Consumo. 
 La subida del precio del pan en Madrid, entre las 4 y las 10 ptas/kilo     
 
 Ya.    23/08/1977.  Página: 18. Páginas: 1. Párrafos: 35. 

INFORMACIÓN ECONÓMICA

LA SUBIDA DEL PRECIO Dh PAN EN MADRID, ENJRE LAS 4 Y LAS 10 PTAS KILO

Se debátela dialéctica entre lo pérfido y ¡ustíticado por el sector (10 pesetas) y lo estudiado y analizado por la Administración (4 pesetas) • los puntos cardinales del escando/lo que se estudian son: rendimiento harina/pan, productividad operario/día, margen de comercialización • ¿os nuevos precios podrían estar listos a fin de semana o comienzos de la siguiente • Cl país cuenta con 20.970 industrias, de fas que 12.645 son fe tipo familiar • Con capacidad de producción de más de 1300 kilogramos hay 425, instaladas en las grandes ciudades: Barcelona, Madrid, Bilbao, Valencia y Sevilla

En estos momentos es cuando se cuece ta, miga del pan. La miga, del pan, oojno decíamos en comentario el viernes pasado, es su precio. El precio que el consumidor en Madrid y provincia tiene que pagar por el pan que come. El precio que ha de hacer rentable dentro de,términos equitativos y justos su elaboración y comercialización. Y esto es lo que en jornadas intensivas está estudiando, al fin, la Comisión Provincial de precios, que ha celebrado ayer reunión preparatoria de trabajo. 8e piensa que entre martes y miércoles la sesión plenaria deje determinado el criterio a seguir en el precio del pan. Criterio que el gobernador civil ha de comunicar al director general de Comercio interior, quien tina ves el estudio en su poder lo enviará a,la Junta Superior de Precios, que, a su ve0; formulará informe sobre la cuestión y devolverá la documentación recibida, y la, añadida, al director general de Comercio Interior, que es quien tiene la última, palabra y quien se la dirá al gobernador, por último, paro, que dé a la Asociación Provincial de Panaderos la autorización de subida del precio.

Aunque parece haber voluntad de ir de prisa—M-stima no se hubieran decidido por la celeridad antes—ios trámites que se requieren, hacen pensar que en Madrid y provincia no podrán ser puestos en marcha los nuevos precios hasta fin de semana o de la que viene.

La formación del precio del pan, como la. de otros bienes y servicios, es algo que 3 e consigue Humando todos los costes de cada uno de los conceptos que intervinieron en. s u producción y en BU venta. Todos esos" conceptos integran lo que se llama el escandallo, y cada uno de esos conceptos del escandallo puede sufrir alteración en su cifra en función de los nuevos costes del concepto. Por eso, el .escandallo tiene como resultado final un nuevo precio cuando algunos de esos conceptos varian, aunque otros permanezcan estables.

Cuando un bien o servicio sometido a régimen de precios autorizados tiene que cambiar su precio, el sector debe presentar ante la Administración el escandallo y su variación de precio, y ha de justificar lo que dice y lo que pide. En el caso del pan, como se sabe, la documentación ha de ser presentada en la Jefatura Provincial de Comercio para ser estudiado por la Comisión Provincial de Precios y seguir el camino de ida y vuelta que fija la normativa actual arriba referido.

Así, pues, el sector panadero madrileño presentó en la oficina correspondiente su escandallo y solicitud de nuevo precio, datos que precisamente YA publicó en esta sección de "Consumo´´ el día 10 de agosto cuando el tema estaba ya en manos de la Administración. Por su parte, la Jefatura Provincial de Comercio preparó un estudio sobre los costes del escandallo. Estudio que da lugar a un escandallo administrativo, base de confrontación ahora en la tarea de la Comisión de; Precios.

La confrontación de ambos escandallos, el del sector y el de la Administración, hace ver que la cifrar final de uno y otro tienen una diferencia de 11 pesetas. Dado «1 precio vigente, que es en Madrid de 40 pesetas kilo, resulta que la petición del sector sitúa el posible nuevo precio en 14 pesetas mas, mientras que el estudio de la Administración sólo supone cuatro pesetas más.

Hay que tener en cuanta que hasta ahora—ojalá también en esto los tiempos cambien—el sector panadero, como cualquier otro sector, al parecer, pide por encima de lo que supondría la subida real. Por su parte, la Administración recorta cbn rigor las cifras presentadas por los sectores sometidos a precios autorizados. Así que la tradición viene creando una dialéctica seo*-tar-Administracion n «HMi hfe mia«ria pide, tirando a la exageración, y la Administración recorta .tirando al rigor. Dei juego de anf-bos extremos surge el precia que al final se autoriza.

La OCU, contraria a la subida del precio del pan en Madrid

El precio actual permite absorber las alzas salariales y de materias primas

En la mañana de ayer,´el presidente deja OCU, don Antonio

Garcia PablosV w^o^ixi, pvr t;i v Gobierno Civil, que ha estado presidida por el jefe de Comercio Interior de la provincia y a la que han asistido representantes varios del sector consumidor. En el curso de la reunios, que ha durado menos de una hora, se ha elegido al representante de 1* provincial de asociaciones de vedaos para que actúe como portavoz en la comisión de trabajo, que Se reunirá mañana por la mañana en el Gobierno Civil.

Tal elección ha sida el único punto presentado a los reunidos, que, pese a lo que dice la información difundida por Cifra, no han sido llamados para deliberar y llegar a conclusiones sobre el precio del pan, por lo que es prematuro hablar genéricamente de la actitud del sector consumidores, ni puede decirse que su portavoz presentará u ofrecerá en la reunión de hoy las conclusiones de las reuniones anteriores.

En cuanto a la OCU se refiere, y sin prejuicio de lo que resulte de los contactos a establecer con las demás asociaciones de consumidores, vecinos y .amas de casa, su postura es abiertamente centrarte a una nueva subida del pan, por estimar que el precio vigente en Madrid para «J kilo de 1.000 gramos, que se estableció como consecuencia de las disposiciones oficiales de 1976, ee un "colchón" que permite ampliamente absorber los últimos incrementos de salarios y materias primas.

Por último, la OCU pide .públicamente que se den a conocer a las asociaciones de consumidores y a los demás interesados en lo relativo a la Industria, el comercio y el precio del pan, los estudios, informes y propuestas de carácter general y los dictámenes que pneda haber elaborado la Junta Superior de Pre-closi respecto de las propuestas elevadas por las distintas comisiones provincialeg ~de precios y qué deben ser resueltos, conforme a la normativa vigente, por la Dirección General d,e Comercio Interior.

Disciplina del mercado

Multas a industriales y comerciantes

La Dirección General de Consumidores ha hecho públicas las sanciones impuestas a cuatro particulares de distintas provincias a. causa de diversas infracciones en materia de discipiina del mercado.

tos sancionados y el importe de las multas impuestas, que han adquirido firmeza en vía administrativa al ser desestimados los recursos interpuestos, son los siguientes:

Don Matías Julia Company, de Alquería Blanca Santañy (Baleares), 250.000 pesetas por elevación de precios en el abastecimiento de agua sin la debida autorización.

Don Juan Baya Peinado, de Dúrcal (Granada), 75.000 pesetas por irregularidades en la comercialización del pan que fabrica y vende.

Don Anastasio García Serna, de Nava de la Asunción (Sego-via), 60.000 pesetas por transporte y comercio ilegal de productos de cerdo.

Don Rafael Gómez Acosta, de Huclva, 50.000 pesetas por irregularidades en el envasado y venta de aceite.

El gobernador civil de Logroño ha sancionado a cinco importantes panaderías de esta capital, por un importe de 1.300.000 pesetas, con motivo de las irregularidades producidas el pasado lunes, bien por reducción en el peso de las piezas de pan o el alza ilegal de su precio.

Dada tal dialéctica, el sector no da sus cuentas, sus costes, sus rendimientos, sus productividades, etc., con leal claridad. Se produce un fenómeno de búsqueda, de trampeo, pues se dicen: "Si damos los datos fiables, tampoco nos van * creer..." Es un fenómeno muy parecido al que sucedía hasta ahora en nuestro querido país con los impuestos y la declaración de la renta.

Este juego, tenso entre sector-Administración, tampoco es sano para nadie, ni consumidor, ni sector, ni Administración. Hay que acabar con él. los misterios del escandallo de cuyas oscuras estructuras tanto a nivel producción como comercialización se han escrito ríos de tinta, presenta un escandallo con misterios que se deben esclarecer. Esos misterios se basan en dos conceptos fundamentales, básicos :-el rendimiento Tia´rina-pan y la productividad del trabajador.

Por eso ha.brá observado el lector que en la comparación adjunta del escandallo del sector con el de Ja Administración hay conceptos con cifras i d é nticas. Pero que precisamente «1 concepto de mano de obra y materias primas son las claves de la diferencia del precio final y de los que arrastran el incremento de un mismo margen de beneficio industrial y de un mismo margen comercial. La raíz de la diferencia está en la diferente postura ante los dos conceptos citados.

Rendimiento harina-pan

¿Cuánta harina es necesaria para hacer un kilo de pan? Los panaderos, en su escandallo, dicen que 800 gramos de harina es igual a un kilo de pan. El escandallo de • la Administración citado parte del presupuesto de que 750 gramos de harina es igual a un kilo de pan. Un experto industrial madrileño asegura que de 720 gramos de harina se puede obtener un kilo de pan, Y que es fácil obtener un rendimiento de entre los 125 y 130 por 100 según el tipo de la harina y «1 sistema "de elaboración. El sistema de mayor rendimiento es el directo: levaduras artificíale» y masa fresca.

Otra versión, expresada por técnicos, asegura que la relación 800 gramos de harina=un kilo de pan es válida sólo para tino de pan candeal. Pero como el pan de mayor consumo en Madrid es el pan tipo flama no puede admitirse un consumo de harina por kilo de pan superior a los 715-720 gramos. Y haciendo la consideración de que una industria fabrica los dos tipos de pan cabe admitir una media de. 760 gramos por kilo de pan.

Rendimiento de la mano do obra

/ El escandallo del sector parte de un presupuesto de capacidad Industrial que elabora 1.500 kilos de pan, empleando 1.300 kilos de harina, con un equipo de 10 operarios en turno ordinario de trabajo. Esto arroja una repercasión en kilo de pan de 15,58 pesetas.

Los datos del estudio de la Administración, en cambio, sostienen que el coste de la mano d« obra no es más de 9,15 pesetas, en base a computar un día menos abonable, once operarios y una producción hombre/día de 266 kilos.

El experto industrial panadero de antes, asegura que la productividad de un trabajador en industria semimecanizada, cuya capacidad de producción sea de 5.000 kilos, es sin grandes esfuerzos de unos 500 kilos/jornada. Y en ettso de que no llegue al techo de su capacidad la Industria, el operario puede llegar a producir unos 250 kilos día.

La incidencia de la mano de obra en la elaboración del pan es tal vez el capítulo, junto con el margen comercial, de mayor coste. Por eso resulta muy importante aquilatar la verdad de su incidencia.

La estructura industrial del sector

Como henius vism, la incidencia de la mano de obra está en función del nivel de mecanización de la .industria y de su capacidad de producción. Por eso es muy distinta de una industria a otra. Las hay grandes, me-^líiMit v imniffia« *" "* ««»«*».-»i«i pan se lija en función ael escandallo de la grande, la mediana y la pequeña no pueden subsistir. Si se fija en función de la pequeña, la llamada marginal, entonces las demás tienen mayojres beneficios a costa del consumidor. ¿Qué hacer? Es mejor que el precio del pan sea fijo para todos para evitar "maremágnums". Un trabajador con cuarenta años de experiencia de los que asisten a las reuniones actuales de la Comisión de Precios daba una salida inteligente.

Sería conveniente poner precio en función de la empresa mediana y sus costes. A las empresas potentes se les podría poner un impuesto en proporción a ese »u-perbeneficio que obtienen dado* sus costes más bajos. Y ese impuesto, en lugar de ir a Hacienda, debería ir a un fondo común del sector para que las industrias pequeñas y no rentables fueran amortizándose, desapareciendo. Así se lograría la reestructuración tan deseada por todos.

Datos concretos de Madrid no podemos ofrecer. Pero a nivel nacional se calcula que hay 20.976 industrias, de las que 12.648 son de tipo familiar, .poco rentables, cari rurales. De las 8.329 restantes se calcula que hay 500 grandes empresas; 1.500, mediana») las demás, pequeñas.

Estructura comercial

vender un kilo de pan se ganen 1SJ pesetas y "más. Pero ¿cuánto peen necesita vender una persona «1 «ólo vive de vender pan? El problema estriba en el minifundismo comercial y en que las industrias tienen sus propias expendedurías. Durante lustros, poner una panadería era el objetivo de la familia llegada del campo. Había quien controlaba la cuestión, que, en verdad, depende deü Ayuntamiento. Se ha originado un caos. Se dice que en Madrid hay 10.060 puntos ´de pan, desde el supermercado a la panadería monovalente. En esta jungla está desatada una batalla campal de desleal competencia. Y aunque el margen que el industrial debe dejar ganar- al vendedor, después de cobrar transportes, es, legal-mente, del 15 por 100 sobre el precio final, se sabe que hay expendedurías de pan que cobran del 20 al 30 por 100.

¿Cómo puede el industrial dar esa comisión? Todo hace pensar que es porque carga luego esa comisión al bolsillo del consumidor en el precio final, inflando el escandallo.

Estos son los puntos cardinales d«l escandallo del pan. que ahora se debate.

 

< Volver