Autor: VARELA. 
   Tensión en torno al Referéndum     
 
 El Alcázar.    27/11/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

la balanza

TENSIÓN EN TORNO AL REFERENDUM

El tema de la semana eme termina es, sin duda, el del Referéndum. Los referéndums se hacen para ganar y se ganan a pesar; de la inoperancia y la ineficacia, aunque los niveles de inoperancia ineficacia alcanzados en nuestro país —en la cosa política— son ilicitamente homologables con el exterior. Pero decía que los referendums se hacen para ganar y, con mucha ventaja, sobre todo cuando se somete a votación un tema tan poco controvertido como la Reforma Política que ha sido vendida eficazmente —no nos engañemos— por los medios de comunicación durante los últimos meses. Sin embargo, el actual Gobierno, al parecer, ha encontrado más escollos de los previstos —muchos más escollos que en las Cortes, por ejemplo— a la hora de presentar su Ley ante el pueblo, a cuya soberanía había recurrido con frecuencia, y sin reparo, en los últimos meses.

A cualquier observador imparcial no se le oculta que las dificultades del Gobierno son varias. En primer lugar, la lógica reacción de las auténticamente fuerzas de oposición, que de un lado consideran el Proyecto de Reforma poco democrático, y, de otro, consideran que la consulta popular que va a realizarse no pone en duda, o no somete a consulta, lo que ellos consideran la más grave "herencia del franquismo".

En segundo lugar, están los problemas de conciencia que se le plantean a muchos franquistas, y a muchos

excombatientes, para los que decir sí supondría decir no a su mismidad. Una mismidad contrastada con tres largos años de guerra y treinta y siete años de larga reconstrucción nacional. En tercer lugar, se encuentran muchos falangistas —o joseantonianos— que aún creyendo en la reforma y en la democracia, no creen en el parlamentarismo, tal como lo enfoca el proyecto, ni en el sufragio inorgánico tal como lo aprobaron las Cortes.

Pero aún siendo estos tres problemas graves, y aún convencido de que podrían enumerarse muchos más, cualquier estudioso de la opinión pública podría adelantar sin miedo a equivocarse que el Referéndum será refrendado mayoritariamente.

Entonces, ¿a qué se debe la tensión en torno a la consulta popular que el 15 de diciembre va a realizar el Gobierno?. Muy sencillo: se debe a los niveles de ineficacia que en este asunto, romo en muchos otros, viene dando un sector del ejecutivo español. Este asunto, al parecer, ha provocado ayer en el seno del Gobierno graves tensiones que podría ser, a juicio de observadores imparciales, la gota de agua que desbordará el vaso de la paciencia del Presidente del Gobierno.

VÁRELA

EL ALCÁZAR

 

< Volver