Autor: Roldán, Gregorio. 
 José Sanromá, líder de la ORT, a su regreso de la República Popular. 
 China se prepara para la guerra     
 
 Diario 16.    26/11/1977.  Página: 17. Páginas: 1. Párrafos: 17. 

Sábado 26-noviembre 77 / DIARIO 16

REPORTAJES / 17

José Sanromá, líder de la ORT, a su regreso de la República Popular China se prepara para la guerra

Gregorio Roldán

MADRID, 26 (D16). - "La República Popular China se prepara ante la eventualidad de una guerra

mundial, nuclear o convencional, a través de una política, iniciada a partir del cuarenta y nueve, de

almacenamiento de víveres y construcción de refugios inmunizados contra cualquier agresión exterior",

declaró a D16 José Sanromá, secretario general de la Organización Revolucionaria de los Trabajadores

(ORT), a su regreso del país socialista.

El líder comunista español, en su recorrido de veinticinco días por diversas ciudades chinas - Pekín,

Yaching, Shangai, Harbin, Shausán y Changshá -, pudo comprobar, por medio de continuadas visitas a

fábricas, comunas, escuelas y barrios, "cómo se lleva adelante la construcción del socialismo en China y

con qué gran entusiasmo el pueblo ha desarrollado un nivel de conciencia político-filosófica, que le lleva

a asumir el papel de auténtico protagonista y artífice de la revolución".

España y China, más cerca

El secretario general de la ORT se entrevistó con Keng-piao y Feng-suan, miembros del Comité Central

del Partido Comunista Chino: "El viaje ha sido importante fundamentalmente por las conversaciones

mantenidas con el PCC. "Nuestra visita ha servido también para fortalecer los lazos de unidad entre los

pueblos chino y español."

"Nos han dado suficientes pruebas de solidaridad - añadió -, e incluso hemos encontrado gentes cuyo

conocimiento de la evolución histórica y situación actual de nuestro país es realmente profundo."

La política exterior china, según el relato de José Sanromá, adquiere en estos momentos un especial

interés, por cuanto pretende ampliar e intensificar su relación con otros países y centra su acción en "los

del Tercer Mundo".

"Los chinos - explica Sanromá - piensan que los países del Tercer Mundo constituyen el núcleo principal

de la lucha. Son la fuerza motriz más importante y de ahí que intensifiquen progresivamente sus

conexiones con ellos."

"A Europa - insiste - la consideran como un "segundo mundo", capaz le enfrentarse en un momento

determinado con cualquiera de las dos superpotencias actuales, por lo cual la predisposición con el viejo

continente es particularmente amistosa."

Del subdesarrollo a primera potencia

"Según las previsiones de algunos teóricos y en coherencia con el propio sentir del pueblo chino,

"esperamos que a finales de siglo - explican ellos - seamos tal vez la primera potencia mundial, si no

globalmente, sí en algunos aspectos".

"Los resultados del proceso revolucionario en China - señaló Sanromá - son prodigiosos, pero reales.

Con la revolución de 1949 se pasó de un estado sumamente atrasado, al momento actual."

Los criterios que se siguen para impulsar el potencial económico chino se refieren fundamentalmente a la

modernización de la agricultura, industria, defensa nacional y ciencia y técnica.

"Potenciar las fuerzas productivas - explica el secretario general de la ORT - y asentar las relaciones de

producción de tipo socialista, son aspectos ideológicos básicos para alcanzar esos fines."

Mao, entre el mito y la realidad

"Mao, aun después de muerto, todavía ejerce una labor dirigente, ya que a través de cuyo pensamiento y

de su continuador, Hua Kofeng, se guían los trabajadores chinos", aseguró José Sanromá.

"La educación del individuo es una de las aplicaciones prácticas más importantes de la filosofía maoísta.

El nivel cultural de las masas chinas crece celéricamente, ya que se ha desarrollado una política de

difusión cultural muy amplia."

En relación con los "movimientos de rectificación" o grupos de disidentes, se aplica la fórmula

propugnada por Mao de "evitar las ejecuciones y proceder a una labor de reeducación".

Sin embargo, Amnesty International ha denunciado recientemente la violación de los derechos humanos,

en la República Popular, a través de un informe en el que relaciona las cincuenta condenas a pena de

muerte y las veintiséis ejecuciones "en el acto".

"Nosotros no hemos recibido ninguna información a1 respecto - explicó el secretario general de la ORT -,

pero sabemos que eso no es lo usual."

"El único problema de cierta relevancia en este sentido es el que se refiere a la denominada banda de los

cuatro - Wang Yun-weng, Chang Chun-chiao, Chiang Chin y Yao Wen - que pretendieron usurpar el

poder del partido y del Estado a la muerte de Mao, y que no fueron depurados. Siguen con vida."

 

< Volver