Las reglamentaciones laborales y los convenios colectivos     
 
 ABC.    23/06/1960.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

LAS REGLAMENTACIONES LABORALES Y LOS CONVENIOS COLECTIVOS

Casi todos los días nos hablan los telegramas dé Prensa de que se ha firmado en alguna parte un nuevo convenio sindical o de empresa, y son muchos los obreros, y no pocos los empresarios, que no acaban de explicarse la coexistencia de Reglamentaciones laborales y de Convenios—sindicales o de empresa—colectivos. La ley de 16 de octubre de 1942, sobre reglamentos de trabajo, no ha sido derogada por la de 24 de abril de 1958, que estableció los convenios colectivos sindicales o de empresa. Las dos leyes, que no se contradicen, sino que se complementan, están vigentes, con toda su indiscutible fuerza jurídica. El Sr. García Garres, en un estudio histórico crítico sobre los sistemas legales para el mejoramiento de las condiciones de trabajo en España, dice "que cemeten una enorme injusticia quienes intentan ahora poner de moda la impugnación de las Reglamentaciones laborales." Mucho antes, al defender el proyecto de ley de Convenios colectivos, el Sr. Sanz Orrio afirmó ante las Cortes que "las Reglamentaciones son fuente permanente del derecho laboral"." Dijo más: "que en buena sistemática, las reglamentaciones estatales del trabajo tienen una zona que les compete con exclusividad, por incidir en ella intereses colectivos generales", que, solo el Estado puede defender, en ciertas circunstancias, con total eficacia. Añadió el actual ministro de Trabajo "que los Reglamentos laborales han constituido en los años pasados instrumentó eficaz en la revalorización del trabajo y en la liberación del trabajador".

Si de esas consideraciones pasamos a un terreno más simple y realista, cabe preguntar: ¿en qué se contradicen las leyes da 1942 (Reglamentaciones laborales) y la de 1958 (Convenios colectivos)? Creemos que en nada. La primera establece "las condiciones mínimas" de trabajo, y la segunda abre ancho campo para que esas ´condiciones mínimas puedan ser mejoradas en conversaciones directas. Ordénes ministeriales posteriores, entre ellas, una de 24 de enero de 1959, refuerzan, el sistema de recursos contra la aprobación o denegación de los convenios y aseguran el principio de no repercusión en los precios. Los convenios no son tratos que se formalicen para servir de modo exclusivo a los trabajadores más débiles. "Los pactos sindicales, como método para dictar normas de obligar—y esto los ha dicho también el Sr. Sana Orrio—no son algo que nace aislado, sino que forma parte de una teoría institucional completa, integrada,, asimismo, por una concepción remozada de la empresa, como unidad asociativa, que promueve los intereses hermanados . de empresarios y trabajadores", dentro del interés nacional.

El régimen de Franco tuvo que pechar, durante varios años, con la honrosa y difícil tarea de legislar para las múltiples actividades laborales, sin omitir la debida ordenación hasta en lo que pudiera afectar a pequeños detalles. De 1958 a hoy, cuando han trascurrido poco más de dos años, son muchos, realmente, los convenios colectivos de trabajo que se han elaborado y han merecido la aprobación, del Estado. No cubren, sin embargo, todavía, el ancho campo en que se mueven las múltiples actividades de nuestro país.

Es posible que llegue algún día, que no puede, a nuestro juicio, estar muy lejano, en que, multiplicados los convenios colectivos, en un ambiente de mutua comprensión y de paz, y sin que sea necesario siquiera anular la ley de Reglamentaciones, laborales, estas Reglamentaciones, legal y prácticamente superadas, por el mutup y. fecundo acuerdo de las partes interesadas, no sean precisas, y carezcan, lógicamente, de toda razón de ser. Entonces, habremos dado un paso definitivo en la justicia y en la paz sociales, pero nunca un Estado social y católico, como es y será el nuestro, podrá aparecer como un espectador ausente e impasible ante las incidencias de la vida laboral. Cuando los, acuerdos no se produzcan, pese a la claridad de los caminos abiertos, su autoridad atacará y resolverá los problemas de fondo.

 

< Volver