Autor: Hernández Rodríguez, Marcial. 
 Frente Democrático de Izquierdas. Nazario Aguado:. 
 "De infantilismos nada"  :   
 Proponemos soluciones concretas para los problemas que tiene hoy nuestro pueblo. Alianza Popular y Unión del Centro no son la misma cosa. 
 Pueblo.    13/06/1977.  Página: 12. Páginas: 1. Párrafos: 15. 

Frente Democrático de Izquierdas

Nazario Aguado:

"DE INFANTILISMO, NADA"

* "Proponemos soluciones concretas para los problemas que tiene hoy nuestro pueblo"

* "Alianza Popular y Unión del Centro no son la misma cosa"

«Vamos a sacar entre quince y veinte diputados.» A las diez de la mañana, en su despacho de la calle de

Velázquez, Nazario Aguado, dirigente del Partido del Trabajo, integrado en el Frente Democrático de

Izquierdas, se siente optimista, aunque tenga la voz algo ronca de tanto mitin. Acaba de llegar de Burgos,

en donde se presenta como candidato al Congreso.

- Nazario, ¿cómo no ha sido posible la unidad de grupos afines? ¿Por qué se ofrecen cuatro opciones

formadas mayoritariamente por grupos a la izquierda del Partido Comunista de España?

- Bueno, nosotros éramos partidarios de una amplia coalición de fuerzas democráticas, y hemos hecho

todo lo posible por conseguirla. Esa coalición abarcaría incluso a sectores demócrata-cristianos. Esa

coalición, por diversos motivos, no ha sido posible, pero el P. T. E. ha llegado a un frente, ciertamente, no

tan amplio como hubiéramos querido, que incluye al Partido Socialista Independiente, Unificación

Comunista de España, Partido de Unificación Comunista de Canarias, Confederación de Sindicatos

Unitarios, Asociación Democrática de la Mujer, Joven Guardia, Asamblea de la Juventud en Madrid y

diversas asociaciones ciudadanas.

* DE INFANTILISMO, NADA

- Por otra parte - sigue diciendo Nazario Aguado -, el P. T. E. y el Frente Democrático de Izquierdas

tienen diferencias ideológicas y estratégicas con otras formaciones. No participamos en ese «cóctel de

mariscos» que es todo lo que suele denominarse como «izquierda del Partido Comunista». En este

sentido, el Frente Democrático de Izquierdas no es ni extrema izquierda, ni moderado, ni nada. Quiero

decir que es un frente político que trata de dar soluciones concretas a los problemas que tiene nuestro

pueblo. No participamos en el izquierdismo, el infantilismo y la falta de madurez política que suelen

atribuirse a las fuerzas situadas a la izquierda el P. C. E.

- ¿Hasta qué punto llega esa aptación? ¿A qué habéis renunciado?

- No, no hemos renunciado a nada. Por ejemplo, el programa electoral y los planteamientos cara a estas

elecciones ya los teníamos suscritos desde el mes de enero pasado.

- ¿Cuál es vuestra postura ante la forma de Estado?

- El Frente Democrático no ha entrado en esa cuestión, no hemos definido la forma de Estado. Si creemos

que ésta, como otras cuestiones, debe resolverse de forma democrática: que el pueblo español decida

sobre la forma de Estado que desea. Sobre la cuestión económica, afirma:

- Hay que encontrar la manera de que el pueblo trabajador no pague solo las consecuencias de la crisis

económica, sino que la paguen sobre todo los que la han creado y los que más tienen. En este sentido

haría falta una reforma fiscal fuertemente progresiva y un fuerte control de la Banca y los monopolios, así

como un control del crédito y las inversiones por parte de organismos estatales y organizaciones

sindicales en general. ¿Nacionalizaciones? Hombre, si los banqueros y los responsables de las grandes

entidades económicas permiten ejercer un control sobre sus operaciones, no habría necesidad de

nacionalizaciones. Las nacionalizaciones se llevarían a cabo, en su caso, de acuerdo con las necesidades

del momento, y si éstas fuesen necesarias; mientras tanto, ¿para qué levantar fantasmas?

- Lo que sí estamos es contra cualquier pacto social - sigue diciendo Nazario -; es que implicaría que los

vidrios rotos los tendría que seguir pagando la clase trabajadora. El proponer «en pro de la salvación del

país» un pacto social es, más o menos, lo que se ha venido haciendo hasta ahora, pero sin pacto.

* UNA CONSTITUCIÓN DEMOCRÁTICA

- ¿Qué puntos importantes debe recoger la futura Constitución española?

- Entre otras cosas, el derecho de reunión, asociación,

libertad de Prensa, derecho de huelga (ahora lo que hay es más bien una «ley antihuelga»): separación de

Iglesia y Estado, derecho de las nacionalidades y regiones para dotarse de organismos autónomos, el

reconocimiento de igualdad a las minorías étnicas que existen en el país, plena igualdad de derechos para

la mujer, etcétera.

- ¿Qué opinas de la política del Gobierno?

- Acorde con lo que ha sido el proyecto de reforma. Ha conseguido dividir a las fuerzas democráticas,

logrando la neutralidad de parte de ellas para llevar a cabo la reforma. Nos ha hecho «pasar por el aro» de

unas elecciones que no tienen todas las garantías: no se han legalizado todos los partidos; la propia

reforma sindical tiene importantes limitaciones. Incluso el Gobierno se ha permitido el lujo de crear una

formación para participar en el proceso electoral, y lo ha hecho sin pudor, con el propio presidente al

frente.

- Hay quien afirma que Alianza Popular y Unión del Centro son la misma cosa. ¿Qué opinas tú?

- Hombre, no. No se pueden confundir Alianza Popular y Unión del Centro. Alianza representa la más

pura esencia del franquismo, y Unión del Centro representa a ex franquistas que hay que reconocer que

han cambiado. Más bien yo diría que los hemos hecho cambiar, y espero que les hagamos cambiar aún

más. Ahora bien, esto no significa que el Centro sea democrático, pues está apoyado por la Banca y los

monopolios, y estos estratos económicos pretenden seguir teniendo el Poder, como lo han tenido durante

cuarenta años.

Pero el próximo Gobierno ya tendrá que escuchar a un Parlamento, en que habrá diputados de izquierda y

diputados de F. D. I, que serán insobornables en cuanto a sus reivindicaciones. No va a ser lo mismo un

ejecutivo que gobierne con unas Cortes democráticas enfrente que un Gobierno con unas Cortes hechas

sólo para el aplauso.

Marcial HERNÁNDEZ

Foto QUECA

 

< Volver