La revolución mundial     
 
 El Alcázar.    15/08/1977.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 1. 

LA REVOLUCIÓN MUNDIAL

Puños en alto. Caras crispadas. Gesto fruncido entre gritos, canciones y amenazas. Invitaciones a

"estrechar lazos con toda» los países marxistas-leninistas del mundo, y especialmente, con los partidos

comunistas de China y Albania". Creación de "Unas condiciones internacionales favorables pura la

revolución mundial". Es la otra cara de la moneda. Mientras Carrillo recrimina a Lenin de "hacer

generalizaciones unilaterales y excesivas, y de incurrir en contradicciones a la hora de analizar el carácter

de clase del Estado y el significado de clase de la palabra democracia" sus otros compañeros del Partido,

los que prefieren mostrarse sin maquillajes ni pelucas - Carrillo es una auténtica vedette en el tema -

muestran el verdadero carácter totalitario del marxismo. En el Partido cada cual desempeña su puesto y

ocupa su lugar. A unos les corresponde asomar tímidamente la patita de cordero por debajo de la puerta,

entre tiernos balidos eurocomunistas. A otros, demostrar que la dictadura del proletariado es el objetivo

final de todo proceso democrático en el momento en que consigue prevalecer el Partido Comunista. Hay

que agradecerle a Anuncio Cabrero y sus militantes, por lo menos, la importante clarificación que aportan

al confuso mosaico político del momento. Ellos lo dicen bien claro, sin equívocos ni dilaciones: vamos

hacia un proceso revolucionario que ponga a España en la órbita de Pekín. Hay algunos que parecen

empeñados en no querer enterarse, y con su sordera pueden acarrear para nuestra Patria un indefinido

viaje sin retorno.

 

< Volver