Autor: Apostua, Luis. 
   Tercer referéndum     
 
 Ya.    20/11/1976.  Página: 16. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

ya-Pag. 16

Tercer referéndum

HAY un profundo respiro. Si hoy, día 20, el Gobierno aguanta en la calle sin disturbios, habrá un segundo respiro. Y después, a preparar los últimos toques del referéndum. De momento, el Gobernó ya ha tratado el tema del que será el tercer rete-rémluuf´en cuarenta años. Además, la Bolsa suba y en Haclenda, algo mas tranquilos, preparan su batalla parlamentaria, la del presupuesto.

Pero este referéndum no puede ser igual que los anteriores.

En las ocasiones precedentes, 1947 y 1966, la voluntad del Jefe de] Estado, Franco, era el factor determinante. Quienes, muy escasos, votaron en contra, votaban contra Franco; quienes votaban a favor, muy posiblemente no se habían tomado la molestia de leer el texto concreto cuya aprobación se les pedía. Era un voto de confianza personal, porque la persona inspiraba confianza a BU amplísima clientela.

Ahora es difícil repetir la experiencia. En primer lugar, el país está políticamente más despierto y la vía predemocrática impide una brusca manipulación del electorado. Incluso podríamos decir que una victoria del 99 por 100 perjudicaría seriamente. Daría una imagen, por supuesto, falsa, de un renacido autoritarismo. Por eso, el referéndum, como primer ensayo, es valioso en cuanto instrumento y en cuanto prospección del electorado. La oposición busca su primera salida al sol de la televisión y pide al Gobierno una serie de medidas previas que sería imprudente desatender.

* * *

HABLANDO de televisión debemos registrar una de esas equivocaciones históricas que todos los medio» de comunicación cometemos, hemos cometido o no estamos libres de cometer. La televisión española no dio en forma completa y en directo la votación del Fleno de las Cortes. Incluso cuando transmitía ej último tercio de la votación, una voz en "off" Impedía oír el voto del procurador. Si en España había curiosidad por algo, era por ver la cara de cada cual y cada quien a la hora de enfrentarse con la Historia. Es como si a los aficionados al fútbol les hubiesen hurtado media final de Copa. Pero todavía la pólítl-no parece cosa tan Importante como el fútbol. Aunque todo se arreglará pronto.

Luís APOSTUA

 

< Volver