Agredido un militante por tres de sus correligionarios. 
 Estalló la guerra en el PCE (m-l)     
 
 Diario 16.    12/02/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Agredido un militante por tres de sus correligionarios

Estalló la guerra en el PCE (m-l)

Madrid - Vicente Pérez Plaza, militante del PCE (m-l), sufrió ayer tarde una fuerte agresión, en plena

Gran Vía, ejercida por tres miembros de su propio partido.

Pérez Plaza, a quien se le apreciaban los seis puntos en la cabeza, reveló a DIA-RIO 16 quiénes fueron los

autores del hecho: «Francisco Bodín, Bernardo García y Pablo Mayoral, que iban con barras y armas

blancas, se lanzaron sobre mí, abriéndome la cabeza. Yo, en principio, me defendí como pude, pero

lograron escapar.»

La Policía, que llegó veinte minutos después de sucedidos los hechos, a instancias de un testigo, localizó

el coche que dejaron los asaltantes.

Pérez Plaza y otros miembros de su partido presentaron denuncia en el Juzgado de Guardia.

«Estos tres individuos - matizó Pérez Plaza - forman parte de la camarilla violenta, dogmática y ultra que

impropiamente quieren adueñarse de las siglas PCE (m l).»

Una semana antes de que se legalizara el PCE (m-l)

estalló la guerra dentro del partido. Diecisiete miembros del comité central, entre ellos seis del

ejecutivo, decidieron romper «con la actitud dogmática del grupo que quería convertir el partido en un

grupúsculo de fanáticos violentos», afirmó Pérez Plaza.

«Nosotros - dijo el que sufrió la agresión de los vio-lentos - somos los portavoces legítimos de la

doctrina marxista leninista.» Entre los dirigentes de esta ten-ciencia, en la que predominan los

obreros, figuran Marcial Cátala, Víctor Roig y Fernando Rodrigo. La tendencia de los fanáticos

maoístas está encabezada por Raúl Marco y Elena Odenas, que se han hecho fuertes en la sede del

partido, situada en la calle de la Libertad.

«Esta gente - puntualiza Pérez Plaza- se ha dedica do a atacarnos por la calle aquí en Madrid y en Zara

goza. No han resistido el proceso de discusión en profundidad, iniciado en el partido. Estos

individuos no representan al PCE (m-l), son una pandilla de bandoleros.»

 

< Volver