CC OO invitará a que se acepte     
 
 Diario 16.    13/10/1977.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

CC OO invitará a que se acepte

MADRID, 13 (DI6},—Comisiones Obreras invitará a los trabajadores a que se acepté el pacto de la

Moncloa si las palabras "reparto equitativo de la crisis" se llenan de contenido.

Estas palabras las. pronunciaron cinco miembros del Secretariado de CC OO —Camacho, Alonso, García

Salve y Giatan— en la rueda de prensa celebrada ayer como ampliación al contenido de la declaración del

secretariado.

Manifestaron taxativamente que de no producirse el reparto equitativo, Comisiones no estaría dispuesta a

que la clase obrera tuviera que soportar únicamente el peso de la crisis.

El pacto de la Moncloa, que no es pacto social encubierto, "es un hecho histórico, valioso para el país.

Existen puntos que deberían ser corregidos: topes salariales y despidos de ciertas empresas", añadieron.

Los dirigentes de Comisiones Obreras manifestaron que no era cierto que los intereses de la clase

trabajadora estuvieran en contra del interés general de la nación. ´´Si el país se hunde —dijo Camacho—

los trabajadores no iban a lograr nada positivo con ello, pero cuando el país estuviera boyante, la clase

obrera debería beneficiarse."

El pacto social —matizaron— reproduce el modelo anterior y sus defectos se vuelven a manifestar al

cabo de poco tiempo. El pacto político económico ataca en su- origen los verdaderos causantes de la crisis

económica y transforma por tanto, el modelo de crecimiento existente. El acuerdo de la Moncloa se

corresponde con el pacto político económico: favorece un reparto equitativo de las cargas y sacrificios e

introduce un avance progresista por cuanto comporta, si se cumple lo establecido en el punto tres, una

legislación de vanguardia para la actividad del trabajador en la empresa.

No es un pacto social

La oposición de las centrales — p u n tualizaron— al pactó social, que antess preconizaba el Gobierno,

obligó a la búsqueda de un acuerdo toas Justo en base a la Alternativa representada por la clase obrera.

Nuestras posturas de siempre —manifestaron— fueron que el Gobierno y loe partidos sentaran las bases

ale una cooperación clara en lo político. Ahora existen una serie de aspectos meramente sindicales que las

centrales deben tratar directamente. A cada uno corresponde un campo d e t entunado, pero ahora algunos

temas convergen en el interés de todos.

Los puntos a revisar —tope salarial y despidos en las empresas que rebasaran el 22 por 100— no

implicaban un enfrentamiento directo contra el pacto. Los sacrificios —dijeron— deben estar repartidos

equitativamente y hay algunos puntos úel acuerdo que desdicen de esta afirmación. Pensamos que debe

haber más moderación en los niveles económicos mas altos, porque al que está en paro no se le puede

pedir que no coma. Creemos —matizaron— que con este acuerdo se avanzó más en unos meses que

italianos y franceses en añafe.

 

< Volver