Autor: García, Sebastián. 
 Las organizaciones políticas juveniles/ 2. 
 Joven Guardia Roja: "Levantaremos una bandera de moral comunista"     
 
 El País.    19/08/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 19. 

Las organizaciones políticas juveniles/2

Joven Guardia Roja: "Levantaremos una bandera de moral comunista"

SEBASTIAN GARCÍA

La Joven Guardia Roja (JGR), organización política juvenil creada por el Partido del Trabajo de España,

se presenta como la vanguardia dispuesta a mantener una moral de lucha entre la juventud, contra los

nuevos métodos utilizados por la burguesía para hacer entrar al mundo joven en la marginación, mediante

un proceso anarquizante, en el que juegan su papel, por ejemplo, las drogas. Esto afirmó, entre otras

cosas, su secretaria general, Pina López-Gay, veintiséis años, antropóloga y estudiante, única mujer que

ocupa el máximo cargo directivo en una organización política española.

EL PAÍS. La Joven Guardia Roja (JGR), ¿es una organización del Partido del Trabajo de España (PTE)?

Pina López. Es una organización marxista-leninista de juventudes comunistas que sigue la teoría del

materialismo científico, y cuya meta final es llegar a una sociedad sin clases e instaurar el comunismo.

Lógicamente, ninguna organización juvenil nace por esporas. Cuando se crea un partido político como el

PTE, uno de sus intereses es fomentar entre la juventud la ideología marxista-leninista, y para eso es

necesario crear una organización marxista-leninista de la juventud. Científicamente, es el partido el que

tiene interés en que la juventud siga su política y su ideología. Y de este modo, el PTE creó la JGR.

No obstante, un partido marxista-leninista tiene interés en que la organización de la juventud sea, por su

idiosincrasia, organizativamente independiente.

E. P. ¿La JGR estaría dispuesta a apoyar la propuesta que hizo la Unión de Juventudes Maoístas para

elaborar y defender unitariamente una Carta de la Juventud que sería incluida en la Constitución?

P. L. Ya desde la campaña electoral nosotros pedimos que las fuerzas parlamentarias defiendan en la

elaboración de la Constitución un estatuto que recoja los derechos políticos, económicos y sociales de la

juventud. Es a través de la unidad de todas las fuerzas políticas juveniles, y sobre todo con las que tienen

influencia parlamentaria, como tenemos que llevar una política unitaria al respecto. Las Juventudes

Socialistas plantearon también una carta constitucional, y las Juventudes Comunistas la defensa del voto a

los dieciocho años, fundamentalmente.

La cuestión del nombre es lo de menos. Lo importante es que todas las fuerzas juveniles nos unamos para

defender nuestros derechos y que éstos queden reflejados en la Constitución, y en este sentido hemos

hecho también un llamamiento, para celebrar una reunión con todas las fuerzas políticas juveniles.

Esta labor se concretó ya en el homenaje a Javier Verdejo, organizado en Almería, donde se planteó que

el acto significara el acuerdo unánime de llevar a los parlamentarios tal estatuto.

E. P. ¿Qué dificultades reales existen en la actualidad para la fusión PTE-ORT, a nivel de JGR-UJM?

P. L. No vemos que exista ninguna. Si somos marxistas-leninistas, la esencia nos debe unir. Por ejemplo,

en el último pleno del comité central de la ORT se hacía el mismo análisis que venía haciendo el PTE.

Por nuestra parte, no hay dificultades. Mandamos una carta a la UJ M para iniciar un proceso de

unificación rápida, como fue con la Unión JGR-Juventudes Comunistas de Unificación. Como las

cuestiones de nombre y otros formalismos son secundarias, se trata de sentarse en una mesa y discutirlo.

E. P. ¿Cuál es, a juicio de la JGR, el futuro político de la juventud?

P. L. Entre las resoluciones del último pleno de nuestro comité central, que han sido fundamentales para

la JGR, está la tesis de que ahora la democracia burguesa va a cambiar sus métodos para marginar a la

juventud. Antes se usaba el palo, y ahora se utilizarán otros métodos, engatusando a la juventud,

haciéndola entrar en un proceso de apatía anarquizante, induciéndola a la droga, por ejemplo, para

apartarla.

Frente a esto, queremos dejar claro que la JGR va a levantar una bandera de moral comunista

que permita seguir la lucha. Vamos a ser la voz insobornable, y estamos convencidos de que

conseguiremos la victoria, estando en todas las luchas, junto al pueblo. La juventud va a necesitar una

guía, sobre todo ideológica, que será la JGR.

E. P. ¿Qué soluciones aportaría la JGR a los problemas actuales de los trabajadores jóvenes y los

estudiantes?

P. L. En cuanto al trabajador joven, el objetivo fundamental del mundo del trabajo es organizarse en un

sindicato de clase, que entendemos es la Confederación de Sindicatos Unitarios de Trabajadores (CSUT).,

Por tanto, la JGR apoya a la CSUT, y desarrolla su acción organizando las vocalías juveniles dentro de la

CSUT. En concreto, la CSUT prepara ahora el estatuto del joven trabajador. Y también en el estatuto de

la juventud que apoya la JGR se recogen una serie de derechos de la juventud trabajadora, como son

medidas contra el paro y el subempleo, formación profesional a cargo de la empresa y otros.

En el campo de la enseñanza, fundamentalmente la media y la profesional, que es la que más nos

corresponde, es preciso organizar a la juventud en organizaciones profesionales de cada sector. Por

ejemplo, en la enseñanza media hemos impulsado los Sindicatos Democráticos de Enseñanza Media.

E. P. Usted es la única mujer que ocupa el máximo cargo dirigente en una organización política. ¿Cómo

ve desde su posición el problema de la mujer en la sociedad actual?

P. L. En la JGR no hay distinción entre hombres y mujeres, si bien en nuestra sociedad se relega el papel

de la mujer, y esto entra en el campo de la política. Evidentemente, somos feministas, y reivindicamos la

plena igualdad de derechos entre el hombre y la mujer. Pero los marxistas-leninistas somos

consecuentemente feministas, y entendemos que la liberación de la mujer no es contra el hombre, sino

que llegará en la medida en que nos liberemos todos de los explotadores. Si la mujer está sometida es por

un proceso histórico, y sólo con la liberación de todos los explotados vendrá la de la mujer, en cuanto la

política del proletariado salga adelante.

 

< Volver