Autor: Paris Eguilaz, Higinio. 
   Por que votará "no" en el Referéndum     
 
 El Alcázar.    26/11/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

POR QUE VOTARE "NO" EN EL REFERENDUM

Por Higinio París Eguilaz

YA no tiene finalidad exponer los criterios que podrían haber servido de base para la reforma política y la consulta al pueblo sobre la misma. Dos eran las vías que se podían adoptar; una, la convocatoria de unas Cortes constituyentes para que éstas aprobasen el sistema político que creyeran conveniente; la otra, someter a su decisión una Ley articulada estableciendo los principios en los que se fundamente la mencionada reforma y dejando a las futuras Cortes el desarrollo de los mismos. El Gobierno y las Cortes han adoptado esta segunda vía y ahora los españoles han de contestar libremente y sin temores a esta pregunta ¿si, o no, ante el Proyecto de Ley que se somete a referéndum? y vamos a señalar, razonada y respetuosamente, algunas de sus características en las que se fundamenta nuestra decisión.

1) En el Proyecto de reforma, no sólo se ha omitido toda alusión al Movimiento Nacional del 18 de julio y por consiguiente a los Principios que lo inspiraron, en cuya defensa tantos españoles lucharon, murieron y fueron asesinados, lo que parece ser una prueba de que se renuncia a ellos, sino que en esa reforma política se insiste en la democracia y en la soberanía popular, pero no figura ni la palabra "Dios", ni la palabra "España", ni la palabra "Patria" ni la palabra "Nación", ni ja palabra "social", ni la palabra "moral", ni la palabra "cristiana", lo que en nuestra opinión parece indicar que no se han tenido muy en cuenta al formular el contenido de la democracia en la Ley que se somete a referéndum. Ni siquiera ese proyecto tiene un preámbulo, en el que se expongan las razones que justifiquen su articulado, como lo tienen todas las fuerzas fundamentales actuales.

2) En el Proyecto se citan expresamente los derechos individuales, pero no figuran como características de la Nación española su unidad política integral, es decir su carácter indivisible para que no puedan existir poderes políticos regionales, con el fin de impedir cualquier clase de federalismo, separatismo, o regímenes especiales.

3) Se suprime radicalmente en la composición de las dos Cámaras legislativas, Congreso de Diputados y Senado, la participación de los trabajadores y empresarios, admitiendo sólo los partidos políticos como vía para el nombramiento de Diputados y Senadores, lo que no parece admisible en un régimen social, pues éste exige una amplia participación de esos sectores.

4) El Proyecto es anacrónico y significa un gran retroceso político; no se trata solamente de que los sacrificios de tantos españoles vayan a resultar inútiles, sino que se retrocede a la situación existente durante la República de 1931, e incluso a la de 1923, al volver al sistema de partidos políticos y Sindicatos múltiples, influidos por las internacionales que hicieron imposible conseguir un mínimo de estabilidad política y desarrollo económico, manteniendo a España paralizada, colonizada y desintegrada en su unidad, lo que condujo a la guerra española de 1936-1939, en contraste con las grandes realizaciones conseguidas con el régimen inspirado en los Principios del 18 de Julio.

Debemos indicar también que para que el referendum tenga suficiente validez, tanto los partidarios del SI, como los del NO, deben tener una completa igualdad de oportunidades en la prensa, radio y televisión y por tanto el derecho al mismo espacio en unas y duración en otras, pagadas por el Estado, así como el mantenimiento de una neutralidad por parte del Gobierno y de toda clase de organizaciones oficiales, con abstención de discursos, declaraciones políticas y presencia oficial en la radio y televisión, y con prohibición de propaganda y actuaciones de los grupos políticos que no son legales, así como el riguroso mantenimiento del orden público y del respeto a las autoridades, pues si faltasen esas condiciones, extensos sectores podrían considerar el referéndum, como una ficción.

Por los motivos que hemos expuesto, como católico, como español, como defensor de la participación política de los trabajadores y empresarios en las Cámaras legislativas y por estar convencido de que el sistema de Partidos políticos resultaría desastroso para los españoles, votaremos "NO", en el Referéndum sobre el Proyecto de reforma política.

 

< Volver