"Cumbre" de la Moncloa. 
 Oposición a la ley antiterrorista del Gobierno     
 
 Ya.    14/10/1977.  Página: 13. Páginas: 1. Párrafos: 13. 

NACIONAL

´´CUMBRE" DE LA MONCLOA

Oposición a la ley antiterrorista del Gobierno

Los partidos estiman que podría llevar a un "estado de excepción legal" • Pretenden garantizar

prioritariamente el ejercicio de las libertades públicas

El martes se abordará la elaboración de una nueva ley de Orden Público • Trabajo intensivo dé la

Comisión de Economía para iniciar el programa común

IA segunda fase de la "cumbre" ,*e convirtió ayer en la Moncloa en una nueva exposición política de

todos y cada uno de los Srupos parlamentarios, una toma e postura ideológica ante do» conceptos:

libertad y poder. El proyecto ¡presentado por el Gobierno, p^r ello, apenas fue estudiado en una "primera

lectura", sin llegarse a ningún acuerdo, salvo la Consideración de entender las libertades públicas como

objetivo prioritario. Los grupos—en las declaraciones posteriores de sus portavoces—mostraron

unanimidad en el concepto de "defensa de la democracia, pero mostraron fuertes recelos ante las

consecuencias que podrían derivarse de ia ley antíterrorista propuesta por el Gabinete, que podría

conducir, según medios parlamentarios, a un estado de excepción avalado por el consenso general, algo a

lo que la izquierda no parece en absoluto dispuesta.

Las opiniones generalizadas de loa portavoces, a excepción de la expresada por Manuel Fraga, señalaron

que el primer paso a tomar debe consistir en consolidar legislativamente la defensa de tas libertades

públicas y luego defender esa libertad contra los que atacan la convivencia, en palabra* de Verde Aldea.

El clima general de la reunión fue expregado gráficamente por Santiago Gárrulo: "Todos coincidimos en

que hace falta defender la democracia, pero aún no a e ha visto cómo. Ese es otro tema."

Felipe González ratificó la postura de la oposición a la izquierda de UCD: "Lo primero es garantizar las

libertades públicas, con una nueva ordenación de orden público. Dentro de ella también pueden entrar las

reservas contra los que tratan de atacar la íroemen. Los grupos parecen haber apuntado una intención

común—a excepción de AP—de englobar el proyecto de UCD dentro de una ley—orden público—que

suponga el definitivo desmantelamiento de la legislación franquista y una garantía para el desarrollo de la

vida democrática. De momento, han frenado los planea del Gobierno. Y sa presumen doa nuevas

ofensivas para el martes, consistentes en "disminuir" el rango da la ley antiterrorista a un simple capítulo

dentro de la nueva legislación sobre orden público y exigir para la aceptación de las tesia del Gobierno—

calificado de "estado de excepción legal"—la anterior sustitución de los responsables del Ministerio del

Interior, en especial Martín Villa. Esta ofensiva no fue ayer desmentida ni ratificada por loa líderes de los

partidos en la Moncloa.

Aceleración de la legislación democrática

Sin embargo, una vez se supero 1« principal diferencia el consenso en la elaboración de la nueva

legislación democrática es general y provocará que—e partir del martes—el "programa común" de

política experimente una importante aceleración. Sólo queda, de hecho, un escollo formal: encontrar la

vía para preservar el protagonismo de las Cortes, aspecto en el que los socialistas han insistido

especialmente.

La transformación del estatuto de la radio y televisión nacionales también fue intensamente debatida, y el

primer acuerdo sobre el tema puede quedar concluido el mismo martes. Todos los partidos aceptan un

controi parlamentario y una solución que evita tanto la privatización de los inedias como su supresión,

según afirmó Felipe González.

Otros temas enunciados a lo largo de la reunión versaron sobre la reforma de] Código Pena], para llegar a

las despenalización de determinadas conductas todavía ilegales; estudios sobre la anticorrupción

administrativa; estudios sobre la ´Situación de la mujer y profundizaron sobre la legislación de delitos

económicos. Todos ellos serán debatidos en profundidad en reuniones de expertos posteriores a la nueva

convocatoria del martes.

Primero, garantizar la libertad

A pesar de las ostensibles divergencia» entre los partidos asistentes, las impresiones recogidas en el

palacio de la Moncloa revelaron un estado general de optimismo y una unanimidad en considerar el

"programa común"

como una vía para consolidar la democracia y ofrecer una respuesta a los problemas actuales. En ese

sentido, el profesor Tierno señaló: "Mientras existan situaciones de emergencia y peligro, el país requiere

ante todo participación y colaboración." De la tónica general sólo escapó el secretario general de AP,

Manuel Fraga, al declarar que en la exposición de las propuestas políticas de cada partido el acuerdo se

hacía imposible, y que Alianza sólo está dispuesta a participar en sesiones donde se debatan "dos o tres

problemas concretos", para que los demás se´an debatidos en las Cortes. Fraga añadió también que el

objetivo prioritario debería centrarse en lograr una "democracia fuerte, la única que puede sostenerse. No

es el momento para debilitarnos más". Como método de trabajo para el futuro, los asistentes decidieron

—en palabras del profesor Tierno—que el Gobierno actúe como secretario, proponiendo los temas en los

que previamente se llegue a un consenso

La prioridad en el estudio que el martes desarrollen sobre fas normativas de orden público y lucha contra

e! terrorismo quedó de algún modo expuesta en unas palabras de Felipe González "Indudablemente hace

falta defender la democracia, pero cuando aún no se ha establecido ia garantía de las libertades publicas

no es el momento de plantearse aún las formas de lucha contria quienes atenten frente • la democracia."

La expresión resume la postura de la oposicion frente ai Gobierno.

Confianza en la política económica

La Comisión General de Eco» nomía—que ayer quedó constituida en la reunión paralela— arrojó un

índice evídentemente mayor de coincidencias en lo» objetivos a conseguir y la metodología de trabajo.

Las comision nes prevén un fuerte ritmo y la confianza en el éxito del prógrama emprendido es común.

El obstáculo más fuerte par» la plena aceptación del prograna* —los protagonistas de las fuerzas del

trabajo—puede quedar resuelto en breve, tras las reiteradas propuestas del PSOE y PCE ante el propio

presidente del Gobierno, pura convocar, reuniones tripartitas entre empresarios, centrales y

Administración, paralelas a las que ahora s« desarrollan. Ramón Tamames reconoció ayer la

"congruencia" d«l paquete propuesto y el cambia de política dei Gobierno desd« junio, toda vez que ha

cedida al equilibrar los índices de aumentos previstos -de precios y salarios. La reunión, de producirse,

puede provocar el definitivo acuerdo común e iniciar la marcha, por fin, del programa df| urgencia.

 

< Volver