Autor: Rodríguez, Carlos. 
   La política y los días     
 
 Arriba.    11/10/1977.  Página: 8. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

CARLOS RODRÍGUEZ

LA POLÍTICA y los días

A| término de dieciséis horas de reunión, que tfabe suponer intensas a juzgar por los buenos resultados y

por el cansancio que mostraban algunos de tos negociadores, hubo pacto en la Moncloa. A última hora de

la tarde del domingo, los 31 líderes políticos, desde la derecha al comunismo, hacían público un extenso

comunicado conjunto, dando a conocer las bases acordadas para la recuperación económica. Pasado

mañana seguirá la reunión para extender el pacto a Una serie de medidas políticas orientadas a Ea

consolidación de la democracia.

En el terreno económico, el acuerdo incluye medidas c corto plazo y simultáneas transformaciones

profundas del sistema económico español. Las primeras evidencian la sensatez y espíritu cooperador de

los partidos de Izquierda, dispuestos a no crear dificultades políticas en el camino de la recuperación

económica. Las segundas testifican importantes dosis de flexibilidad en los partidos de la derecha y el

entendimiento de que fa democracia política sólo será estable en la medida en que se abran cauces a la

democratización económica y social.

El acuerdo económico pluripartidario propone un plazo de dos años para restablecer los equilibrios

básicos de nuestra economía. Se trata, en suma, de aminorar la inflación, reducir el paro y mejorar la

situación de la balanza de pago* mediante medidas monetarias, financieras y de empleo. De una primera

lectura de los puntos concretos aparecen claras las medidas en materia de austeridad presupuestaria,

política monetaria V precios y salarios. Más difusas en materia de empleo e insuficientes en lo que se

refiere a ia Seguridad Social. No obstante, es preciso reconocer que las debilidades apuntadas se palian

con ta interesante relación de transformaciones de fondo del sistema económico, de orientación

Indiscutiblemente progresista y que, de llevarse a efecto, harían realidad Importantes avances hacia la

democracia económica.

No cace ctaa tra que ef Gobierno merece elogios por haber convocado esta reunión, pero la justicia exige

destacar, para e! agradecimiento público, la muestro relevante de seriedad, preparación y altura de miras

que han dado todos los partidos políticos del espectro parlamentario. Es posible que la reunión ceíebrada

este fin de semana tenga, a corto plazo, el eco de la recuperación económica de España. De momento ha

servido para testificar la eficacia y honradez del sistema político democrático, para dejar en claro el

patriotismo de los partidos políticos y para demostrar que sus líderes saben anteponer Jos intereses

comunes del país a ios propósitos sectoriales de sus partidos. Ha sido todo una lección.

Como es obvio, los acuerdos adoptados en la Moncloa sólo serán eficaces si se respaldan y respetan por

las fuerzas empresariales y sindicales. El análisis de recientes declaraciones permite suponer que los

patronos acatarán el programa propuesto. Sobre las centrales sindicales recae, pues, ia atención del país.

Sus dirigentes no deben olvidar que a la mesa de negociación se sientan representantes políticos

indiscutibles de la clase trabajadora y que es preciso acatar lo que eí Parlamento apruebe.

Parece que caminamos en buena dirección: que nadie levante barricadas superfluas. La izquierda

represento a ¡os trabajadores y en la primera ronda de acuerdos de la Moncloa la izquierda ha dado pasos

reoles y razonables.

ERAN LOS PARTIDOS POLÍTICOS.—Hace algunos días anotábamos en esta columna cierta

perplejidad porque la convocatoria para la reunión de la Mondón se hubiera dirigido a los portavoces de

los grupos parlamentarios. Con quien debe negociar el Ejecutivo, decíamos, es con tos partidos políticos,

no con los parlamentarios, por sentido lógico y por respeto de la mutua independencia entre el Gobierno y

e] Parlamento. El comunicado del domingo restablece las cosas en su sitio, oj especificar, como reunidos,

«tos representantes de tos diversos partidos políticos con representación parlamentarla». No hubo, pues,

sino un desliz protocolario ya reparado como era menester; en politica democrática, las tormos son

importantes y su respeto contribuye o la estabilidad de] sistema.

 

< Volver