Jueces independientes, no políticos     
 
 Ya.    12/01/1977.  Páginas: 2. Párrafos: 3. 

Jueces independientes, no políticos

JUSTICIA Democrática es una entidad, todavía clandestina, que agrupa, según las últimas referencias, a unos doscientos magistrados, Jueces, fiscales y secretarios de Juzgados de todo el país (un 10 por 100 del total de sus plantillas), con edades que oscilan entre los treinta y los cuarenta años. Ha celebrado en Madrid su primer congreso, según se ha Informado.

Muchos puntos renovadores en sus debates y conclusiones. Se pueden señalar, entre otros, la instancia -para un control democrático del ejercicio de la función Judicial, a través, sobre todo, de la participación popular y la publicidad; la petición de que se suprima la pena de muerte; la discriminación normativa por razón del sexo y las facultades sancíonadoras de la Administración, que invaden el ámbito del poder judicial; el control, por los tribunales, de la policía judicial y la supresión del fuero policial; el acuerdo de promover, entre los funcionarios Judiciales, un sindicato; la petición de que se derogue por completo el decretoley antiterrorista; el acuerdo de promover una aplicación del Derecho que ayude al desarrollo democrático de la sociedad; la cooficialidad de idiomas en el proceso; la crítica negativa de la creación de una Audiencia Nacional, etc. Es decir, una serie de puntos más o menos discutibles, pero sin duda relacionados con el ejercicio de una función vital para la sociedad por personas humanas que aspiran legítimamente no sólo a una aplicación mecánica de la normativa vigente, sino a una expresión práctica y viva del Derecho de modo que no se limite a cumplir funciones represivas, sino de una auténtica Justicia que favorezca la dignidad de la persona y la colectividad humana.

NADEN, sin embargo, otras Instancias que afectan de lleno a otro tema neurálgico de la función judicial, abordado muchas veces desde estas páginas. Una entidad formada por personas que se presentan como "liberales" unos y como "democristianos" y "marxistas" otros, pasando por otras Ideologías políticas, defiende la posibilidad de que magistrados, jueces y demás funcionarios judiciales pertenezcan a un partido político (y de paso piden la amnistía, total), aunque se oponen a que ocupen cargos directivos en dichos partidos. Nos parece peligroso en extremo. Nuestro criterio, bien conocido incluso con relación a los recientemente suprimidos tribunales especiales, es que se debe evitar cualquier intromisión de otros poderes en el ejercicio de la justicia, porque sus funcionarios están al servicio de unos principios que, por su naturaleza, deben situarse por encima de los enfrentamientos ideológicos y partidistas, que, aunque son legítimos en sí, no creemos que lo sean si se ejercen en el ámbito del desarrollo de ,1a función judicial.

Ya hemos hablado de la conveniencia de prohibir a los jueces, como a los militares, una adscripción a partidos políticos concretos. A nuestro entender, además de lo dicho, precisamente en una estructura democrática resultaría fatal destruir la confianza de la sociedad en la imparcialidad, incluso ideológica, de las personas encargadas de dirimir, en Derecho, los pleitos que se planteen. Si negativa fue una situación con demasiada presencia del poder ejecutivo y militar en la resolución de causas judiciales, igualmente pernicioso resultaría ahora una adscripción de los jueces civiles a la disciplina de un partido. E1 principio de la Independencia valía antes, aunque no sé haya aplicado siempre con rigurosidad, y seguirá valiendo en el contexto democrático que se avecina,

 

< Volver