En la España democrática. 
 La agricultura se dividirá en dos     
 
 Diario 16.    17/03/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

En la España democrática

La agricultura se dividirá en dos

MADRID, 17 (D16) - La nueva política agraria de la España democrática planteará dos bloques

diferenciados de regiones, según el profesor Alcaide. La división estará marcada por una diagonal que

dividirá el mapa desde Asturias a Alicante, pasando por Madrid.

El sector superior será centralista, con un alto nivel de vida y una gran Industrialización. Su política no

será agraria esencialmente.

El segundo bloque lo formaría la parte sur de la diagonal: Andalucía, la Mancha y Extremadura, sobre

todo. Su situación económica y social seguirá depauperada.

Asimismo habrá una gran diferencia política en cuanto a las zonas donde la propiedad está muy

distribuida, como Galicia, León y Castilla. Las futuras tendencias políticas serán aquí liberales y apoyarán

las nacionalidades. Un ejemplo: la guerra de las tractores. La otra zona la integra la gran concentración de

propiedad agraria: Andalucía, la Mancha y Extremadura. Políticamente serán centralistas y

conservadoras. Otro ejemplo: la marcha del aceite en Jaén, con los grandes terratenientes a la cabeza.

En consecuencia, para llegar a una política de rentas equilibrada es necesario la institucionalización de las

regiones y llevar una política de descentralización administrativa. Principalmente del IBYDA (Instituto de

Reforma y Desarrollo Agrario) y del ICONA (Instituto para la Conservación de la Naturaleza). Todo ello

acompañado de una economía mixta que coordine la iniciativa privada con la Administración.

La CEE, centralista

"La aplicación de las normas directivas de la CEE (Comunidad Económica Europea) en materia de

reforma de estructuras no favorece excesivamente a la regionalización agraria." Así se expresó el profesor

Giuseppe Barbero, de la Universidad italiana de Siena, que fue el conferenciante invitado. Asimismo, el

doctor Barbero dijo que la CEE beneficia solamente "a las grandes empresas, dejando indiferentes a las

medianas.

El conferenciante añadió que "el retraso de la descentralización regional se debe más bien a razones

políticas: el miedo de modificar los equilibrios políticos centrales con gobiernos regionales más

homogéneos. En efecto, la descentralización sólo es abordada por gobiernos de centro-izquierda".

 

< Volver