Autor: ;Alonso, Pilar. 
 3 millones De papeletas en teoria; setecientasmil en la práctica. 
 El voto de los emigrantes     
 
 Arriba.    28/11/1976.  Páginas: 5. Párrafos: 30. 

3 MILLONES DE PAPELETAS EN TEORÍA; SETECIENTAS MIL EN LA PRÁCTICA

EL VOTO DE LOS MIGRANTES

La iniciativa para su reconocimiento ha partido deL presidente deL Consejo Nacional de Tabajadores

Noel Zapico: "Prometí a los emigrantes hacer llegar esta experiencia al Gobierno y defenderla"

Jordana de Pozas; "Al reconocer el voto a los emigrantes, España abandona una doctrina tradicional en el derecho comparado"

Santiago Mancho:

"Que no piensen las derechas ni las izquierdas que tienen la panacea de los emigrantes. Únicamente el que les asegure, sin engaños, que podrán volver a España con dignidad tendrán su voto"

POR primero vez en lo historia del país, o los emigrantes españoles se les ha concedido el derecho oí voto. Claro esto que muchos piensan que este derecho no solamente se ha concedido o los emigrantes, sino a todos los españoles en general, pero la diferencia estriba, en que, de un modo u otro, los que han vivido en el inte rior del país pudieron votar en los dos referendums de 1947 y 1966. que durante los últimos cuarenta años han ofrecido lo única posibilidad de-acercarse a las urnas. Los emigrantes, esa especie cíe ciudo danos de tercera, abocados al ahorro, a proveer de divisas al país y paliar en el extranjero el acuciante problema de falta de puestos de trabajo en la España del desarrollo, ni tan siquiera tuvieron acceso o eso

Tres millones de votos en teoría. sólo setecientos mil en la práctica, son un bocado lo suficientemente apetitoso en estos prolegómenos democráticos como paro que Go bierno y oposición estuvieran vivamente Interesados en la nueva clase votante. Sin embargo, lo inicio-tiva del nuevo derecho ha partido en esta ocasión del sector oficial, después de la petición realizada por el Presidente del Consejo Nocional de Trabajadores. Noel Zapico. Los emigrantes han pasado por decreto a convertirse en ciudadanos de primera

ESPAÑOLES, PERO MENOS

«En mis periplos por la OIT y en mis contactos con los emigrantes —asegura Noel Zapico— se suscitaba siempre el problema de no ser considerados españoles a lo hora de participar y decidir en lo vida política de nuestro pueblo. Esto actitud se ha acentuado con mts visitas a París y a Bonn en tinto pasado. Me comprometí con tos emigrantes a nacer ilegar esta exigencia al Gobierno y defenderla. En función de este compromiso envié pl Gobierno, a través de las Cortes, un ruego, exigiendo que los emigrantes fuesen españoles a todos los efectos, quizá con mayor razón, por su vivencia en el extranjero. Evidentemente, el dar a los emigrantes la posibilidad de votar es, en definitiva, entregarles los derechos plenos como a cualquier otro ciudadano español. De alguna manera empiezan a gozar de cierto protagonismo, al que debieron tener siempre perfecto derecho.» Por su parte, Jorge Jordana de Pozas, director del Instituto Nacional de Emigración, afirma que «reconocer el derecho de tos españoles residentes en «I extranjero e votar en el referéndum predetermina el derecho futuro a la participación electoral de tos españoles en el extranjero, no sólo en las consultas plebiscitarías del estilo de la que ahora se va a hacer al país, sino también en las elecciones de carácter legislativo. Al reconocer el voto o ios emigrantes, España abandona una doctrina tradicional en el derecho comparado, y es la de que el voto pertenecía a los nacionales que vivían dentro del territorlo-sobera-nía. Por primera vez se abandona esa tesis y por primera vez tos españoies en el extranjero podrán votar. Hay que ser congruentes con el principio que se establece para el referéndum y habría que aplicarlo, claro está, a las elecciones futuras».

¿VOTO CONSERVADOR?

Hay quien mantiene que este reivindicado protagonismo emigrantil, concedido tan velozmente en vísperas del referéndum, viene respaldado por una creencia oficial —resultado de algunos sondeos realizados a través de las mismas Embajadas, según aseguran determinados partidos— de que estos votos, que pueden ser decisivos a la hora de inclinar la balanza hacia la derecha o 4a izquierda, y que contra toda la creencia generalizada de que e) voto de los emigrantes será un voto volcado hacia la izquierda, puede arrojar un alto porcentaje de conservadurismo.

«Para mí —asegura Santiago Mancho, sociólogo especializado en temas de emigración y autor, junto con Teresa Iza. de un amplio estudio, «Perspectivas de evolución de la emigración española en Europa», realizado en 1975 para planificación del desarrollo—, el voto de los emigrantes es una incógnita, y no se puede vaticinar cómo será. Pienso, de todos modos, que en el referéndum habrá muchos que se abstengan. Por otra parte, y con visto a las elecciones, yo diría que tienen una absoluta desconfianza hacia todo lo que signifique votación, porque en los países con seguridades democráticas, donde están viviendo, han contemplado cambios sucesivos de partidos, unos más a la izquierda que otros, pero que a ellos no les han resuelto nada, y tampoco han notado muchas diferencias de cara al país. Yo diría que tienen una absoluta desconfianza de las democracias ot estilo europeo, y piensan que todo seguirá igual. La gran mayoría no creen que se vaya a solucionar su problema, que es el más Injusto.!

Mientras que pora Teresa tza. psicólogo, en continuo contacto con hijos de emigrantes, ef «voto del emigrante puede llevársele aquel grupo que se plantee seriamente un programa que abarque tanto el aspecto profesional del puesto de trabajo seguro, como el aspecto educativo, garantizando u los hijos un puesto escolar y una formación profesional a la española. El único tema que realmente obtiene una respuesta masiva por parte de los emigrantes es el relacionado con el campo educativo; es lo raíz, lo gran preocupación del emigrante».

El futuro de tos fíijos y su educación es, hoy por hoy. uno de los principales problemas que tiene planteado el emigrante. Doscientos sesenta y cinco mil niños en edad escolar, de los cuales sólo del 2 al 3 por 100 acceden a la enseñanza media y superior, sometidos en ocasiones, aparté de una falta notable de oportunidades, a graves problemas psicológicos (por falta de adaptación, bilingüismo, bajísimo nivel educativo, que les hace estar en enorme desigualdad con sus compañeros nativos, y duplicidad de educación, ya que además de las clases en el idioma correspondiente, han de acudir, terminada la jornada, a otras en castellano), constituyen la gran obsesión de las familias emigrantes españolas que. además de desear para sus hijos una educación to la española», se ven en muchas ocasiones totalmente incapacitados paro entender la problemática de unos hijos que van acoplándose al país que les ha acogido. Niños que, por otra parte, carecen también de una adecuada formación profesional y son lo base evidente de una segunda generación de mano de obra barata, esta vez ya sin necesidad de importarla.

Al no pertenecer tampoco España al Mercado Común no disfrutan de la protección de los acuerdos europeos, de modo que tos trabajadores españoles son los primeros a los que se despide y expulsa det país. En 1975, los españoles parados en la emigración ascendían a doscientos mil, sin esperanzas de obtener trabajo y amenazados con la expulsión. Sus perspectivas de regreso a España no son halagüeñas, ya que muchos están ya en una edad en la que no es fácil encontrar trabajo, y los mecanismos de acogida y readaptación tampoco han previsto un regreso masivo de emigrantes. La Coordinadora de más de treinta grandes asociaciones de españoles en siete paises de Europa, que tiene su dide en Parte, está preparando un gran Congreso democrático de los españoles en Europa —cuyos ahorros durante el año pasado ascendieron a veinticinco mil millones de pesetas—, donde el tema de las elecciones y todas las connotaciones políticos serán ampliamente discutidas.

EMIGRANTES Y POLÍTICA

Ante este panorama, la conciencio política de los emigrantes, lógicamente potenciada en los últimos años por distintos partidos políticos, entre los que parecen destocar el PC y el PSOE, además de algunas fuerzas de «Cristianos por el Socialismo», es más Que diversa para algunos expertos, y, por supuesto, diferenciables a la hora del referéndum y de las elecciones legislativas —es de suponer que la concesión de este derecho a votar sea igualmente válido para dichas elecciones—, y sería en estas últimas donde se centraría el verdadero quid de la cuestión. Porque si, como decíamos antes, es creen, cía extendida que el voto de tos emigrantes, y al hablar de este voto nos referimos siempre al de los españoles en Europa —un millón cien mi) trabajadores—, porque los dos millones doscientos mil españoles que andan por America tienen unos, connotaciones totalmente diferentes, y de esos si que se desconoce prácticamente todo, aunque son muchos ios que aseguran que en este caso et grado de participación será escasísimo;

puede ser un voto condicionado por ei hecho de estar en contacto con unas democracias que les han acostumbrado a unos sindicatos libres, a unas formaciones poGtl-cas que defienden sus intereses de clases y a unas libertades de expresión que llevan o los candidatos de uno campaña a ponerse tibios públicamente par la televisión, sin que pase nada; también parece ser cierto que la participación de nuestros emigrantes ha sido pasiva, sin una acción directa, y que su militando en los sindicatos respectivos es todavía escasa en cifras totales.

La politización activa y militante es todavía minoritario en estos nuevos votantes, aunque, según Santiago Mancho, fconstituye una minoría muy concienciada, muy activa, muy responsable que, cuantitativamente, será un 3 por 100, y yo no la consideraría tan minoría si tenemos en cuenta la situación dentro del país».

«Yo creo —opina Teresa tea— que hay que tener muy en cuenta que, efectivamente, existe esa minoría muy concienciada y activa, pero que también existe una gran masa de trabajadores que a la hora de tomar opción se van a plantear únicamente la defensa de sus intereses. Ef emigrante que ha sacrificado toda su vida la familia, a veces Jos hijos, para conseguir unos pequeños ahorros y montar a Ja vuelto un negocíelo, se vuelve conservador. Además, no Be puede decir que los partidos políticos se hayan preocupado excesivamente hasta el momento de sus problemas. Con el emigrante todo el mundo ba sido demagógico. Ahora es cuando todo el mundo empieza a preocuparse...» efectivamente, la Implantación de fuerzas de ios distintos partidos de oposición no parece ser masiva en el mundo de la emigración, pese a las condiciones ´propicias para ello. En estos momentos, y según hemos podido deducir, el Partido Comunista iría a la cabeza, después de lo campaña realizada en los últimos meses, especialmente centrada en la educación de ios hijos, seguida del PSOE-UGT v de la ORT y PT. Sus opiniones- tas recogernos en un cuadro adjunto. «Una cosa está clara —asegura Teresa Izar—: que e3 Gobierno ha jugado una baza importante al darles el voto, ya que ellos han visto que es la prl* mera vez que Jas Cortes les tiece en cuenta, la primera vez que se les da una representatividad, y eso supone que pueden creer en la fiabilidad de la democracia que se propugna.» Santiago Mancho apostilla: «Algo eí puede decirse taiantemente: que los emigrantes están hartos de engaños. Que no piensen Eos derechas ni las izquierdas que tienen la panacea de los emigrantes. Únicamente el que tes asegure, sin engaños, que podrán volver a España con dignidad, tendrá su voto.»

COMO VOTAR

A los emigrantes, para votar, se tes van a pedir las mismas condiciones que a ios españoles del interior: tener nacionalidad española, ser mayores de veintiún años, hombres o mujeres, indistintamente, y estar inscritos en el censo electoral. El primer problema pue-. de situarse aquí, porque el censo electoral en el que tienen que estar inscritos es el de su último lugar de residencie en España. «Comprendo —aseguro Jordana de Pozas— que este último requisito, por razón de ta distancia, puede plantear a algunas personas más de un problema Yo aconsejaría q nuestros trabajadores en et extranjero que procuraran, a través de amigos y familiares, comprobar si están censados en ei último lugar de su residencio en España, y en cualquier caso, si no pueden comprobarlo, que ejerzan ei derecho de voto por correo, que «s la fórmula que se va a seguir. Esa es una forma condicionada de votar que tendrá efecto ¡positivo si a! llegar el voto ai presidente de ia mesa encuentra que realmente quien ha ejercido ese derecho figura inscrito en el censo electoral.»

El director del Instituto Español de Emigración asegura que esta modalidad de voto es la única posibilidad, va que ss han estudiado otras y han tañido que desecharse. «Se ha examinado, por ejemplo, ei voto por poder, pero el derecho comparado no le es favorable y después es un sistema caro, porque obliga o extender un poder notarial a favor de la persona que resido en España. Se ha tenido que excluir también el sistema de constituir mesas electorales en los consulados, puesto que hay países, incluso europeos, como es el caso de Suiza y lo RFA, que no permiten la realización de actividades puramente políticas que afectan o la soberanía del Estado.

El sistema a seguir sera, por tanto, el del voto por correo. A quien desee votar se le facilitará en el consulado correspondiente —el que. él elifa, sea o no e! de la jurisdicción de su domicilio— ta documentación para que pueda ejercer su derecho. Lo papeleta con el SI, NO o en blanco será introducida por el votante dentro de un sobre, y ese sobre será diligenciado por el cónsul correspondiente, mediante ta acreditación de la personalidad del que vota, por medio del pasaporte. DNI, etc...

Este sobre será introducido en otro mayor, que irá dirigido al pre sidente de lo Junto Municipal Etectorai def lugar donde figura inscrito o del último lugar de su residencio Lo publicidad al Referéndum y

posteriormente de las legislativos es otro de los temas que preocu pan a los partidos políticos, y por el que se pregunto mucho gente La legislación de estos países no admite que sus medios informativos sean utilizados paro realzar uno campaña electoral ae cual quier país extranjero, por tanto, Prenso y radio quedan automáticomente descartadas. Lo publici dad tendrá que ser directa, vía correo, embajada o consulado. Paro Jordano de Pozas, «el hecho de estar en el extranjero te atejo o uno de las fuentes de informo ción, de la publicidad, de lo propaganda que se realiza dentro del país. Pero, no obstante, a través de los periódicos españoles, otro vés muy especialmente de «La Región», «7 Fechas» y quizá de «Carta de España» o un programa radiofónico que tiene una enorme difusión en el extranjero, y espero también que en los programos en español que hacen algunas emi soras extranjeras, como Radio Bavíero o Radio París, de gran audiencia. los emigrantes puedan Ir conociendo, en definitiva, cuáles son los términos de lo cuestión. Estos términos, en lo que al referéndum atañen, realmente son bien simples: se trata de aprobar o no un proyecto de ley que reconoce o devuelve la soberanía del Estado a la colectividad del pueblo español.

Hay quien piensa que no puede olvidarse, a la hora de hablar de publicidad más o menos directa, la indiscutible, para algunos, influencia que puedan ejercer las sucursales bancarias españolas de gran contacto con los emigrantes.

Como contrapartida, algunos de los partidos políticos de la oposi ción, como ellos mismos indican, también están preparando su con-trapropagando al referéndum.

Pero con abstención o participación masiva hay una cosa clora: el voto de los emigrantes esto en marcha.

El censo electoral en que han de estar inscritos es el de su última residencia en España. El voto se hará, pues, por correo

Malén AZNAREZ

y Pilar ALONSO

LA OPINIÓN DE LOS PARTIDOS

Hemos querido, ante este derecho al voto que a partir de ahora, van a tener los emigrantes que los partidos se definan. Tres cuestiones, que se resumen en una solo contestación: Primero cómo ven ellos esto nueva participación política de los trabajadores en el extranjero; segundo, a dónde creen que irán a parar dichos votos,,a la derecha a a la izquierda, y tercero, cual es la implantación de su partido en el medio de la emigración.

MANUEL CANTARERO DEL CASTILLO

(Reforma Social Española)

«Era una lesión a los derechos elementales del ciudadano español el no conceder ei voto o los emigrantes. Esta decisión, por tanto, me parece una medida de estricto judicio. Nosotros ya estamos llevando a cabo alguna promoclón en los medios de emigración, hemos realizado propaganda entre los trabajadores y se han obtenido algunas filtraciones. Evidentemente, yo creo que. los emigrantes votaront al socialismo porque la situación de estos trabajadores les determina, lógicamente, a votar al socialismo.»

GONZALEZ FERNANDEZ DE LA MORA (Alianza Popular)

>lA CONCESIÓN del voto o los emigrantes meparece favorable y lógico porque todos los españoles deben dar su voto. Lo que ya no puedo en profetizar sobre a que sector van a ir o parar esos votos. Yo espero que todo el mundo vote a Alianza Popular. Alianza Popular está preocupada por negar a todos los españoles y, por lo tanto, también a los que residen en el extranjero Cuando el Gobierno convoque elecciones generales, Alianza Popular comenzará su campaña electora!. En es« momento también nos ocuparemos de los emigrantes.»

JAIME CORTEZO (Izquierda Democrática)

“El partido en «Í no ha formulado criterio alauno sobre el tema del voto de los emigrantes.

El motivo es que tenemos asuntos más gordos y no nos ramos podido preocupar de éste. Yo, personalmente, estimo que es de justicia que todo ciudadano español pueda tener acceso a las consultas popularés. En el caso concreto de los emigrantes serian necesario un control lo suficientemente neutral para no «desvirtuar» la votación que se produzca. Como ta propaganda de los patidos patucos no llega con Igual facilidad que dentro de España parece aconsejable que en los Consoladas pudiesen consultar la de todas las tendencias, sin excepción alguna. La postura que mantengo anteriormente na obedece a ningún criterio partidista; pero es evidente que, al vivir estos emigrantes en regímenes democráticos, estarán influidos par las bondades de las procedimientos democráticos y puede favorecer a los patudas de la aposición, antro las cuales se encuentra Izquierda Democrática.»

PARTIDO SOCIALISTA OBRERO ESPAÑOL

(Oficina de Prensa)

"Los emigrantes tienen, como españoles, el derecho inollenable de ejercer vota tonto en el referéndum como en las elecciones. El PSOE tiene secciones y agrupaciónes en todos los nucleos importantes de la emigración española. Estomas especialmente Implantados en Alemania Federal, Francia, Bélgica, Suiza y Holanda. Es curioso que en estos paises, y entre nuestra emigración, no existen más que dos a tres partidos españoles immigracion real. Tenemos conocimientos de que el Gobierno es español curso instrucciones a sus Embajadas para conocer los intenciones de voto de los emigracion para que, en casa de que esta fuera conservadora, fomentar su voto, y, en caso contraria, impedir que la emigración votase. Nosotros pensamos que la emigración española, formado fundamentamiento por trabajadorés, votará progesista, yo que han sIda Gobiernos conservadores, que han seguido una política antíobrera,. los que han dado lugar a que estos hombres y mujeres tengan que salir de su pais para encontrar trabajo.»

 

< Volver