Autor: R. V.. 
 Inauguración del palacio de justicia de Plasencia. 
 Necesidad de una nueva ley de bases del Poder judicial     
 
 ABC.    23/10/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

INAUGURACIÓN DEL PALACIO DE JUSTICIA DE PLASENCIA

NECESIDAD DE UNA NUEVA LEY DE BASES DEL PODER JUDICIAL

Plasencia (Cáceres), 22. (De nuestra enviado especial.)

El ministro de Justicia, señor Lavilla, presidió esta tarde la inauguración del nuevo Palacio de Justicia de la localidad cacereña de Plasencia. Acompañaban al ministro el subsecretario de su Departamento, señor Ortega y Díaz-Ambrona: el presidente del Tribunal Supremo, señor Escudero del Corral, así como las primeras autoridades locales y funcionarios de la carrera judicial.

El señor Lavilla pronunció un discurso en el aue se refirió a la necesidad de dotar a la Administración de Justicia de instrumentos materiales e instalaciones adecuadas. La primera etapa en este sentido se ha cumplido ya en algunas instalaciones de la Audiencia Territorial de Cáceres. y para un futuro próximo se emprenderá la construcción de sendos Palacios de Justicia en Navalmoral de la Mata. Castuera, Villanueva de la Serena y Don Benito, además de la restauración de un edificio artístico en Trujillo cedido por el Ayuntamiento para albergar los Juzgados de Instrucción y de distrito.

El ministro de Justicia afirmó que era necesario «preservar y mejorar el aprecio y respeto de los ciudadanos hacia los órganos de Justicia, y es preciso eme quienes vocaeional y profesionalmente se dedican a la Justicia, asuman con decisión apasionante la función de guardadores de la ley».

ARTICULACIÓN DEL PODER JUDICIAL.

Seguidamente, el ministro de Justicia enumeró algunas de las características en ciue deberá articularse el poder judicial, en el marco de las previsiones que la Constitución establezca, entre las que destacó las siguientes:

1) Una posición neta de Independencia respecto de sí mismos, de sus intereses y preferencias, de sus ideas y convicciones.

2) Un reconocimiento social de la trascendente función de administrar justicia, que ha de ser respondido cor el juez manteniéndose libre de todo endeudamiento y de cualquier afiliación o militancia partidista. Este reconocimiento habrá de Ir respaldado por una adecuada retribución. Tenemos el propósito de configurar un régimen retributivo propio, sin parangón necesario con el de los servidores del Estado en el seno de los demás poderes.

3) Una organización judicial adecuada a las necesidades del tiempo, para lo cual verificaremos una redistribución de competencias de los distintos órganos jurisdiccionales, que irá acompañada de una revisión de la demarcación judicial.

4) Una disponibilidad de medios personales y materiales para hacer efectivo un nivel de agilidad inédito hasta ahora, mediante la revisión de órganos y plantillas y la dotación de medios instrumentales.

5) Una modernización de las normas de enjuiciar, a la que se aplica ya la Comisión general de codificación.

Tras señalar que una democracia no puede consolidarse sin un poder Judicial que responda a los principios formulados, el señor Lavilla comentó algunas decisiones adoptadas recientemente sobre esta materia y, entre ellas, el proyecto de le.v enviado a las Cortes por el aue deroga la ley de Bases de la Justicia de 1974. «Hay que elaborar una nueva Ley Orgánica del poder judicial —dijo— que será reflejo de los criterios aue en cuanto al poder judicial establezca la Constitución y cuyos principios serán independencia e inamovilldad Judicial.»

R. V.

 

< Volver