Pacto en la Moncloa. 
 Plan de medidas económicas propuesto por el Gobierno  :   
 Se controlarán los precios de los productos que influyan más directamente en el consumo. 
 Arriba.    11/10/1977.  Página: 9-11. Páginas: 3. Párrafos: 51. 

PACTO EN LA MONCLOA

PLAN DE MEDIDAS ECONÓMICAS PROPUESTO POR EL GOBIERNO

• Se controlarán los precios de los productos que influyan más directamente en el consumo

MADRID. (De nuestra Redacción.)—El programa de medidas económicas elaborado por el equipo

económico del Gobierno, y entregado a los distintos grupos parlamentarios durante la reunión celebrada

el pasado fin de semana en el Palacio de la Moncloa, es, resumido, el siguiente:

Introducción

• Los tres desequilibrios básicos de la economía española, son: Inflación, paro r déficit exterior. La

transformación política reclama la responsabilidad de todos ios ciudadanos, *] es que «e aspira al normal

funcionamiento de la economía f de las instituciones políticas. El Gobierno no dispone do fórmulas

mágicas para conciliar lo irreconciliable. Si los empresarios no resisten las alzas salariales, la crisis

económica no se remediará. Si los trabajadores se despreocupan de la baja productividad y las

reivindicaciones salariales son excesivas, tampoco habrá soluciones. El Gobierno deja bien claro que sus

obligaciones se refieren a la Nación y a su futuro, no a satisfacer las pretensiones de cada grupo

particular.

• El programa económico habrá da comportar sacrificios a todos los sectores incluida la

Administración. Se propone una reducción gradual de la inflación, lo que implica una actuación de signo

contractivo en terreno monetarlo, limitación de los gastos de consumo del sector público y moderación de

rentas. El elemento sustantivo del programa es un conjunto de decisiones políticas, que implican una

actitud responsable frente a los problemas económicos,

Los desequilibrios básicos de la economía española

1. La economía española ante la crisis energética

• Cuando surgió la crisis energética (1973) la economía española estaba en franca expansión, con pleno

empleo y signos de tensiones inflacionistas. El alza de precios pasó del 8 por 100 en 1972 al 14 en 1973.

Para evitar los efectos depresivos que suponía el cuadruplicar los precios de los productos petrolíferos, las

autoridades dictaron medidas fiscales expansivas con una reducción de la fiscalidad sobre los

productos petrolíferos y una moratoria de las aportaciones de las empresas a la Seguridad Social.

• La economía española prosiguió su avance en 1974, pero a ritmo más moderado. En dicho año el

producto nacional bruto creció en un 5,3 por 100, pero el déficit exterior superó ligeramente los 3.000

millones de dólares. La inflación se aceleró fuertemente llegando al 25 por 100.

• Los desequilibrios internos y externos exigieron un cambio de política económica, endureciendo

la política presupuestaria y recortando los avances de las variables monetarias. El PNB apenas si creció en

un uno por ciento,cayendo las inversiones y las Importaciones. El año 1976 conoció la devaluación de la

pe, seta en un 10 por 100. Se relajó el control de los precios y rentas. El alza de precios llegó al 20 por

100 y el déficit corriente exterior alcanzó los 4.300 millones de dólares. En resumen, entre los años 73 y

77 el crecimiento económico fue sólo de un 8 por 100, los precios en un 60 por 100, y el déficit corriente

acumulado en ese período ascendió a 11.000 millones de dólares; tos parados a finales del 76 eran

700.000.

2. La economía española en los ultimes meses

• Los siete primeros meses del presente año registraron un fuerte aumento de los precios. En el mes de

julio la tasa de inflación era del 25 por 100 y se prevé el 30 por 100 para fines de año. Los factores que

han influido con: aumento de los costes, horarios del trabajo, encarecimiento de materias primas y

depreciación de la peseta en los mercados internacionales. De enero a Julio el saldo de la cuenta corriente

arrojó un déficit de 3.155 millones de dólares, mil mes que en idéntico periodo del pasado año, lo cual

significa que de seguir esta tendencia el año 1977 finalizará con un déficit superior a tos 5.000 millones

de dólares.

• En empleo, el número de parados descendió ligeramente en el segundo trimestre de este año. Si las

actuales tendencias perduran más tiempo, la situación resultará insostenible, el alza de precios llegará al

40 por 100, las rentas salariales se deteriorarán, el consumo privado experimentará una caída, la peseta

continuará depreciándose en los mercados exteriores y la economía española entrará en una espiral

depreciación-inflaclón, insostenible a muy corto plazo. Tales hipótesis terminarán en breve plazo con las

estructuras políticas que ahora se construyen. Con el actual ritmo de Inflación es absolutamente Imposible

recuperar un ritmo de actividad que permita afrontar el desempleo y mantener el equilibrio en las

relaciones con el exterior.

+ Los objetivos de la política económica del Gobierno

El programa del Gobierno se plantea como objetivo la corrección de los desequilibrios básicos, dentro de

un horizonte que se inicia en julio pasado hasta finales, de 1979. Pretende también distribuir

equitativamente los costes entre los diversos grupos sociales e intenta conseguir que el sistema económico

se ajuste a tas exigencias de una economía de mercado. Las acciones que se acometerán serán: políticas

monetarias y financieras de actuación a corto plazo y reformas más profundas para que la economía

adquiera la flexibilidad necesaria para superar las dificultades actuales.

1. La corrección de los desequilibrios básicos

a] Objetivos respecto a la inflación. Consiste en conseguir que los precios al consumo pasen del 25 por

100 en 1977 al 22 por 100 en 1978 y al 12 por 100 en 1979. Estos ritmos de crecimiento medio en el año,

implican tasas de crecimiento durante el ejercicio [de diciembre a diciembre) del 30 por 100 en

1977, 15 por 100 en 1978 y 10 por 100 en 1979. En precios, los objetivos para e| 78 condicionarán un

crecimiento salarial que no deberá aumentar más que los precios, es decir, 22 por 100 anual. La

desaceleración del crecimiento salarial deberá obtenerse por negociación directa empresarios

trabajadores, el sistema de imposición directa reducirá la renta familiar y propiciará la reducción del

consumo privado. Para 1979 e] crecimiento salarial se fija en un 15 por 100, que permitirá garantizar el

poder adquisitivo de los trabajadores, pues el aumento de los precios se establece en el 12 por 100.

b) Objetivos respecto al déficit exterior.—Se pretende reducir el déficit por cuente corriente en ai menos

600 millones de dólares, de manera que se sitúe en 2.800 millones de dólares para 1978, y en cifras más

reducidas para el 79. Las exportaciones deberán progresar a un ritmo muy superior al de los mercados

exteriores españoles, gracias al aumento de la competitividad, y al encarecimiento de fas compras

exteriores corno consecuencia de la devaluación.

c) * Objetivos respecto al empleo.— En 1978 aumentará el paro, pero a ritmo más reducido del que se

produciría de no aplicarse este plan. La aplicación de dicho plan prevé que el aumente de paro no supera

las cien mil personas y que en 1979 se habrá cambiado el signo de esta tendencia. La actuación contra el

paro será con mayores dotaciones al seguro de desempleo y con el incremento de las inversiones

estatales.

d) El horizonte temporal de actuación. £1 elemento fundamental de la recuperación será el sector

exterior. La desaceleración del crecimiento de los precios irá acompañada por un aumento del poder

adquisitivo. Ambas circunstancias mejorarán el clima general de la actividad económica a finales de 1978

y principios del 79. En consecuencia, la salida de la crisis puede iniciarse a mediados de 1978 y se

consolidará en 1979.

2. Distribución equitativa de los costes de la crisis y del saneamiento

El programa pretende alcanzar una distribución equitativa de los costes de la crisis, que se hará en un

triple ámbito: en el plano de las relaciones entre los perceptores de rentas elevadas y rentas reducidas; en

las relaciones entre el sector público y el privado; y en fas relaciones entre grandes, pequeñas y medianas

empresas.

En el primero de ellos se prevén dos tipos de acciones: actuaciones derivadas de la política fiscal y

actuación contra monopolios. La política fiscal será utilizada en sentido progresivo, con Ja reforma del

sistema impositivo, sobra todo el directo, mediante impuestos sobre la renta y el patrimonio. La lucha

contra los monopolios se acomete a través de la reforma del sistema financiero y de la política comercial.

Se prevén medidas que permitan la adecuada distribución del coste de la crisis entre el sector público y el

privado. En el ámbito empresarial, se articulará un conjunto de políticas para garantizar también la

participación en los sacrificios.

3. Adaptación del sistema económico a los patrones de la economía de mercado

El último objetivo de este programa es la adaptación del sistema económico español a uno de economía

de mercado socialmente avanzada, Jo que supone elevar el grado de competencia en muchos sectores

económicos y reformar e! sistema fiscal, el financiero y la Seguridad Social. Hay que separar las

actividades públicas y privadas y lograr un sector público eficaz, que impulse una distribución equitativa

de la renta entre todos los ciudadanos.

+ Las medidas del programa de saneamiento y reforma económica

El programa tiene dos vertientes: medidas preparatorias y el programa propiamente (ficho, que a su vez se

agrupan en medidas de saneamiento coyuntural, de distribución de los costes de la crisis y de mejoras en

los servidos públicos.

1. Las medidas preparatorias de! programa

Los medidas preparatorios del programa han tenido como objetivo primordial corregir tos desequilibrios

mas perentorios de Ja economía española, como el dotar a la política económica de tes Instumentos

necesarios para MI acción, reformando determinados aspectos del sistema tributario o financiero que

dificultaban mucho la aplicación eficaz de los mismos.

Los ámbitos en que se ha desenvuelto el conjunto de medidas preparatorias del programa son tres: el

sector exterior, con ta depreciación del tipo de cambio; el sistema Impositivo mediante la reforma

tributarla de urgencia, y el sistema financiero.

a) el afuste del tipo de cambio. El objetivo de fomentar el trasvase de recursos hada la exportación y ta

sustitución de Importaciones Inspiró la decisión del Gobierno de permitir la flotación realista de la peseta

el día 12 de julio. Desde el comienzo de 1977 hasta el día 10 de julio tas reservas de oro y divisas habían

descendido en unos 1.470 millones de dólares. La depredación de la peseta hizo que en Julio entraran 926

millones de dólares, 908 millones en agosto y a fin de año se estima que el deficit ¿» ta balanza de

pagos en cuenta corriente sea de 3.400 millones de dolares, frente a un déficit de 4.300 millones de

dólares «n 1976.

b) La reforma tributaria de urgencia. El grado de atraso e Ineficacia de ta estructura tributaria española

aconsejaba una rápida modernización de ta misma, que podía anticiparse mediante ta Introducción de

figuras Impositivas que permitieran de forma Inmediata orientar de modo diferente ta citada estructura

Impositiva. En el ámbito de ta reforma tributaria de urgencia, el Gobierno ha enviado a tas Cortes un

proyecto de ley en ei que se contienen alteraciones muy sustanciales del cuadro Impositivo. En otro

ámbito, ta administración tributarla ha sido reformada por ei Gobierno mediante ta potenciación de sus

efectivos personales y su estructura organizativa como paso previo a ta aplicación de tas medidas fiscales

contenidas en el programa de saneamiento.

c) La reforma Inicial del sistema financiero. Ha respondido a una triple finalidad: ei reforzamiento de

tos Instrumentos de la política monetaria al objeto de hacer mas eficiente su futura utilización, la

aproximación de los tipos de Interés a las condiciones de un mercado libre como requisito esencial de

mayor eficacia en el funcionamiento de los mercados financieros, y ta alteración profunda de algunas

características estructurales y de funcionamiento que mayores perturbaciones Introducían para la

aplicación posterior del programa de saneamiento y reforma económica.

2. Las medidas de saneamiento coyuntura]

El conjunto de medidos de saneamiento coyuntural que deberá adoptar el Gobierno para alcanzar los

objetivos previstos se articulan en un triple ámbito:

La política monetaria, ta política presupuestaria y ta política de rentas y predas.

a) Política presupuestarla. Se articula en una doble vertiente, política presupuestaria estatal y de ta

Seguridad Social.

• El presupuesto del Estado desempeñara un papel esencial en el proceso de ajuste de la economía

española. Habrá de conseguir durante 1978 y 1979 márgenes sufldentes para atender al gasto del Estado e

Incluso para absorber parte de ta financiación de la Seguridad Social, para que est aalfvto su presión

actual sobre tos costes empresariales.

Los compromisos del Gobierno en ma. torio de presupuestos del Estado y Tesoro son: no recurrir en 1977

al Banco de España financiando sus déficit en el exterior; los gastos del Estado en 1978 no podrán crecer

a mayor ritmo que el previsto en términos monetarios para el Producto Interior Bruto; tos gastos de

Inversión del Estado alcanzarán los 402.000 millones, de tos cuales 50.000 se destinaran a programas

concretos de mantenimiento del nivel de empleo; los ingresos estatales durante 1978 crecerán un 32 por

100; tas dotaciones al crédito oficial en exceso sobre tas emisiones de cédulas no superarán los 40.000

• El crecimiento salarial no podrá sobrepasar el 22 por 100

• Se concede prioridad a la construcción de viviendas para los más necesitados en 1978 y 1979 millones

en 1978; se emitirá deuda pública por importe máximo de otras 40.000 millones de pesetas; ta

financiación exterior del Tesoro en 1978 alcanzará tos 70.000 millones como máximo; la transferencia del

Estado a la Seguridad Social no podrá exceder en ese año de 100.000 millones.

• El presupuesto de ta Seguridad Sa cial se basará en los siguientes extremos: en 1977 y 1978 equilibrara

sus presupuestos contando sólo con las transferencias estatales de 30.000 y 100.000 millones,

respectivamente; los gastos de ta Seguridad Social en 1978 no podrán exceder en su crecimiento de los

niveles establecidos para el Estado, salvo en te relativo a tas transferencias por pensiones; los Ingresos

procedentes de tas cotizaciones no podrán crecer más de un 18 por 100 respecto a las cifras de 1977.

b) Política de precios y rentas. Constituye uno de tos Instrumentos esenciales del programa de

saneamiento y reforma económica En política de prados, el Gobierno se propone establecer un control

rígido durante un periodo de tiempo respecto a algunos productos que Influyen más directamente sobre el

consumo. Asimismo, el Gobierno pretende establecer una política de abastecimientos que Impida

manipulaciones de los mercados con repercusiones sobre el coste de ta vida. La política ´de precios

engarzará con ta de rentas. SI los empresarios y trabajadores siguen las normas marcadas, las empresas

encontrarán financiación adecuada a sus necesidades. Si se superan tos términos de referencia, se

provocarán tensiones financieras. Las tasas de crecimiento medio de la masa salarial previstas para 1978

y 1979 (el 22 por 100 y el 15 por 100, respectivamente) han de ser objeto de una corrección a ta baja

estimada en dos puntos a la hora de establecer tos referendas a que deberán ajustarse los términos de la

negociación salarial en dichos años. Las empresas que superen loé límites anteriores como consecuencia

de ta contratación salarial podrán aplicar un reajuste de plantillas de hasta un 5 por 100, con haremos de

Indemnización fijados por el Gobierno.

c} La política monetaria. Las medidas de saneamiento coyuntura! en el ámbito monetario que se

proponen se resumen en: crecimiento de tas disponibilidades líquidas en promedio para los últimos cuatro

meses de 1977 al 18,2 por 100, y en diciembre de ese año al 17 por 100; crecimiento de créditos de ta

Banca al sector privado entre fin de agosto y diciembre de 1977, a razón de un incremento medio de

setenta mU millones de pesetas mensuales; crecimiento del crédito de la Banca al sector privado durante

1978 a una tasa ligeramente superior al 17 par 100 anual; limitación del recurso neto público al sistema

crediticio a 46.000 millones de pesetas durante 1978; limitación del volumen de tas nuevas dotaciones al

crédito oficial a 190.000 millones de pesetas durante 1978. La distribución será: 40.000 millones para

corporaciones locales, otros 40,000 para créditos a ta exportación y tos otros 110.000 matones, para el

resto de tas atenciones.

3. Las medidas de distribución equitativa de los costes de la crisis y de mejora en la calidad de los

servicios públicos

o) Reforma fiscal. Se pretende que todos tos ciudadanos paguen equitativamente sus impuestos

eliminando «i fraude fiscal que caracteriza a ta sociedad española actual Una de tas medidas de ta reforma

fiscal es ta de alcanzar una mejor distribución da ta corta tributarla Al mismo tiempo prosigue alcanzar

mayores Ingresos para al Estado de modo que pueda cumplir con tas tareas que te corresponde en una

economía desarrollada y moderna. Los Impuestos básicos sorans

• Impuesto general sobre la renta de tes personas físicas.—Absorberá el actual sistema de Imposición de

producto a cuenta. Se ordenará de modo que constituya el Instrumento esencial´ que garantice ta

necesaria progresividad de ta distribución de la carga tributaria. Se establecerán mínimos exentos que

contemplen ta dimensión familiar y el nivel de renta disponible por el sujeto. Se tenderá a la promoción

del ahorro familiar.

• Impuesto general sobre la renta de las sociedades.—En el ámbito de este Impuesto se articularán los

Instrumentos adecuados para la aplicación de políticas fiscales a corto plazo. Deberá atender al

desarrollo de ta empresa cuidando ta Inversión productiva y ta creación de puestos de trabajo.

• impuesto sobre el volumen de ventas.—Se establecerá conforme al criterio de Imposición sobre el

valor añadido, con te que se evitaron tos graves distorsiones en ta estructura productiva. La Implantación

de un Impuesto sobre el valor añadido permitirá racionalizar el sistema de Imposición Indirecta

suprimiendo muchas de sus actuales figuras.

El sistema tributario se cerrará con un sistema de Impuestos de control y ta adecuada reforma de tas

restantes Impuestos, al objeto de que los mismos respondan al criterio de una adecuada asignación de

costos sociales o a principios de regulación económica Junto a ta reforma fiscal habrá una profunda

reforma del gasto publico, y en este aspecto, er Gobierno, para dar ejemplo, reducirá tos gastos que

supongan niveles de ostentación no compatibles con la austeridad necesaria.

b) Reforma de ta Seguridad Social. Los compromisos del Gobierno en este aspecto son: control directo

del gasto da la Seguridad Social antes del 31 de diciembre de 1977; establecimiento de mecanismos de

control de prestaciones con participación de las distintas fuerzas sociales antes del 30 de Junio da 1978;

transferencia del Estado a la Seguridad Social de 100.000 millones de pesetas en 1978; revisión del

cuadro vigente de cotizaciones conforme a las directrices presupuestarias expuestas antes del 30 de

noviembre de 1977; orientación financiera de la Seguridad Social en la línea Indicada para que ta

financiación estatal alcance un 20 por 100 del total de recursos disponibles por la misma en 1983.

c) Política educativa. Los compromisos que en este ámbito adquiere el Gobierno son. en resumen:

establecimiento de un orden de prioridades respecto al gasto educativo, atendiendo a ta EGB

• Se aportarán mayores dotaciones al seguro de y se incrementarán las inversiones estatales para combatir

el paro en primer lugar; a la preescolar, en segundo, y, finalmente, al Bachillerato unificado y a los

restantes niveles de enseñanza; revisión profunda de tos gastos educativos durante 1978 para acomodarlos

a tos anterioras criterios y conseguir que tos mismos beneficien especialmente a las clases más

necesitadas; programa de escolarización durante 1978 y 1979 conforme a ios objetivos y prioridades en

cuanto a creación de nuevas plazas.

d) Política de vivienda y urbanismo. El Gobierno adquiere tos siguientes compromisos en esta materia:

eliminación de obstáculos Institucionales y funcionales que se oponen a la agilización de los trámites para

la calificación del suelo, antes del 30 de Junto de 1978; promoción de adquisiciones de suelo urbano o

urbanizable por las corporaciones locales y otras Instituciones públicas para secesión temporal con

destino a ta construcción de viviendas para las clases más necesitadas; prioridad a la construcción de

viviendas para tos más necesitados en 1978 y 1979; nueva regulación de la fiscalidad de las plusvalías

inmobiliarias y de la Imposición sobre transmisiones de Inmuebles.

4. La mejora en la eficacia del sistema económico

El sistema económico español se concibe como un sistema organizado bajo

PACTO EN LA MONCLOA

los principios de libertad y respeto a la iniciativa privada, con estricta separación entre los sectores

privado y público. Son necesarias profundas reformas en el actual sistema económico español y el

Gobierno se compromete a llevarlas a término dentro del período de vigencia del actual programa

económico,

a) La reforma financiera. El Gobierno se compromete a los siguientes extremos: instrumentar un

mercado de bonos del Tesoro como elemento adicional de control de la liquidez antes del 31 de diciembre

de 1978; liberalizada!* completa de los tipos de interés antes del 30 de junio de 1979; se ajustarán los

tipos de rentabilidad de tas obligaciones y de los créditos especiales de Bancos y Cajas de Ahorros a las

de mercado, antes del 31 de diciembre de 1979; se implantará un sistema de aseguramiento de depósitos

antes del 31 de diciembre de 1977; el crédito oficia] se financiará al menos una tercera parte en ef

mercado libre antes del 31 de diciembre de 1979; se facilitará la creación de nuevos Bancos y la

liberalización completa en la creación de sucursales antes del 31 de diciembre de 1977; se regularán las

condiciones de disciplina bancaría y el cuadro sancionador, la inspección financiera y las normas de

distribución del crédito entre empresas grandes y empresas medianas y pequeñas, antes del 31 de

diciembre de 1977.

b) La política de empleo y relaciones laborales. El Gobierno adoptará, entre otras medidas, las

siguientes: libertad de despido con indemnización automática para los nuevos contratos de trabajo que se

formalicen a partir de! 1 de enero de 1978; reducción al 50 por 100 de las cuotas de la Seguridad Social

durante un período de doce meses por cada puesto de trabajo nuevo que se cree desde el 1 de enero de

1978 hasta el 31 de diciembre de 1979; adopción del estatuto del trabajador antes del 31 de diciembre de

1977; regulación de la acción sindical en la empresa antes de esa misma fecha; y regulación del derecho

da huelga tambien antes del 31 da diciembre proximo.

c) Las políticas sectoriales. Se exponen las directrices correspondientes a política agrícola, política

Industrial y de energía, y política comercial.

• Política agrícola.—Los compromisos inicíales del Gobierno se concretan en: presentación de un

proyecto de ley de reforma de desarrollo agrario que agilice los procedimientos expropíatenos por razón

de interés social, modifique los sistemas de financiación, establezca nuevas mecanismos de valoración y

oriente la actual regulación de comarcas agrarias, antes del 31 de diciembre de 1977; presentación de un

proyecto de ley de arrendamientos rústicos que establezca un equilibrio en las contraprestacfones

económicas a través de criterios equitativos para la revisión periódica de la renta, antes del 30 de junio de

1978; también antes de esa fecha, elaboración de un proyecto de ley sobre cooperativas agrícolas y

ganaderas y sobre sociedades de transformación agraria, favoreciendo la creación de asociaciones que

cubran todo el proceso productivo y puedan comercializar sus propios productos; aplicación de la vigente

ley de fincas manifiestamente mejorables, con carácter de urgencia, antes del 31 de diciembre de 1977;

elaboración de un pian de ordenación de cultivos en el que se establezcan ¡as necesidades en cuanto al

abastecimiento nacional y los instrumentos para el fomento de las exportaciones agrarias; finalmente, el

Gobierno comprometerá de modo global los precios de las distintas campanas para el presente ejercicio.

• Política industrial y de energía.—El Gobierno se compromete a poner en práctica: elaborar un plan de

ordenación industrial que contemple la necesaria reordenación de sectores productivos antes del 31

.de diciembre de 1978; formular un plan energético nacional que contemple integralmente los problemas

y soluciones de este sector y proponga los criterios de actuación pública al respecto, antes del 31 de

diciembre de 1977; elaborar un estatuto de la empresa pública y establecer un sistema de control de la

misma que garantice el servicio de teles empresas a los Intereses generales del país, antes del 30 de ¡unió

de 1978.

• Política comercial.—En este aspecto, los propósitos del Gobierno contenidos en el programa de

saneamiento y reforma económica, son: revisión de la estructura arancelaria vigente, antes del 31 de

diciembre de 1979; revisión del sistema de contingentes y de comercio establece antes del 30 de junio de

1978; elaboración de un proyecto de ley de régimen de control de cambio, también antes de esa fecha;

elaboración de un programa de reforma y modernización de las estructuras comerciales; potenciación de

los servicios de vigilancia y disciplina de los mercados.

La superación de la crisis.

El último capítulo del programa comienza indicando que los objetivos que el Gobierno se propone con

el mismo no podrán ser alcanzados si el país no toma conciencia de la gravedad da la situación, y sf

empresarios y trabajadores no sienten que el esfuerzo colectivo que se pide a la Nación es una llamada a

su responsabilidad individual, en tanto que ciudadanos de un país que construye la democracia en medio

de una crisis económica originada más allá de sus propias fronteras.

Si el programa de saneamiento y reforma económica se cumple en sus propios términos, 1979 puede ser

el punto de partida de una nueva etapa en e! crecimiento económico español. Superadas las tensiones que

han marcado el difícil tránsito hacia la democracia, la economía española puede recuperar el dinamismo

que le caracterizó en el pasado si este programa se lleva a término. Superada la etapa inicial de

crecimiento desequilibrado, y superados los años de ajuste al nuevo contexto interno e internacional,

puede iniciarse una etapa de crecimiento más equilibrado que lleve´ al país a un sistema industrial

moderno y hacia una sociedad más justa y deseable. El papel del Estado en esta sociedas habrá de

consistir en velar por la coherencia de los proyectos de los distintos agentes económicos de modo que se

garantice un crecimiento estable del poder adquisitivo de los ciudadanos y da los mercados para las

empresas, asi cerno una adecuada distribución de la renta y la riqueza y el suministro suficiente de bienes

públicos.

La pervivencia de la democracia en España depende en gran medida dé la posibilidad de construir un

orden económico justo y eficaz, y en el que las responsabilidades estén claramente delimitadas y

aceptadas por quienes deben asumirse. Ello significa que las empresas deberán desarrollarse en un

contexto que permita su normal funcionamiento, que los trabajadores deberán encontrar cauces adecuados

que permitan la expresión de sus reivindicaciones y deseos sin que ello signifique poner continuamente en

entredicho las normas sobre las que se asienta el sistema productivo, y que el Estado deberá asumir

eficazmente un papel de proveedor da servicios públicos de calidad y coste razonables, al tiempo que

garantizar una justa participación en la renta y riqueza nacionales a todos los ciudadanos. Si lademocracia

significa una disciplina libremente consentida para que la convivencía sea posible entre todos tos

ciudadanos, también debe significar, de manera concreta para cada uno de ellos, mejor educación para sus

hijos, mejor sanidad y mejor alojamiento.

El programa se propone sentar las bases de un sistema económico y social estable en que se vayan

reduciendo las tensiones heredadas del sistema anterior; de un sistema que, tejos de cerrar se al cambio, lo

propicie y I» acepte abiertamente; de un sistema que inicie (a marcha que lleva a las sociedades hacia la

madurez en todos los ámbitos de la vida comunitaria. «Es desde esa perspectiva y con tales horizontes —

finaliza el programa— desde donde se convoca ilusionadamente al pais al esfuerzo y sí sacrificio que su

pleno cumplimiento representa.»

 

< Volver