Abstenciones en la calle     
 
 Diario 16.    01/12/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Abstenciones en la calle

La detención de varías personas mientras repartían propaganda abstencionista «n calles céntricas madrileñas, demuestra que, a dos semanas vista del referéndum, las cosas siguen estando todavía muy oscuras. O los funcionarios del señor Martín Villa funcionan por libre, o no se han enterado todavía de qué es un referéndum, a pesar de la propaganda oficial y la retórica al uso. ¿Acaso no ha llegado a la Dirección General de Seguridad la noticia de que la abstención al referéndum es tan legal como el voto a favor, en contra o en blanco?

La visita de líderes de la oposición al presidente Suárez podrá valer para aclarar estos extremos que no son insignificantes y que de proliferar podrían dar al traste con la imagen y la fiabilidad del procedimiento. Pero el tiempo se está echando encima y prácticamente queda ya muy poco margen de maniobra para la consulta. Mientras la propaganda oficial hace ya tiempo que ha ido abonando el terreno con clara inclinación hacia el sí y a favor de la votación, la alternativa abstencionista sigue chocando, si no con las palabras que ya han admitido la legalidad, si con los funcionarios del Cuerpo de Policía, lo cual hay que reconocer que es todavía bastante menos cortés.

Los medios oficiales, comenzando a correr antes de que se hubiera dado la señal de salida, han estado insistiendo los últimos días en razones morales que animen a participar activamente en la consulta. La opinión está atosigada con tanto sermoneo en el que los portavoces oficiales mezclan las consideraciones éticas con los argumentos técnicos, a fin de presionar sobre las buenas conciencias. Por lo demás, la abstención podría ser resultado de una consideración tan moral o más que el voto.

Hay que despejar sin demora estas ambigüedades en las actuales negociaciones. Aunque él referéndum, con toda su trascendencia para el futuro no sea más que un trámite, seria muy triste que por incompetencia o Ignorancia de algunas secciones departamentales sin experiencia todavía en algo tan común como la práctica de la democracia, pasara al futuro viciado y en entredicho.

 

< Volver