Autor: Río, Eugenio del. 
   Por la unidad de la izquierda     
 
 Diario 16.    21/12/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

Por la unidad de la izquierda

Eugenio del Río - Secretario general del Movimiento Comunista.

Hace unas semanas, la Prensa daba cuenta de la formación de una comisión por medio de la cual tratarían

de negociar con el Gobierno una serie de partidos de la oposición democrática.

El pasado viernes debía haberse celebrado una reunión de la comisión ejecutiva de Coordinación

Democrática. La reunión no pudo celebrarse por no haber acudido a ella los representantes de Izquierda

Democrática, del Partido Socialista Obrero Español y del Partido Socialista Popular. Al día siguiente,

importantes ausencias hicieron correr la misma suerte a la reunión prevista de la Plataforma de

Organismos Unitarios.

¿Qué relación hay entre la formación de la citada comisión negociadora y el desfallecimiento - si no

agonía - de los mencionados organismos unitarios de la oposición democrática? El modo en que fue

concebida la comisión negociadora llamada "de los nueve" da la respuesta a este interrogante. La

comisión no se ha comprometido a defender ante el Gobierno los objetivos mínimos de los organismos

unitarios, ha excluido toda posibilidad de vincularse a estos organismos de algún modo, no ha admitido

ninguna forma de control sobre su gestión por parte de los partidos o de los organismos democráticos, ha

rechazado la representación en su interior de importantes organismos unitarios (como es la Taula de

Forces Polítiques i Sindicals del País Valencia) y de corrientes que han jugado un papel de primer orden

en la lucha por la libertad. Una comisión negociadora constituida en estas condiciones busca

indudablemente desplazar de la escena a organismos como Coordinación Democrática.

La formación de esa comisión y el subsiguiente congelamiento de Coordinación Democrática y de la

Plataforma de Organismos Democráticos impone a todos los partidos - y de un modo especial a los de

izquierda - un replanteamiento de sus vinculaciones mutuas. Sumidos la mayor parte de los organismos

unitarios del Estado español en un letargo del que difícilmente podrán salir, ¿qué harán los partidos de

izquierda en una situación tan compleja y difícil como la presente? ¿Caminará cada uno por su cuenta,

seguirán preconizando la formación de "amplios frentes democráticos" como los que ahora están

muriendo, intentarán forjar nuevos organismos de unidad de la izquierda...? Este es un problema

fundamental que, sin duda, preocupa seriamente a cuantos tienen su mirada puesta en la izquierda.

A nuestro juicio, la unidad de las clases trabajadoras, la unidad de los sectores más progresistas de nuestra

sociedad, y, por tanto, la unidad de las fuerzas políticas a las que esos sectores se hallan unidos no es ya

una opción entre otras, sino una imperiosa necesidad. En el último periodo, las fuerzas del nuevo

franquismo han obtenido importantes éxitos, la derecha tradicional estrecha filas, fuerzas democráticas de

centro que hasta hace poco se hallaban próximas a la política de ruptura democrática se han incorporado

plenamente a la dinámica de la "reforma". La derecha y el centro están desplegando ya una acción

constante y múltiple destinada a dividir a la izquierda, a debilitarla, a restarle terreno. Frente a esto, nos

parece evidente la necesidad de que la izquierda no libre las graves batallas que se avecinan en orden

disperso, que unifique sus fuerzas, que sume nuevas energías a un combate en el que ninguna de ellas

estará de más.

La izquierda ha de unirse sobre la base de un programa de izquierda, de un programa que recoja los

objetivos más sentidos y comunes a los sectores de la población que se sitúan a la izquierda. Ese

programa, en nuestra opinión, debería contener la exigencia de una amnistía total, de la libertad para los

partidos políticos, de la apertura de un proceso constituyente libre y completo, del reconocimiento

inmediato y sin reservas del derecho al autogobierno de las nacionalidades, de la formación de un

Gobierno realmente democrático. Ese programa debería ser republicano, federalista y consecuentemente

antifascista, trazando un camino preciso para lograr el triunfo de la causa republicana y federalista, y el

saneamiento del Estado, tan minado por su origen y por sus actuales miembros. El programa de la

izquierda unida habría de defender sin ambigüedades una política exterior de independencia y

neutralidad. La unidad de la izquierda debería apoyar las luchas de las clases trabajadoras por mejorar su

condición y hacer suyos los objetivos de todos los oprimidos y explotados de nuestra sociedad.

Es claro que todo esto no agota los objetivos de un partido revolucionario como el Movimiento

Comunista, pero unir a la izquierda alrededor de un programa que expresa estos objetivos y estas pautas

sería una importante victoria para las fuerzas de la libertad, del progreso y del socialismo.

La unidad de la izquierda no puede ser algo centralizado y homogéneo. De hecho, cuando hablamos de

unidad de la izquierda, estamos hablando de la edificación de frentes de izquierda en cada nacionalidad y

región, de frentes acordes con las diversas realidades que integran el multinacional Estado español.

Estos frentes, finalmente, no pueden ser propiedad de nadie ni un territorio acotado, en el que no pueden

penetrar más que tres o cuatro "elegidos". En nuestra opinión, deberían ser frentes abiertos a todos

aquellos que acepten sus programas, a todos aquellos que realmente quieran contribuir a la unificación de

las fuerzas de izquierda.

La cuestión es simp1e ; ¿triunfará la unidad o la división?, o, dicho de otro modo, ¿prevalecerán los

intereses de las clases trabajadoras - a los que sólo se puede servir a través de la unidad -, o las estrechas

ambiciones electorales de algunos políticos, que ponen por delante de todo la obtención del mayor

número de votos para su grupo particular?

Muchos y grandes problemas del presente y del futura se solucionarán en favor de los trabajadores o de la

burguesía en virtud de la respuesta que obtenga esta pregunta.

 

< Volver