La CSUT se opone al Pacto de la Moncloa     
 
 Diario 16.    20/10/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 13. 

La CSUT se opone al Pacto de la Moncloa

El Pacto beneficia al gran capital

El Pacto de la Moncloa ratifica el conjunto de medidas económicas del Gobierno, por cuanto establece el

tope de aumento salaria! en un 22% para el año 1.978 mientras el índice de aumento del coste de la vida

para este año se cifra en un 30% y, por tanto, los miles de conventos que van a negociarse ahora no

podrán alcanzar la nivelación de salarios que permita mantener su poder adquisitivo, tan deteriorado por

la inflación galopante; no establece tampoco ningún control democrático del índice del coste de la vida

que permita a los Sindicatos conocer su aumento real.

No se toma ninguna medida eficaz para mitigar el paro, ni de protección a la pequeña y mediana empresa;

por el contrario,.se plantea "un menor crecimiento" de las cuotas de la Seguridad Social, es decir, que

éstas van a seguir aumentando indiscriminadamente, tanto para los pequeños y medianos empresarios

coreo para los grandes monopolios. Pero, esas medidas de "protección", mediante un aumento menor de

los impuestos, quedarán sin efecto para aquellos empresarios que no aumenten los salarios hasta el 22%;

teniendo en cuenta que quienes pueden pagar sin problemas esos aumentos son los grandes monopolios y

empresas; serán estos los que se verán beneficiados por dichas medidas de protección y no los pequeños y

medianos empresarios, a quienes la crisis les dificulta aumentar los salarios y, por tanto, les aumentarán

más los descuentos que a los grandes.

En la Moncloa se acordó mantener vigente la restricción de los créditos, con lo que sigue perjudicándose

a la pequeña y mediana empresa ski abordarse una política de ayuda a la misma y, por tanto, sin dar

solución a ios expedientes de crisis que cada día proliferan más.

No hay un reparto equitativo cíe las cargas de la crisis

No sólo eso, sino que además se facilitan los despidos a los grandes capitalistas, mediante una medida que

autoriza a reducir el 5% de la plantilla en aquellas empresas que paguen aumentos superiores al 22% de

tope impuesto.

El campo continuará manteniéndose en el olvido. Ni palabra de la venta garantizada de sus productos, ni

de precios justos para ellos, ni de ayuda mediante créditos, ni de poner en cultive las tierras sin cultivar.

En definitiva, el Pacto de la Moncloa significa, ni más ni menos, que la aceptación, por los partidos

políticos que lo han suscrito, del programa económico del Gobierno con ligeras variantes: la fijación del

tope de aumento salarial en. el 22% en lugar del 19% propuesto al principio por el Gobierno, y por otro

lado, la concreción del dinero destinada al seguro de desempleo en 60,000 millones de pesetas, cifra que

no llega a cubrir dicho subsidio más que a unos 270.000 parados durante un año a razón del salario

mínimo.

Las medidas aprobadas no representan un reparto equitativo de las cargas de la crisis económica, sino que

van en detrimento de los trabajadores, los campesinos y la pequeña y mediana empresa, mientras

benefician descaradamente a los sectores financieros, al gran capital y a la banca.

Existe una alternativa de solución ala crisis económica que no es el Pacto de la Moncloa, ésta es la que

propone la CSUT: un plan económico posible, realista, sensato y que de verdad plantea un reparto

equitativo de las cargas de ésta.

Es necesaria una actitud valiente y responsable

La CSUT no se plegará a los chantajes del gran capital, continuará luchando por mantener el poder

adquisitivo de nuestros salarios exigiendo ahora un 30% de aumento, mantendrá sus exigencias de salario

mínimo, pensiones dignas, de ayuda a la pequeña y mediana empresa para evitar los expedientes de crisis,

continuará luchando por una reforma fiscal que permita obtener los fondos para realizar este programa.

El egoísmo y la irresponsabilidad del gran capital al no querer renunciar a ninguno de sus privilegios ni

ceder el mínimo en aumentar sus fabulosos negocios, es un grave peligro para todo el país la cobardía y

claudicación de algunas fuerzas políticas y sindicales puede empeorar aún más la situación al colaborar

con el gran capital. Resulta sorprendente que nos hablen de "mantener la paz social" quienes en la

práctica sellan un pacto que supone una auténtica declaración de guerra a la mayoría de la población.

Solamente una actitud valiente, responsable y decidida de los trabajadores puede evitarle al país los

grandes males que se le avecinan en caso de que se aplique este pacto.

Sólo un programa coherente y responsable como el que nosotros ofrecemos, que tiene en cuenta a la hora

de repartir las cargas de la crisis a todos los sectores sociales, es el que cabe ante la actual situación

económica, que es en efecto muy grave.

La CSUT propone la acción decidida y responsable de los trabajadores junto con los pequeños y

medianos empresarios y los campesinos, que cree las condiciones para ejercer la presión necesaria que

obligue al gran capital a aceptar un programa de soluciones cargando con la parte de sacrificios que le

corresponda.

Madrid, 17 de Octubre de 1.977 SECRETARIA CONFEDERAL DE LA CSUT

 

< Volver