Patriotismo y éxito de los partidos políticos     
 
 Arriba.    11/10/1977.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

PATRIOTISMO Y ÉXITO DE LOS PARTIDOS POLÍTICOS

POCAS veces, como en este último fin de semana los hechos habrán sido tan elocuentes para

definir el foso que separa a los políticos demócratas de los activistas del terror y de los

panegiristas de la violencia.

En su terreno, esto es, fuera de los cauces institucionales normales, ajenos a las voces de las

urnas, tas partidos y el Parlamento, quienes son tan pocos y tan vacíos de razones que sólo

pueden ser protagonistas con (a sangre o el grito —los extremistas de la derecha y de la

Izquierda— hablaron de nuevo su penoso y siempre idéntico lenguaje: Asesinato por la

ultraderechlsta «triple A» de un taxista donostiarra, asesinato por la ultraizquierdista ETA-Militar

del presidente dé la Diputación de Vizcaya y dos agentes de orden público, vociferaciones

sanguinarias en el funeral de Guernica, agresión callejera al líder socialista vasco Enrique

Múgica... Cada.vez hacen más daño y con mavor vesanía, porñan a menos con sus dísfraces

de exaltados patriotas o de iluminados revolucionarios.

A fas mismas ñoras en que los exaltados y los terroristas hacían todo lo posible por romper el

propósito comunitario de convivir civilizadamente en libertad, las fuerzas políticas de la

democracia —los representantes de los partidos que obtuvieron la confianza de los electores e)

pasado 15 de junio— consumían tiempos y esfuerzos para analizar rigurosamente la situación

económica de España y ver lo que unos y oíros tenían que ceder hasta pergeñar un programa

concreto y conjunto mediante cuya aplicación fuera posible superar la crisis. Convocados a la

Moncloa por el Presidente del Gobierno, a quien acompañaron cuatro de sus Ministros, 25

líderes de los siete grupos parlamentarlos, desde la derecha hasta el comunismo, agotaron

dieciséis horas de Intensos debates, «dejando muchas cosas en la puerta e Impulsados por un

sentido patriótico», como precisó, con plástica frase, el profesor Tierno Galván.

La primera ronda de conversaciones pluripartidarias recién celebradas en la sede de la

Presidencia del Gobierno, se ha centrado en los acuciantes problemas que atraviesa la

economía española, y en la definición del cuadro de medidas o corto plazo para su tratamiento.

Como es obvio, gobernar en un régimen de libertad presenta mayores dificultades, por cuanto

es preciso atender tas planteamientos de las diferentes opciones doctrínales y políticas, así

como concillar los intereses, en ocasiones contrapuestos, de los sectores sociales. Pero el

resultado es una política real, ajustada a las necesidades del país y no al servicio de los

privilegios de una oligarquía,

Pues bien, se superaron las dificultades, hubo acuerdo en la Moncloa, hubo «pacto eco-

nómico» formalizado en el Importante documento conjunto que ei Vicepresidente Fuentes

Quintana leyó al país, a través de RTVE, con tono de lógica satisfacían. £f acuerdo es un éxito

rotundo de los partidos políticos, una muestra de su madurez y patriotismo. Prueba la

capacidad de nuestros politicos para esa exigencia democrática que es la negociación y el

compromiso. Es, en suma, el lenguaje de la razón. Lenguaje que, previsiblemente. permitirá

nuevos acuerdos en la segunda ronda de conversaciones que, a partir del jueves abordara un

interesante abanico de temas políticos orientados a la consolidación de la democracia.

E1 importante documento económico aprobado habrá de ser objeto, por su extensión y

complejidad, de rigurosos y matizados comentarlos. Lo que importa, en este primer apunte, es

señalar la magnitud del acuerdo, que ha necesitado, sin duda, notables concesiones de todas

las fuerzas políticas. La orientación claramente progresista de las transformaciones de fondo

que se concretan para nueve áreas sustanciales del sistema económico, habrán requerido no

pocas exigencia* de flexibilidad entre los politicos más conservadores; de Igual manera que la

política d*. austeridad y sacrificios que se anuncia para los próximos des años será ahora más

viable con el consenso de los partido* de izquierda. Ai término de la dilatada reunión, el

optimismo parecía abrir brecha en las Inquietudes de las recientes semanas. Para Tamames

\PCE) las jornadas han sido «un paso muy importante para arreglar las problemas del país».

Para Felipe González (PSOE) se ha conseguido «una base positiva de entendimiento». Fraga

(AP) confirmó que «tos contactos han sido muy útiles y han ayudada a que todos nos

conozcamos mejor». El Ministro de Hacienda, Fernández Ordóñez (UCD), destacó las lineas de

colaboración, sobre todo, por parte de la oposición de izquierdas.

Este ha sido, pues, el contraste, cuya elocuencia intrínseca ahorra mayores comentarios, entre

el fin de semana da las fuerzas democraticas con los lideres de los partidos trabajando para la

consecución de un programa económico concordado que frene la inflacion, mitigué el paro y

reduzca el déficit de nuestra balanza de pagos— y el fin de semana dé los extremistas del grito

del pistoletazo. A la satisfacción por el compromiso alcanzado, podemos unir así un buen

argumento, por si todavía era necesario, para definir dónde están los verdaderos patriotas,

cumpliendo seria y solidariamente el compromiso que contrajeron con el pueblo español

cuando éste les entregó sus votos.

 

< Volver