Autor: Aguado Aguilar, Nazario. 
 Los líderes políticos ante el referéndum. 
 ¿Qué pasará tras la consulta?     
 
 Diario 16.    13/12/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Los líderes políticos ante el referéndum

¿Qué pasará tras la consulta?

Nazario Aguado Aguilar (Miembro del Comité Central del Partido del Trabajo de España)

En política, como en la guerra, cada batalla depende desde luego del objetivo final o estratégico que se

trata de conseguir, pero también - en su planteamiento concreto, minucioso, y no en sus líneas generales -,

está íntimamente condicionada por los resultados obtenidos en batallas tácticas anteriores que varían los

comportamientos del enemigo y obligan a reajustar los propios, debido a las nuevas condiciones crearlas,

imposibles de prever.

En la contienda política hoy establecida entre la democracia y el reformismo neodictatorial, la batalla del

referéndum - no planteada por la oposición, pero a la que obligatoriamente tiene que hacer frente -, resulta

clave para los dos bloques de fuerzas en liza. Para el Gobierno y las fuerzas financieras a las que

representa, porque, no contando con ningún apoyo real en el país que no sea lo que ha venido

constituyendo la clase política y la base social de la dictadura, necesita fabricarse un "respaldo popular´´

del que carece su ley para la Reforma, con el que - mediante esta política de iniciativas consumadas -

mantener y aumentar apoyos internacionales y, mermar la moral de sectores de la oposición democrática

proclives a la contemporización y el desengaño. Para la oposición democrática y más en concreto, para la

clase obrera y las masas trabajadoras - y por tanto para los partidos que representan de forma especifica

sus intereses -, porque el momento es propicio para incorporar a millones de hombres y mujeres del

pueblo a una acción decidida que rompa la maniobra del Gobierno y coloque su política reformista y

antidemocrática en una situación precaria, obligándole a negociar realmente y a concertar un compromiso

democrático sobre la base del programa de alternativa propuesta por la POD.

Es fácil comprender que, para conseguir esto último, lograr un alto grado de abstencionismo es

importante - más como reflejo del respaldo con que cuenta la oposición, que por sus efectos sobre la

situación -, pero en ningún caso va a determinar cambios radicales de actitud. Incluso es problemático que

puedan conocerse públicamente los resultados reales, puesto que en una situación de carencia total de

libertades como la que vivimos, nadie puede ejercer un control sobre el proceso de escrutinio. Lo

determinante, dentro de la batalla del referéndum, será la acción que las masas obreras y trabajadoras y

todos los ciudadanos partidarios de la democracia lleven a cabo por la instauración de un régimen político

de plena libertad, como resultado de la campaña de clarificación pública e incorporación activa de masas

que se está desplegando en torno al día 15.

Estamos, pues, en plena confrontación y por tanto nadie puede prever con seguridad cuáles van a ser los

resultados. Es verdad que las fuerzas políticas cuya responsabilidad tendría que ser mayor en la impulsión

de ese movimiento de masas resuelto y poderoso por la democracia, no han respondido positivamente a

propuestas muy concretas para concertar esfuerzos en esa dirección, centrándose con exclusividad en la

campaña abstencionista y todo lo más de agitación democrática, sin recabar de los obreros, trabajadores y

sectores populares una acción más decidida que la pasividad del boicot. Pero yo confío plenamente en las

masas y en las posibilidades, por tanto, de que la campaña política desplegada y la acción de hombres y

mujeres decididos y templados pueda desencadenar movimientos importantes que dejen patente la

voluntad de los pueblos de España de conquistar la democracia política y barrer la reforma neodictatorial

del Gobierno.

¿Qué va a hacer el Gobierno? Es indudable que el Gobierno continuará con la reforma tal como la viene

planteando, aunque introduzca correctivos no sustanciales para terminar de decantar favorablemente a

algunos sectores de la oposición. Y hay que tener en cuenta, que en los últimos días, numerosos partidos

se están pronunciando - algunos incluso están invitando a los demás - por aceptar las elecciones que

propone el Gobierno.

Pero los partidos y sindicatos "no legalizables" seguirán siéndolo, y aunque algunos de éstos pasaran a

engrosar las filas de los "aceptables", sería a cambio de renunciar a lo que ha venido siendo su ideario; la

clase obrera y las masas trabajadoras, la mujer y la juventud, las nacionalidades y regiones, seguirán sin

ver reconocida sus libertades democráticas y les seguiré siendo negado su inalienable derecho a decidir el

futuro del país. Seguirá profundizándose la crisis económica; continuarán ascendiendo los precios y los

patronos y el Gobierno, negándose a subir los salarios; seguirá aumentando el paro; los campesinos verán

que los precios agrícolas que les llevan a la ruina se mantienen como en la actualidad...

Es posible que el Gobierno espere encontrar colaboraciones para amordazar a 1os pueblos de España a

cambio de participaciones en la lotería de la reforma; a cambio de migajas, que serán pan para hoy y

hambre para mañana, porque nadie va a poder contener a un pueblo que siente con rapidez en la propia

carne la burla a que se le somete. El Gobierno puede comprar, pero en ese terreno tiene un límite: el que

marcan los que no estando dispuestos a vendernos, haremos todos los esfuerzos para poner en marcha el

potencial arrollador que se encierra en las masas, en una situación en la que, sin duda, estarán plenamente

dispuestas para ello. Eso, ninguna fuerza, por poderosa que sea, podrá contenerlo y quien lo intente está

condenado irremisiblemente al fracaso.

Fue detenido el sábado a media tarde. Hoy se esperaba que pase al Tribunal de Orden Publica

(TOP), según fuentes familiares.

 

< Volver