Autor: J. R. S.. 
 En la tercera semana de diciembre, 22 millones de españoles, a las urnas. 
 Todo listo para el referéndum  :   
 (después que se apruebe la ley de reforma política). 
 Pueblo.    05/11/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

En lo tercera semana de diciembre, 22 millones de españoles, a las urnas

TODO LISTO PARA EL REFERENDUM

(después que se apruebe la ley de reforma política)

MADRID. (PUEBLO, por J. H. S.J — Con los «slogans» en los que intervendrán los términos «Soberanía popular», «Participación», y «Democracia», se va a desplegar en los comienzos de diciembre una campaña publicitaria por toda España convocando a los españoles al referéndum, cuya celebración supone la culminación de la fase más importante de la reforma política, justo al cumplirse un año de la toma de posesión del primer Gobierno de la Monarquía.

Más de veintidós millones de españoles mayores de veintiún años participarán en la consulta popular, cuya convocatoria, muy posiblemente, la formule el Gobierno en el último Con-´ sejo de Ministros de este mes.

Esta misma semana se han vuelto a reunir en la sede de la Presidencia los ministros más directamente relacionados con el referéndum. Según nuestras noticias., en principio, el Gobierno ha fijado la fecha de) 15 de diciembre, cuando se tiene la seguridad de que al menos se celebrará un ¿i4.de la tercera semana de dicho mes, que la semana siguiente es el inicio de las vacaciones navideñas, lo cjue dificultaría, al parecer, la celebración de la consulta, debido a los frecuentes traslados de domicilio que se realizan en esos señalados días.

Posiblemente antes de final de mes el Consejo de Ministros apruebe un decreto regulador de las normativas de la consulta, cuyo estudio, según señalan algunos circuios bien informados, está casi concluido. Este decreto reformará parcialmente el actualmente vigente, por el que se desarrolló el de 1966. para la aprobación de la Ley Orgánica, que contemplaría la eliminación del voto de los transeúntes, si bien se establece el sistema de voto por correo.

Se sabe que la elección de los locales donde se efectuarán los escrutinios, presentación y nombramiento de los candidatos para presidir las mesas electorales y elección de los interventores tardaría en realizarse unos quince días, los días precisos para la vigencia de la campaña publicitaria que costaría alrededor de los doscientos millones de pesetas. También ^e-gún l^s mismas fuentes, este referéndum de la Monarquía no se basará sobre un gran triunfalismo, como el anterior de 1966.

En principio, sólo los grupos políticos legalizados o que • hayan solicitado su legalización podrán participar activamente en la campaña con argumentaciones, tanto favorables cómo contrarias al tema de la consulta. Se afirma que estos grupos legalizados podrían utilizar los medios de comunicación estatales, abriéndose un cierto limite de tolerancia para los partidos aún no legalizados.

En cuanto al contenido de la consulta, se desconoce parcialmente. En el anteproyecto que estudia el Gobierno se prevé la posibilidad de efectuar varias preguntas, unida a la obligada referida a la ley de reforma política, que se votará dentro de unas semanas en las Cortes.

El centro de proceso de datos más importante de la consulta será el Palacio de Comunicaciones y de la Jefatura Central de Tráfico, que estarán directamente comunicados con el Palacio de Congresos y Exposiciones del Ministerio de Información, que quedará convertido en el centro informativo de la operación.

No obstante, habrá que esperar a próximas reuniones de la Comisión Interministerial, para conocer con más detalle la normativa del Gobierno sobre el desarrollo del referéndum.

 

< Volver