Autor: Hernández Domínguez, Abel. 
   La prisa de la negociación     
 
 Informaciones.    23/11/1976.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

LA PRISA DE LA NEGOCIACIÓN

Por Abel HERNÁNDEZ

LA oposición tiene prisa en negociar con el Gobierno. La mayor parte de las formaciones políticas se aprestan a estar en la linea de salida el día de las elecciones. Pero, lógicamente, quieren garantías. Si ahora no se logra el pacto político, todo habrá sido inútil.

Cunde el temor de que el Gobierno decida posponer la negociación hasta la celebración del referéndum, dentro de tres semanas. El Poder se siente fuerte y está convencido de que lleva la iniciativa de la reforma política. ¥ es cierto. Pero sería grave que cayera en la trampa de su propia seguridad actual. «El margen de negociación —declara a Logos el profesor Tierno— se va reduciendo cada vez más, y sería un error gravísimo no hablar con la oposición, que hasta ahora está absolutamente marginadas Algo parecido acaba de indicar el dirigente cristiano-demócrata señor Ruiz-Giménez al «Times», de Londres. En general, consideran el referéndum como «un trámite que hay que cumplir» y se resignan, excluida IB izquierda-izquierda, a que se lleve a cabo sin las condiciones democráticas necesarias. Precisamente vivimos una etapa predemocrática, por lo que es absurdo pedir peras al olmo. £1 problema del referéndum es, simplemente, un elemento de presión para obtener mejores condiciones electorales.

El tema de las elecciones está dividiendo a la oposición. Coma síntoma, este detalle: el órgano del P.C.E. acaba de lanzar mía andanada a los sectores democráticos moderados (esto era inédito), a los que acusa de que les ha entrado el "morbo electoralista». La legalización del Partido Comunista, como quiere un sector del Gobierno, sería un paso decisivo para la clarificación política. Una remodelaeión del Gobierno, con la entrada de unos cuantos ministros de plena Habilidad democrática, seria otro factor que propiciaría el necesario pacto político y, por tanto, la negociación efectiva. Ambas cosas son posible» y quizá estén próximas. Esperemos el regreso del presidente Suárez de Lisboa.

 

< Volver