Referéndum, así: ¿por qué no?     
 
 Ya.    25/11/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

REFERENDUM, ASI: ¿POR QUE NO?

ya está convocado el referéndum y ya han aparecido las primeras discrepancias. No las entendemos; mejor dicho, no las entendemos si verdaderamente está detrás de ellas una voluntad sinceramente democrática. ¿Qué es lo que se quiere, si se quiere algo más que protestar; qué Justifica que se hable de tentaciones franquistas, métodos autoritarios y manipulaciones del sufragio? jSi hasta se denuncia la falta de comprensión de lo que se va a votar!

Se pedía que las futuras Cortes las elija el pueblo por sufragio universal y directo; pues esto dispone el proyecto de reforma política. No gustaba un proyecto tan detallado como el del Gobierno anterior; pues el actual deja la reforma constituyente prácticamente en blanco: serán las futuras Cortes las que la hagan. Se decía no a un Senado orgánico; éste no lo es ya. Se pedía representación proporcional para el Congreso; ya la tiene, con los correctivos propios de cualquier sistema democrático, pero que, además, no están fijado», y es precisamente lo que se podrá acordar entre Gobierno y oposición, porque ésla era la última petición: que fuese el Gobierno el que hiciese la ley electoral, y esto también se ha conseguido.

¿Qué «i, pues, lo que se quiere ahora? Que el referéndum se celebre con garantías democráticas. ¿Y cuáles deben ser esas garantías? El Gobierno va a pedir únicamente que se vote: sí, no o en blanco; pero que se vote. Y los partidos que lo deseen podrán tener tus Interventores en los colegios electorales. ¿Pero qué partidos? Ahí está lo que duele, porque el ministro de Gobernación ha declarado que ese derecho salo lo tendrán los partidos legalizados. iY qué esperaban los otros?

Lo que ha hecho el ministro: distinguir entre los partidos ilegalizables y los legalízables, y reconocer a éstos ciertas posibilidades, que no pueden ser, legalmente consideradas, más que tolerancia*. Peto pasar d« ahí, equiparar completamente a los legalizares con los legales, entendemos que iría no sólo en detrimento de la autoridad de las leyes, sino de la lógica. ¡Que ei Gobierno no tiene legalidad democrátical Al menos es un Gobierno elegido con arreglo a la legalidad vigente por quien podía hacerlo según ella. Y hasta que haya elecciones, ¿dónde está la credibilidad democrática, dónde los mínimos títulos exigibles a esos partidos?

Por otra parte, coincidimos con los que piensan que no es ése el problema, puesto que lo mejor que puede pasarles a los que protestan es que salga aprobada la reforma política. Creemos, en cambio, que es hora de que reflexionen serenamente sobre su actitud. Se han pasado un año protestando, encerrados en un máximo-llsmo que empezó siendo -alármente y podría acabar siendo simplemente ridículo. Los pasos decisivo* hacía la democracia los ha dado el Gobierno. Ellos se han limitado a pronosticar cuito «ida une que nc se llegarla a cTar; par eso cada pasa que ge ría dado tía sido UH nuevo motivo de descrédito para ellos. Ni siquiera se ha podido ver en esa actitud una firmeza mal aplicada, sino la falta de talla de los que no han hecho más que repetir el mismo disco. Mediten si no tes ha llegado el momento de considerar que la política no puede ser un no permanente, enfurruñado y pueril. Hemos leído hasta lo que dicen quienes defienden con enfado que lo que hay que preguntar es si se quieren o no Cortes constituyentes. ¿Se olvida que la razón del referéndum es la de cumplir la ley que obliga a someter a él las reformas constitucionales? Luego hay que preguntar si esa ley se aprueba o no.

LO decimos con lealtad, porque creemos que hace falta gna oposición responsable, pero no la vemos por ninguna parte. Nos parece oportuno citar estas palabras de don Claudio Sánchez Albornoz! "Creo que los franquistas han dado un paso adelante para hacer una España nueva. Me felicito de ello y ahora espero que los demócratas y liberales den un paso adelante también para hacer esa España."

 

< Volver