en Madrid, y sus fines específicos son la lucha contra la discriminación de la mujer, carestía de la vida, problemas de barrios, etc. Ideológicamente no están de acuerdo con el resto de los movimientos feministas, aunque si a atrel de acción.

— AUPEPM (Asociación Universitaria para el Estudio de los Problemas de la Mujer): Creada en 1975, está integrada por unas 200 universitarias. Pretenden, entre otras cosas, la creación de guarderías en las distintas facultades, divulgación sobre temas sexuales y la legalización de anticonceptivos y aborto.

— Colectivos Feministas: Entienden el feminismo como política hacia la consecución de la revolución feminista. Como fines, la supresión de la explotación de la mujer, que es la última clase oprimida social, económica y laboralmente, y de la estructura clasista de la sociedad. No admiten la doble militancia.

— FLM (Frente de Liberación de la Mujer): Constituida en 1976, es una organización que se autodefine como autónoma, antipatriarcal y anticapitalista. Pretenden la liberación de la mujer en una sociedad sin clases, dentro de la alternativa socialista. Se consideran políticas y admiten la doble

militancia.

— MDM (Movimiento Democrático de Mujeres): Surge en 1965, y entienden que la lucha feminista exige una respuesta de masas. "Movimiento socio - político, se define como unitario y pluralista, independiente económica e ideológicamente de los partidos políticos, con una linea de acción propia. Cuenta actualmente con unos 400 militantes.

— Seminario Coléctivo Feminista: Se declara interclasista, aticapitalista e Intemacionalista y pretende terminar con el sistema de producción familiar, con la explotación de la capacidad reproductora de la mujer y las discriminaciones jurídicas morales y sociales.

— Unión Popular de Mujeres: Plantean la lucha de la mujer en los mismos términos de la lucha general de las masas populares. Solicitan la Incorporación de la mujer al trabajo con la creación de las necesarias condiciones como guarderías, y liberación de los trabajos domésticos.

— Unión por la Liberación de la Mujer: Como las anteriores, suscribe las reivindicaciones generales de los movimientos feministas tendentes en la actualidad a una mayor unificación: a nivel ideológico.

Además de la» citadas, existen gran cantidad de asociaciones en todo el pais entre las que cabrían citar: Asociación Democrática de la mujer, organización de Mujeres Independientes, Asociación de Mujeres Juristas, Asociación Española de Mujeres Separadas, Lucha Antiautoritaria de Mujeres Antipatriarcales y Revolucionarias, Grupos de Mujeres ANCHE, Asociación Catalana de la Dona, Plannimg Familiar, Asociación de Madres Solteras, Organización Feminista Revolucionaria, Coordinadora de Vocalías de Mujeres de Asociación de Mujeres de Madrid, Grupo Feminista Independiente de Córdoba, Mujeres Libres, Plataforma de Mujeres de Granada, Asociación Democrática de la Mujer Mariana Pineda, Asociación de Mujeres Canarias, Grupo de Mujeres de Ibiza, Asociación Galega da Muller, Asociación de Mujeres Universitarias, etc. Ciento cuarenta millones de mujeres viven en la Europa de la CEE, la mitad de las cuales trabajan: el 56 por 100 en servicios, el 31.2 por 100 en la industria y el 12,9 por 100 en la agricultura. En Francia, sobre

(Continúa en pág. 23.)

REIVINDICACIONES

• En lineas generales podríamos resumir en unos pocos puntos las reivindicaciones de los movimientos

de liberación de la mujer:

• Educación no discriminatoria: supresión de la desigualdad educativa, tanto en el sistema de enseñanza como en los Ufaros de texto, juegos, valores culturales, etcétera. Derecho a la coeducación.

• Igual salario e igual poder de decisión a igual trabajo.

• Igualdad de oportunidades a la hora de acceder al mercado de trabajo.

• Creación de guarderías abiertas las veinticuatro horas del dia por barríos y centros de trabajo.

• Socialización de los trabajos domesticas mediante lo creación de servicios colectivos, comedores, çlavanderías, etc.

• Supresión en materia de legislación (Códigos civil y penal) de todos los articulas discriminatorios

paro la mujer.

• Derecha de las mujeres a organizarse libremente para luchar por sus reivindicaciones.

• Derecho a la libre participación en las tareas políticas colectivas y a la presencia en los órganos del poder.

PIDEN QUE LE ENTREGUEN EL PATRIMONIO DE LA SECCIÓN FEMENINA

LAS FEMINISTAS EN ACCIÓN

(Viene de la pag. 19)

ocho millones de trabajadoras, sólo cuarenta mil ocupan puestos de responsabilidad. Algo parecido ocurre en Italia, donde sobre cinco mi! iones y medio de trabajadoras, sólo mil ochocientas cincuenta ocupan altos cargos. Mientras que en Alemania un hombre grana por una hora de trabajo en la industria el equivalente a trescientas pesetas, la mujer sólo percibe doscientas.

En lo que respecta a nuestro país, la mujer se integra en el mundo laboral hacia 1960; sólo una de cada cinco trabaja. Se necesitaría una década para reducir este porcentaje de una por cada cuatro. En 1970, menos de la cuarta parte de las mujeres españolas ejercen una actividad productiva. Sobre más de doce millones y medio de población Inactiva, casi diez millones son mujeres, de las cuales ocha millones trabajan en casa. Sin embargo, el progreso ha sido grande, ya que sobre un 15,8 por 100 de población femenina activa total en 1950 se pasa a un 28,5 por 100 en 1975, que se reparte entre un 52 por 100 en servicios, un 26 por 100 en industria y un 21 por 100 en agricultura.

Pese a todo, la lucha por la igualdad es lenta. Los movimientos feministas optan por vías de acción diferentes: desde los que pretenden acabar con la jerarquía, la toma del poder y las limitaciones de la actual estructura social, hasta los que únicamente pretenden una eficacia en términos de organización y actuación desde presupuestos menos radicalizados.

Algo se va consiguiendo, a una velocidad cada vez mayor. Desde principios del próximo año entrará en vigor en Austria la reforma sobre la ley de 1811, que supone la Igualdad de derechos del padre y de la madre en la educación de los hijos, y al mismo tiempo se reconoce legalmente el trabajo del aína de casa.

Por su parte, el Parlamento italiano ha aprobado recientemente la igualdad de derechos laborales entre hombre y mujer, con lo que se terminará con la situación de inferioridad en que venían trabajando cinco millones de italianas, país en el que la protesta femenina ha alcanzado cotas máximas.

Subdirección de la condición femenina

"Esta no es una subdirección para la mujer, sino para, la condición femenina", palabras del señor García Margallo, director general de Desarrollo Comunitario, organismo del cual depende la citada subdirección. La Administración ha venido a sustituir con esto a la Sección Femenina, lo que ha causado gran sorpresa y excepticismo entre las feministas, puesto que mantiene las mismas estructuras y cuadros que la fenecida Sección Femenina.

Por su parte la mayoría de los grupos feministas reivindican el patrimonio de la Sección Femenina, sus locales, y en general todos la» medios con que la organización ha contado durante cuarenta años. Algunos grupos feministas han hecho público su descontento ante la creación de este órgano. "Consideramos que dicha subdirección representa e 1 más claro intento de continuar la política antifeminista llevada a cabo en este país. Mientras sigan en vigor leyes que discrimina a la mujer en todos los órdenes y mujeres encarceladas por delitos considerados cospecificos de la muinamos que la situa-ésta no es un pro-

blema administrativo, sino un problema social que exige profundas transformaciones económicas, jurídicas e ideológicas que no pueden emprenderse desde la Administración sino a través de la ludia organizada de la mujer", han manifestado los Colectivos Feministas en un reciente comunicado.

En la misma línea se expresa el Frente de Liberación de la Mujer: "La creación de esta subdirección demuestra que a la llora de la verdad el Gobierno actúa según sus criterios de siempre y no se toa tenido en cuenta para nada el ofrecimiento que nos hizo el Ministerio de Cultura de que le propusiéramos nuestro concepto del organismo que se Iba a crear." Por su parte, la Asociación Democrática de la Mujer se ha manifestado en términos menas duro: "Creemos que puede ser beneficioso para la mujer, y aunque somos conscientes de que corremos el peligro de ser utilizadas, estamos dispuestas a correr ese riesgo. La creación de la Subdirección de la Condición Femenina nos coge por sorpresa, y el que sea sólo una subdirección demuestra la poca importancia que se le da a la mujer." Por último, una militante del Movimiento Democrático d e Mujeres ha declarado: "Estamos en contra ya del nombre. El Ministerio ha hecho y deshecho por su cuenta. De todas formas pensamos que se nos daría la posibilidad de utilizar prensa, radio, locales, etc. Esto es importante, ya que no hay que olvidar que aunque somos una vanguardia organizada, la problemática de la mujer pasa por unas determinadas coordenadas. Por ahora hay un compás de espera."

Contactos con el Gobierno

Las discrepancias ideológicas existentes entre los distintos grupos plantean un problema de unidad a la hora de presentar una propuesta concreta. Así, se está tratando por todos ios medios de conseguir unos criterios unificados mediante reuniones de los distintos grupos. Sin embargo, se mantienen algunas posturas contrarias a la negociación, como la de los grupos sin calificación política, que nunca otorgaron su confianza al Gobierno, y que dudan de que éste pueda solucionar los problemas de la mujer, por lo que no parecen dispuestos a negociar.

La tónica general es la calma.

Las mujeres empiezan o contar

Quedan aún muchas cosas por hacer, pero desde la concesión del voto femenino en la Segunda República hasta nuestros días, se han ido dando algunos pasos. En el aspecto jurídico, la Asociación Española de Mujeres Juristas ha intervenido de forma muy activa en la reforma del Código Civil, sobre todo en los aspectos que afectan a la familia. Sus esfuerzos e n cuanto a la reforma de las leyes que afectan específicamente a la mujer, a pesar de no alcanzar los resultados deseados sí han conseguido que la opinión pública tomase conciencia de estas discriminaciones y de la existencia de mujeres, que no sólo se dedican a "sus labores", sino que ejercen con perfecta competencia una actividad de cualquier tipo.

Raquel Núñez

Marisol Pérez

Esther Ramos

M.° Paz Gener

Mercedes Hervás

 

< Volver