Autor: P. G. S.. 
   Restablecer unas condiciones de vida adecuadas para los agricultores     
 
 Ya.    16/03/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

16-III-77

"Restablecer unas condiciones de vida adecuadas para los agricultores"

"Se ha preferido impulsar otros sectores para alcanzar el desarrollo económico alcanzado" * Declaraciones a YA de don

José Ramón Álvarez Rendueles, catedrático de Hacienda Pública de la Universidad de Madrid

Como ya informamos, se han iniciado en Madrid unas jornadas do estudios sobre agricultura, cambio

social e integración europea dentro del programa de actuaciones de la Secretaría General Técnica del

Ministerio de Agricultura, con la colaboración de la Asociación Española de Economía y Sociología

Agrarias. Una de las personalidades que han intervenido en la reunión ha sido don José Ramón Álvarez

Rendueles, catedrático de Hacienda Pública de la Universidad de Madrid y ex subsecretario de Economía

Financiera del Ministerio de Hacienda. A él nos dirigimos con el fin de conocer su opinión, aunque sea en

síntesis, sobre el panorama agrario.

- Usted ha vivido muy de cerca el desarrollo económico español de los últimos años. ¿Cuál ha sido el

papel desempeñado por la agricultura?

- Como es sabido, en los años sesenta se inició un proceso de expansión, pero de crecimiento económico

desequilibrado. A la agricultura le tocó desempeñar un papel residual y que pudiéramos llamar de

acompañamiento de otros sectores. Fundamentalmente, la aportación del campo a la economía nacional

ha sido el suministro de mano de obra, dos millones de personas en quince años, que constituye un ritmo

sin precedentes, con evidentes costes sociales. Este ha sido el principal rasgo de la agricultura en los años

sesenta, que en los tres últimos ejercicios se agravó por la crisis energética.

- ¿Se puede hablar de abandono del campo español?

- Los problemas no son nuevos y, por tanto, vienen de lejos. Desde Jovellanos hasta nuestros días la

agricultura ha permanecido más o menos estancada. Yo no hablaría, sin embargo, de abandono, sino de

que se ha preferido impulsar otros sectores al estimarse ello la única fórmula para conseguir el desarrollo

económico alcanzado.

CONDICIONES DE VIDA RURALES

- ¿No croe necesario iniciar nuevos caminos que nos lleven a un modelo económico agrario adecuado?

- Desde luego. Y hay algo que se debe acometer con urgencia, porque en ello sí ha habido abandono: las

condiciones de vida rurales. No puede ser que los pueblos de nuestra geografía permanezcan sin

alcantarillado, sin agua, sin electrificación y sin todas aquellas condiciones mínimas necesarias para que

exista una adecua-da convivencia en el campo.

- ¿Qué sugiere para resolver los problemas del agro?

- En primer lugar, lo que le he dicho antes: restablecer unas condiciones de vida adecuadas para los

agricultores, las mismas que tienen el resto de los sectores. En ello, por cierto, puede desempeñar un

papel importante el gasto público. Después es necesario que se ofrezca un mayor protagonismo al

agricultor, para que sea él quien, mediante una adecuada preparación, lleve a cabo el proceso de

transformación que necesita la agricultura. Finalmente, habría que acometer el problema de la dimensión

de las explotaciones - la actual estructura productiva es un freno a la necesaria rentabilidad -, lo que

podría solucionarse mediante el adecuado funcionamiento del movimiento cooperativo, el cual creo

básico. Todo ello sin olvidar las políticas tradicionales, que, como la de regadíos, pueden ser útiles.

P. G. S.

 

< Volver