Autor: Roldán, Gregorio. 
 Manifiesto reivindicativo de los presos sociales. 
 COPEL: Por la libertad y la justicia     
 
 Diario 16.    30/07/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 17. 

Manifiesto reivindicativo, de los presos sociales

COPEL: Por la libertad y la justicia

Gregorio Roldan

MADRID, 30 (D16).

La Coordinadora de Presos en Lucha (COPEL), que se constituyó a finaos del pasado año a través de la iniciativa de un grupo de presos sociales de Carabanchel, y que no ha sido reconocida legalmente como portavoz, facilitó a D16 un comunicado en el que denuncia la situación actual de las cárceles españolas y propone una serie de alternativas sobre aspectos diversos, tales como: trabajo, cultura, deporte y sanidad.

COPEL, "cuya inspiración social se basa en los conceptos de libertad y Justicia", inició las primeras acciones por medio de la "huelga de hambre pacífica", como protesta masiva de la constante "violación de los derechos del hombre y de su dignidad y como contestación al régimen penitenciario totalitario".

Esta primera lucha concluye con un saldo positivo, según COPEL, en el sentido de que se crea un conflicto de opinión pública, y, al propio tiempo, los presos toman conciencia de su fuerza.

"Somos conscientes —dijeron algunos miembros de COPEL a D16— de que nuestra lucha debe salir a la calle."

Explotacion laboral

Después de calificar como "inhumana explotación labora!" al modo en que se realiza el trabajo en los talleres, proponen que el trabajo, en todas las prisiones de España, "sea formativo y no embrutecedor".

Para ello establece COPEL una serie de fines concretos, entre los que se hallan los siguientes: promoción profesional del recluso, equiparación sindical en cuanto a salarios, participación del recluso en la estipulación salarial, creación del carnet de paro para el ex preso que sale en libertad, seguridad y servicios adecuados en todos los talleres de la penitenciaría.

"En las prisiones de mujeres —continúa el comunicado—, el trabajo tendrá las mismas condiciones formativas que en las de los hombres, con la misma calificación y equiparación sindical. Para ello se suprimirían la mayoría de los trabajos embrutecedores existentes (flores, bordados, confección...)."

Sanidad e higiene

El apartado de sanidad e higiene —el más extenso de todos los que se incluyen en el comunicado— consta de veintisiete puntos, a través de los que se solicitan, desde la desinfección y desratización periódicas, hasta la supresión de las prohibiciones que impiden entrar medicamentos en las prisiones, salvo los existentes en el exterior.

"Pedimos —dice el manifiesto— la inmunización contra enfermedades epidémicas y contagiosas. Que haya vacunaciones ob1igatorias cuando las autoridades sanitarias lo requieran y la supresión de la utilización de todos los servicios masivos como vasos, cubiertos, etcétera, a fin de evitar el riesgo de enfermedades contagiosas."

En otros puntos se refieren a la reducción de la burocracia existente, solución periódica al problema sexual, con instalaciones adecuadas, necesidad de que todo centro penitenciario cuente con un equipo médico completo, "pues se da la circunstancia de que, en la actualidad, muchos centros penitenciarios sólo cuentan con un médico y nada mas".

Se refieren también´ a la supresión "absoluta" del diagnóstico único de1 psiquiatra en la prisión, así como a toda fórmula represiva. "En los centros de cumplimiento —concluye este apartado—, el lavadero contará con las máquinas e instalaciones necesarias y será gratuito el lavado de ropa, previo pago del detergente necesario."

Alimentos en malas condiciones

"Ante la anormal situación de la alimentación en casi todas las prisiones de España, así como lo precario de las instalaciones de comedor, cocina y falta de utensilios y cubiertos, reivindicamos lo siguiente: Mayor variación en los menús, mejoramiento de las condiciones de limpieza, revisión médica efectiva y periódica del estado de los alimentos, tabla alimenticia más controlada mejorar las instalaciones de cocina y la calidad de los menús."

"En cada prisión —dice el comunicado— los presos tendrán dos representantes elegidos por ellos mismos, que fiscalizarán que la alimentación contenga las calorías, proteínas y vitaminas necesarias, así como el que estén en perfectas condiciones higiénicas y que sean suficientes." Continúan con la petición de que se Instalen ´comedores no masivos, control sanitario más riguroso, libre decisión para que los representantes de los reclusos presenten los menús y sus variados.

Supresión de la censura

En relación con la censura, se refiere el comunicado de COPEL a tres aspectos distintos, si bien con un denominador común: eliminación total de la misma. Supresión de la censura en la correspondencia familiar, en la correspondencia con cualquier persona o entidad comercial, cultural, etcétera, y supresión de la censura de libros, revistas y periódicos que están autorizados en el exterior. Libertad para su adquisición.

"Es necesario —prosiguen— que el departamento de clasificación de la Dirección General de Prisiones facilite el cumplimiento de la pena en el centro penitenciario más próximo al lugar donde reside la familia del condenado."

Se refieren a continuación a la "libertad total de la entrada en cada prisión, de todos los productos alimenticios o de uso personal que estén en venta libre en el exterior. "Todo paquete postal —dicen— debe ser cacheado en presencia del recluso interesado y entregado directamente por el funcionario encargado de paquetes al interesado."

Educación

"Es obligatoria la extinción definitiva del analfabetismo en las prisiones."

Reclaman también que ce-íí la discriminación para acceder a los cursos de formación cultural o profesional, ni siquiera en las supuestas medidas de "seguridad que se aduce, a veces, como prohibición para algún preso".

En otros puntos se refieren a la necesidad de que existan bibliotecas de uso libre, solicitud de libros a distintas editoriales, la autorización de entrada en la prisión a los medios de difusión y "mayor apoyo para iniciar estudios universitarios por medio de becas. Aplicación del beneficio de redención, desde el momento en que se inicie cualquier tipo de estudios, sin esperar los resultados finales de los exámenes"

El manifiesto finaliza con alusiones´a las denominadas "cuestiones generales", en las que se incluyen fundamentalmente aspectos relacionados con el régimen disciplinario de las cárceles. "Propugnamos la desaparición de toques de oración, con comparecencia obligatoria, asi como la eliminación de todo tipo de desfiles paramilitares, de total matiz fascista

 

< Volver