Carta abierta sobre la publicidad     
 
 ABC.    19/01/1960.  Página: 36. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

LA MAÑANA. PAG. 30

CARTA ABIERTA SOBRE LA PUBLICIDAD

El Grupo Nacional de Agencias de Publicidad del Sindicato de Papel, Prensa y Artes Gráficas nos envía las siguientes lineas, firmadas por su presidente, D. Francisco Centeno:

"La reciente polémica suscitada en la Prensa sobre la publicidad nos brinda ocasión de aclarar algunos conceptos sobre la actividad publicitaria, que estimamos no han. sido analizados en toda su dimisión.

En primer lugar, debamos dejar sentado el verdadero concepto, sentido y fines de la publicidad, que, fundamentalmente, es el informar y dar a conocer al público los productos o servicios que la industria y el comercio ponen a su alcance.

La actividad económica moderna tiende a la producción en masa, para conseguir un abaratamiento del artículo, mediante los sistemas de trabajo en serie. Para ello, precisa ampliar los mercados—de ahí la creación de grandes espacios económicos sin barreras aduaneras (mercado común europeo, zona libre de cambio, etc.)— y realizar campañas de divulgación, para dar a conocer los productos a los posibles consumidores. Si en una economía reducida, casi local, pudo decirse que "el buen paño en el arca se vende", en los grandes espacios económicos, con millones de consumidores, tal refrán seria pueril pensar que tuviera resultados positivos.

La realidad de las cosas impone, por tanto, al iniciar la producción de un artículo, planear la correspondiente campaña de divulgación del mismo, que garantice su absorción por el mercado y permita la, fabricación, á precios económicos, con ganancia reducida por unidad, obteniendo el verdaderó bénefício en un gran volumen de ventas.

Es obvio destacar que los gastos de publicidad se diluyen en la gran masa de producción; no pesando apenas en la unidad, ni perjudicando, en modo alguno, la calidad del artículo, preocupación constante de las industria para poder competir con sus similares.

La prosperidad de la economía de un país se refleja en el volumen de la publicidad, que abre camino a sus productos y turismo. En cuanto al poder persuasivo de la publicidad sobre el público, juzgamos que sólo alcanza al primer conocimiento o toma de contacto del consumidor o usuario con el artículo o servicio, quedando sometidos al criterio del adquirente la bondad o calidad de los mismos.

En definitiva, la publicidad no es sino la punta de flecha que introduce en el mercado un producto q servicio. Para mantenerse en vigor requiere que sus cualidades . correspondan a las anunciadas y satisfaga las exigencias del consumidor, que es, en definitiva, quien decide en última instancia.

Finalmente, no queremos soslayar que los aspectos negativos que puede ofrecer alguna clase de publicidad, precisamente la mala publicidad, son: la falta de sinceridad, o la falta del arte y la técnica adecuados para que resulte grata. Sobre ambos aspectos, tanto los profesionales españoles de la publicidad como e1 Grupo Nacional Sindical que los encuadra velan partí ´evitar que se produzcan, mejorando constantemente la técnica y cuidando lo aue.a la ética profesional se refiere, para ofrecer una información leal y amena al público, contribuyendo a la mejor orientación de los consumidores y al desarrollo de la economía patria."

 

< Volver