Autor: Hernández Domínguez, Abel. 
   Votar o no votar     
 
 Informaciones.    27/11/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

VOTAR O NO VOTAR

Por Abel HERNÁNDEZ

AHORA resulta que promover la abstención en el referéndum es un delito. Un alto funcionario del Gobierno ha dicho a este cronista: «Habrá todas las razones políticas que se quieran, pero, según la ley de 1907, actualmente en vigor, la abstención es ilícita, y promoverla, un delito.»

Ayer, en el Consejo de ministros, aparte de la referencia oficial, el Gobierno habló largamente de política. Sobre el tapete estaban temas tan sugestivos como el referéndum, el Congreso del P.S.O.E. y la negociación con la oposición. Evidentemente, el presidente Suá-rez confió a sus ministros las impresiones que traía de Lisboa.

El tema del referéndum está dando dolores de cabeza a unos y a otros. La oposición no marxista parece dispuesta a no dar más importancia a esta consulta popular que a un puro trámite necesario. En cambio, la oposición marxista (incluido el P.S.O.E.) está dispuesta a tomar el referéndum como bandera. Aquí no se pierde ocasión de hacerse notar, para aglutinar votos de cara a las elecciones. Se rumorea que se quiere aprovechar el congreso del P.S.O.E. como altavoz del abstencionismo.

Sobre la mesa tenemos los bocetos de los carteles de ta anticampaña, promovida por la Plataforma de Organismos Democráticos. Algunos están firmados por los «demócratas» (maoistas) de la O.R.T. En varias imprentas coinciden los carteles a favor y los carteles en contra.

Los obispos han calificado poco menos que de apócrifo el documento recogido ayer por la Prensa, firmado por la Comisión Episcopal de Apostolado Social, en el que parecía apoyarse la idea abstencionista. Ahora se dice que es un simple «instrumento de trabajo, elaborado por un grupo de expertos».

El Gobierno decidió ayer autorizar, sin trabas, el congreso del P.S.O.E. Por la tarde, el señor Martín Vida comunicó la decisión a los dirigentes socialistas. Al mismo tiempo se hacía pública la primera conversación formal entre el Gobierno y la oposición. Los representantes del Equipo Demócrata-Cristiano acudirán, a principios de la próxima semana, a la sede de la Presidencia para dialogar con el primer ministro. Parece que la negociación está en marcha. A no ser que en la ucumbre» de la oposición de hoy prevalezcan las actitudes maximalistas. Claro que entonces se corre el riesgo del desmembramiento definitivo de esta oposición. Se trata de votar o no votar, pero no tanto en el referéndum (porque, ademas, se va a votar), sino en las primeras elecciones paralamentarias.

 

< Volver