Autor: Orosa, José Luis. 
 Pacto en la Moncloa: El Gobierno y los partidos llegaron a un acuerdo sobre el programa económico. 
 Un plan de austeridad para salir de la crisis  :   
 Urgentes medidas de equilibrio y otras reformas profundas. 
 Informaciones.    22/10/1977.  Página: 1-3. Páginas: 3. Párrafos: 25. 

Pacto en la Moncloa: El Gobierno y los partidos llegaron a un acuerdo sobre el programa económico

Un plan de austeridad para salir de la crisis

URGENTES MEDIDAS DE EQUILIBRIO Y OTRAS DE REFORMAS PROFUNDAS

LA RUBRICA FORMAL DE LOS «PACTOS DE LA MONCLOA» TENDRÁN LUGAR EL

PRÓXIMO MARTES

ANTES, EL GOBIERNO SE REUNIRÁ CON EMPRESARIOS Y SINDICALES SE CONFIRMA LA

CONGELACIÓN DE LAS RENTAS SALARIALES EN EL 22 POR 100

El Gobierno y todos los partidos políticos con representación parlamentaria llegaron ayer por la noche,

después de dos semanas de intensas negociaciones en la Moncloa, a un completo acuerdo en materia

económica, dirigido a equilibrar la economía española a corto plazo y a realizar profundas reformas que la

encaucen hacia un futuro de progreso. En el terreno político, el acuerdo no ha sido total, porque Alianza

Popular no respalda las reformas de orden público, que sí han obtenido el consenso de los demás partidos

políticos. Tanto el plan económico como el político serán sometidos a las Cortes, donde se prevé Que se-

rán aprobados sin dificultad.

En el contenido del programa económico, que publicamos íntegro en páginas interiores, cabe destacar que

se mantienen ios dos pilares fundamentales del programa elaborado por el vicepresidente para Asuntos

Económicos en lo relativo al control de las rentas salariales y de la política monetaria que conlleva

también una limitación y ejemplaridad de los gastos del Estado y de la Seguridad Social. Se trata, el

definitiva, de un plan de austeridad para salir de la crisis económica y robustecer la, por ahora, frágil

política social. A cambio de ello, se han hecho evidentes concesiones en los capítulos relativos a las

políticas sectoriales. Estas actuaciones abarcan los sectores de educación, urbanismo y vivienda, control y

vigilancia de la Seguridad Social, ordenación de cultivos agrarios, reestructuración del sector agrario y

pesquero. El primero, mediante la presentación a las Cortes de una ley de Reforma y Desarrollo Agrario,

y el segundo, con la elaboración de un plan que abarcará todos los aspectos de la política pesquera.

También, dentro de las políticas sectoriales, se destacan las relativas a la reforma y modernización de las

estructuras comerciales y la política energética y Estatuto de la empresa pública.

EL MARTES, LA FIRMA

El próximo martes, a las dos de la tarde, retransmitido en directo por Televisión Española, los líderes de

los partidos políticos firmarán en el palacio de la Moncloa el documento económico. Antes,

probablemente el lunes, el Gobierno convocará a las centrales sindicales y a las organizaciones

empresariales para darles cuenta del desarrollo de las negociaciones y del contenido del pacto económico.

Anoche, al término de la reunión, el presidente del Gobierno, don Adolfo Suárez, manifestó que se sentía

muy satisfecho y que «con los acuerdos alcanzados España saldrá de la crisis actual».

El vicepresidente del Gobierno para Asuntos Económicos, señor Puentes Quintana, leyó un documento

sotare la negociación entre los partidos y el Gobierno con los objetivos y conclusiones básicos del pacto.

ALIANZA POPULAR NO SUSCRIBIÓ EL PACTO POLÍTICO EN MATERIA DE ORDEN PUBLICO

El Gobierno y los partidos sellaron el mutuo compromiso económico y político

MADRID, 22 (INFORMACIONES, por José Luis Orosa).

HACIA las diez de la noche de ayer, el Gobierno y los partidos políticos con representación parlamentaria

concluyeron definitivamente la «cumbre» de la Moncloa con pleno consenso sobre las medidas

económicas y el «paquete» de reformas políticas. Alianza Popular ha sido el único grupo parlamentario

que no ha querido suscribir el «pacto político» —todavía no redactado—, aunque sus discrepancias

esenciales sólo se centran sobre la reforma de la normativa vigente en materia de orden público. La

rúbrica formal de los dos pactos, el político y el económico, tendrá lugar el próximo martes en la

Moncloa, alrededor de las catorce horas. Hasta esa fecha —probablemente el lunes—, el Gobierno se

reunirá conjuntamente con empresarios y centrales sindicales para darles cuenta detallada de las medidas

económicas. No se trata, según parece, de una negociación más, sino de proporcionar información sobre

un pacto ya concluido. Eso parece desprenderse del escaso tiempo que resta para la firma de los acuerdos

y de las declaraciones que ayer tarde hicieron en el palacio de la Moncloa los ministros señores Abril

Martorell y Fernández Ordóñez.

SUAREZ: "ESPAÑA SALDRÁ DE LA CRISIS"

Con rostro cansado, el presidente del Gobierno, don Adolfo Suárez, fue abordado por los periodistas

cuando se escabullía rápidamente hacia su residencia privada. "Me siento muy satisfecho", declaró. El

señor Suárez añadió que con los acuerdos obtenidos "España saldrá de la actual crisis". El jefe del

Gobierno manifestó también su agradecimiento a todos los que habían participado en esta labor conjunta,

"desde la perspectiva del interés nacional" para "consolidar la democracia y colocar al país en una

situación más justa y deseable". Acerca de cómo se iban a tramitar en las Cortes estos acuerdos y si se va

a acudir al procedimiento de urgencia, el señor Suárez respondió negativamente, en el sentido de que, en

su caso, cada proyecto de ley se tramitarla a través de su comisión correspondiente y por los cauces

legalmente previstos. Cuando se le preguntó si esperada algún "jarro de agua fría" resultante de las

reuniones que mantendrá el Gobierno con las patronales y centrales sindicales, respondió que no lo

esperaba. Al ser interrogado sobre una "crisis de Gobierno", don Adolfo Suárez contestó así: "¿Qué

crisis?"

EL «PACTO ECONÓMICO»

Al final de la reunión de ayer, el vicepresidente segundo del Gobierno para Asuntos Económicos,

profesor Fuentes Quintana —que se mostró satisfecho y rechazó los rumores sobre su dimisión—, dio

lectura a una declaración ¡sobre el "acuerdo económico", resumido en 40 folios, que no se quiso facilitar a

los informadores en función de la necesidad de que antes fuese conocido por los empresarios y las

centrales sindicales. Sin embargo, Europa Press, de madrugada, filtró el texto completo de tal acuerdo. Se

había facilitado, no obstante, en la Moricloa un resumen de dos folios y medio sobre tal documento,

resumen que, en realidad, no añade nada al primitivo documento de 101 folios conocido desde hace días.

En la declaración citada, el señor Fuentes Quintana dio fe del acuerdo que sobre el programa económico

se había alcanzado entre "todos los partidos políticos con representación parlamentaria presentes en la

reunión celebrada en la Mondos". "En dicho acuerdo —continuó— se contemplan, además de las medidas

de saneamiento económico, las necesarias reformas que deben realizarse para encauzar nuestra economía

y sociedad hacia un futuro de libertad y progreso."

"Los asistentes a la reunión —agregó el vicepresidente del Gobierno— han decidido que el texto del

acuerdo, suscrito conjuntamente por todos, se presente en las Cortes, produciéndose en el transcurso de la

sesión que se convoque al efecto las intervenciones de los distintos partidos cor su correspondiente

explicación sobre la firma del acuerdo. Esta sesión se realizará, con independencia de que las

disposiciones con carácter de ley que sea considerado necesario incluir en el acuerdo y cuyos criterios

generales se contienen en el mismo, se vayan considerando por las Cortes en el normal desarrollo de sus

trabajos dentro del marco reglamentario establecido."

El texto de la declaración terminaba diciendo que "los representantes de los partidos políticos presentes,

en relación con el acuerdo, han recomendado que el Gobierno convoque a los sindicatos y organizaciones

empresaríales de ámbito nacional más significativos en este momento".

El documento de 40 folios que la comisión económica general había terminado de perfilar a primeras

horas de la tarde de ayer —-sin que, según el señor López Rodó, se hubiesen producido grandes

discusiones en su elaboración, aunque sí bastantes correcciones—, termina diciendo: "Los representantes

del Gobierno y de los partidos políticos con representación parlamentaria entienden que, si las acciones

expuestas se cumplen, señalarán el punto de partida para la superación de la actual crisis económica."

Según el resumen facilitado ayer en la Moncloa, "ambas partes —Gobierno y grupos de oposición—

manifiestan en el escrito su preocupación unánime ante la situación y su deseo de afrontar y resolver

constructivamente los problemas existentes, en un clima de cooperación responsable que contribuya a la

consolidación de la democracia".

LIMITACIÓN DE CRECIMIENTO DE LA OFERTA MONETARIA

"Para ello, y sin detrimento de las competencias de las Cortes, Gobierno y partidos políticos con

representación parlamentaría —continúa el resumen— han convenido en la necesidad de llévar a cabo

acciones dirigidas a equilibrar la economía con actuaciones a corto plazo, por un lado, y de otro, a realizar

las importantes reformas capaces de encauzar la sociedad española hacia un futuro de libertad y progreso.

Para corregir los desequilibrios básicos de la economía española, se persigue obtener una reducción

gradual, pero enérgica, de la tasa de inflación como pieza clave en las dificultades actuales de la

economía española, en cuanto factor básico de generación de paro y obstáculo fundamental al

restablecimiento de las cuentas exteriores. Para ello se limitará el crecimiento de la oferta monetaria al 17

por 100 en 1978 y se limitarán estrictamente los gastos corrientes del Estado, de tal forma que no corran

más deprisa que el conjunto de los gastos de la economía."

REFORMA FISCAL Y LUCHA CONTRA EL FARO

"Se repartirá equitativamente el peso del ajuste. En primer lugar, entre las diferentes categorías de renta,

gracias a una reforma fiscal que haga recaer el peso de los impuestos sobre las categorías de renta más

elevadas. En segundo término, protegiendo las categorías especiales de menor poder de negociación, es

decir, pensionistas y parados. Para los primeros se prevé un aumento global de pensiones del 30 por 100

en 1978; para los segundos, aparte de los problemas específicos de inversión estatal destinados a crear

nuevos puestos de trabajo, se prevén unas transferencias de 60.000 millones de pesetas de la Seguridad

Social, destinadas específicamente al Seguro de Desempleo.

A pesar de la magnitud de los gastos destinados a luchar contra el paro, el presupuesto del Estado para

1978 se cerrará con un déficit de 73.000 millones, análogo al de 1977. Las cotizaciones a la Seguridad

Social deberán crecer cuatro puntos por debajo del crecimiento previsto de los salarios, con objeto de

aligerar los costes de las empresas. Pese a ello, la Seguridad Social deberá cerrar su ejercicio de 1978 en

equilibrio."

SALARIOS

"En lo que se refiere a los salarios, se pretende obtener que el poder adquisitivo de los mismos no se

deteriore durante 1977 y 1978. La masa salarial no deberá crecer más de un 20 por 100 —o un 22 por

100, comprendidos los aumentos por antigüedad y ascensos—, con un tratamiento más favorable de los

salarios más bajos. Este crecimiento es el mismo que se prevé en promedio anual, durante 1878 para los

precios, lo cual significa que su ritmo de crecimiento pasará del 30 por 100 a finales de 1977 al 15 por

100 al finales de 1978.

Para garantizar el cumplimiento de las normas sobre salarios, el Estado retirará sus subvenciones o

ayudas a las empresas que acuerden aumentos superiores a esta cifra. Por. otra parte, se autorizará, en su

caso, la reducción de la plantilla hasta en un 5 por 100 de sus efectivos en aquellas empresas en que se

supere el nivel antes indicado del 22 por 100, siempre que dichos incrementos sean consecuencia de las

demandas sindicales."

TRANSFORMACIONES A LARGO PLAZO

"Al mismo tiempo que se acomete el saneamiento a corto plazo de la economía, se pretende iniciar una

serie de transformaciones de fondo que, al mismo tiempo que permiten un mayor grado de participación

social, logren mejorar la calidad de los servicios públicos y hagan más transparente el funcionamiento de

nuestro sistema económico. Estas transformaciones se refieren al sistema impositivo, que se está

revisando con un criterio esencial de justicia distributiva; a la Seguridad Social, en cuya gestión

participarán los sindicatos y las organizaciones empresariales; al sistema educativo, con la creación en

1978 de 400.000 plazas de E. G. B., 200.000 en educación preescolar, y 100000, en B. U. P. a la vivienda,

con medidas destinadas a frenar la especulación sobre el suelo y la creación de un amplio mercado

hipotecario; a la política agrícola, pesquera y de comercialización, y a la política industrial, cuyo

elemento principal es un plan energético que pretende corregir uno de los más graves problemas con los

que se enfrenta la economía española. También se promulgará un Estatuto que defina el lugar de la

empresa pública en la economía española."

Don Francisco Fernández Ordóñez, ministro de Hacienda, manifestó al final de la reunión que se había

«conseguido algo que probablemente no tiene precedentes, desde el punto de vista de su importancia, en

nuestro país en mucho tiempo». «Se ha llegado a un nivel de consenso en las fórmulas —agregó— para

afrontar la gravísima situación económica, quedando demostrado un grado de madurez y de responsa-

bilidad de las fuerzas políticas españolas muy importante.»

OPINAN LOS DIRIGENTES POLÍTICOS

• Don MANUEL FRAGA IRIBARNE, secretario general de Alianza Popular, leyó ante los periodista» un

texto en el que resume las posiciones de su partido sobre el pacto económico y el documento político:

«Alianza Popular —dijo—, como ya anunciamos al final de la pasada reunión, ha mantenido dos

actitudes diferentes, en cuanto al acuerdo económico y al acuerdo político. En el primero, creemos haber

contribuido de modo eficaz a la redacción y perfeccionamiento del documento, en el cual, a pesar de

diferencias parciales, somos plenamente participantes. Con dos reservas: la primera, a favor de la plena

competencia de las Cortes sobre las medidas concretas, y la segunda, sobre la necesidad de consultas

efectivas inmediatas a las agrupaciones de empresarios y a los sindicatos.» «Quede bien entendido

igualmente —añadió el señor Fraga— que esta conformidad no supone un cheque en blanco al Gobierno,

que sigue siendo plenamente responsable de los resultados, ni que hayan desaparecido nuestras dudas de

que, sin mayor sensación de autoridad, orden y ley, se puede pedir a los empresarios e inversores la

confianza, que es la clave de toda recuperación económica."

«En cuanto al documento político —finalizó el señor Fraga—, hemos decidido, pura y simplemente, no

suscribirlo, sin perjuicio de confirmar nuestro consenso al principio de crear un órgano de control y

reforma da los medios de comunicación social del Estado (radio, televisión, Prensa).»

Hubiéramos estado también dispuestos a un consenso en materia de orden público, pero nos hemos

encontrado con que, lejos de fortalecer las leyes y los órganos que lo defienden, se trata, en parte, de

desmantelarlos aún más. éo hemos opuesto al conjunto de las propuestas al respecto, en particular a

algunas de ellas relativas a la organización de las fuerzas de orden público, y en particular a la Guardia

Civil, una de las instituciones más importantes de nuestro país. Hemos exigido una acción mas enérgica

contra el terrorismo, con medidas realistas y eficaces.»

«En los demás temas, entendemos que el Gobierno debe asumir su plena responsabilidad, respetando las

opciones legítimas de los demás grupos en el Parlamento.»

Por su parte, el secretario general del Partido Socialista Obrero Español, don FELIPE GONZÁLEZ,

manifestó, a su salida de la reunión de la Moncloa: «El resultado de las conversado, nes ha sido

satisfactorio y aceptables los acuerdos adoptados, ya que el P.S.OE. ha tenido las contrapartidas justas.»

Añadió que «si el Gobierno fuera P.S.O.E. y no U.C.D., los resultados no hubieran sido iguales... De to-

dos modos, son aceptables».

El secretario general del Partido Comunista de España, don SANTIAGO CARRILLO, dijo: .Hoy es un

día importante para el país. Hemos llegado a un acuerdo sobre la política económica que hay que realizar

en este próximo año y medio para sacar al país de la crisis. Los partidos han puesto, por encima de sus

intereses, a España. Creo que, además, el acuerdo es satisfactorio para todos, el más satisfactorio posible.

Me parece que hoy, y no solamente hoy, en todos estos días, hemos trabajado" bien. El pueblo español —

finalizó— debe estar satisfecho de sus representantes.»

• Por la Unión de Centro Democrático, don JOSÉ PEDRO PÉREZ-LLORCA manifestó: «Una reí

firmados los documentos que re-recogen los acuerdos de la Moncloa, pasarán a las Cortes.» Agregó que

«el documento (económico) en sí no entrará ni como proposición ni como proyecto de ley, sino como una

proposición no de ley o una resolución... Se trata de un documento que ya llega a las Cortes con la firma

de todos los grupos parlamentarios, y habrá un debate, una intervención del Gobierno, probablemente,

presentándolo. Luego habrá una explicación de voto por parte de cada grupo». El señor Pérez-Llorca

precisó que las medidas de desarrollo del Plan económico son: unas, de rango de ley; otras, de simple

decreto, y otras, de orden ministerial.

• Finalmente, el líder de Convergencia Democrática de Cataluña, JORDI PUJOL, manifestó que

España, «sin estos acuerdos, podría caer en una situación peligrosa».

• El P.N.V. se ha reservado su voto en materia de orden público.

 

< Volver