Autor: Pérez Fernández, Herminio. 
   Aprobada la Ley Orgánica del Poder Judicial     
 
 ABC.    09/11/1979.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 20. 

NACIONAL

APROBADA LA LEY ORGÁNICA DEL PODER JUDICIAL

El poyecto de Ley Orgánica del Consejo General del Poder Judicial fue aprobado anoche en una votación de conjunto, tras uña sesión cuya primera parte transcurrió con gran lentitud en el debate de los temas. El resultado de la votación de la segunda ley orgánica que desarrolla la Constitución fue: 243 votos a favor, 22 en contra —grupo vasco y comunista— y nueve abstenciones.

Los jueces y magistrados podrán constituir asociaciones para la defensa de sus intereses profesionales

Madrid. (De nuestro redactor en las Cortes. Herminio Pérez Fernández.) En torno a la Ley Orgánica del Consejo General del Poder Judicial no sólo no prosperan las enmiendas, sino que ni siquiera se admiten las fórmulas transaccionales. Ayer por la tarde, como la oposición protestara porque se exige a las Asociaciones de Jueces y Magistrados, para su constitución, la adhesión mínima del 20 por 100 de quienes pudieran formar parte de ellas, el representante de UCD, señor Moscoso, se mostró dispuesto a hacer una rebajita, del 20 al 15 por 100, rebaja que al diputado comunista señor Solé Barbera le hizo evocar la lonja del pescado de Cambrils y las pujas a la baja...

Llegado el momento de votar, el presidente preguntó a la Cámara si se admitía a trámite la enmienda «in voce» de UCD, pero como se opuso e1 señor Fraga Iribarne, en nombre de CD, no fue posible la admisión, con lo que se mantuvo el 20 por 100, sin rebajas. Para ser prácticamente la única enmienda que UCD se mostraba dispuesta a introducir, no hubo raerte.

INTERPELACIONES

La sesión de la tarde se inició con una hora especialmente dedicada a interpelaciones al Gobierno. La primera, expuesta por el señor Tamames, del grupo comunista, se refirió a la urgente necesidad de que se celebren elecciones sindicales para los funcionarios civiles y contratados, solicitando, además, que se inicien las negociaciones pertinentes con las organizaciones de funcionarios, para elaborar el correspondiente Estatuto.

Respondió al señor Tamames el ministro de la Presidencia, señor Pérez Llorca, para manifestarle que antes de que «pase ana luna» los textos legales, a los que había hcho referencia el interpelante, entrarán en el Congreso, de los Diputados para su tramitación.

LOS ATASCOS DE MADRID

Se produjo iuego un momento de cierta tensión cuando el presidente en funciones, en aquel momento —señor Fraile Pujade, vicepresidente primero—, anunció al señor Riera Mercader, del grupo comunista, que no podría formular su interpelación sobre «horario de permanencia en los centros escolares del profesorado de EGB», porque el ministro de Educación, señor Otero Novas, no sé encontraba en el «banco azul».

Cuando el señor Solé Tura, portavoz del grupo comunista, protestó por esta ausencia injustificada, el diputado de UCD, señor Moscoso, aclaró que el ministro de Educación estaba camino del Congreso, con su automóvil retenido en un atasco de tráfico. Ante la insistente protesta del señor Solé Tura, el portavoz de UCD, señor Jiménez Blanco, comentó, en tono jocoso, que el atasco se había producido en las calles de Madrid y que no corresponde a UCD la organización del tráfico en la capital (risas), a lo que replicó el señor Tamames —que. como se sabe, es primer teniente alcalde del Ayuntamiento madrileño— que los atascos de tráfico se habían producido por la mañana, pero no por la tarde, afirmación que fue acogida con nuevas risas de escepticismo, por cuantos acababan de llegar a la Cámara, tras atravesar Madrid. La tensión inicial se relajó con esta pequeña anécdota, pero el señor Sagaseta, que ocupó seguidamente el estrado para una interpelación sobre el Acuerdo Hispano-Marroquí de Pesca, se encargó de que la tensión surgiera de nuevo con su dialéctica agresiva y sus furibundos ataques contra el Gobierno y su «política zigzagueante en torno al tema del Sahara»; contra las oligarquías de Marruecos y de Canarias y hasta con las multinacionales; contra la falta de ayuda a.«unos hombres triplemente marginados: por ser trabajadores, por ser pescadores y por ser canarios».

Como el señor Sagaseta dedicó unas irónicas frases al ministro de Transportes y Comunicaciones, señor Sánchez-Terán. que había de contestarle, al ocupar éste el estrado de los oradores se fue derecho al tema, sin hacer el menor caso de las ironías, y contestó escuetamente a los puntos planteados por el señor Sagaseta, con datos muy concretos y precisos, señalándole su errónea información respecto al tema.

Naturalmente, el señor Sagaseta no se dio por satisfecho y anunció que presentará una moción.

Como se había anunciado que sólo se dedicaría una hora a las interpelaciones, aunque el ministro de Educación, señor Otero Novas, se encontraba ya en su escaño del «banco azul», el presidente consideró que no era posible seguir con las interpelaciones, dado .que aún quedaban varias disposiciones de la Ley Orgánica pendientes de Rebate. El señor Riera volvió a protestar por este nuevo aplazamiento de su interpelación, y el señor Peces Barba, del grupo socialista del Congreso, se unió a la protesta.

ASOCIACIONES DE JUECES Y MAGISTRADOS

De nuevo en el texto de la ley Orgánica del Consejo General del Poder Judicial, se entró en el debate de la Disposición Adicional segunda. El presidente había anunciado —por segunda vez— que su intención era someter a votación esta ley —que exige quorum específico— entre las nueve y las nueve y media. Este aviso no sirvió de estímulo para que el debate se acelerara. Más bien ocurrió lo contrario: la aprobación de esta disposición, que consta de seis apartados, necesitó dos horas y cuarto de intervenciones, algunas realmente larguísimas, a cargo del señor Solé Barbera y del señor Navarro.

El caso es que para evitar estos excesos verbales se ha colocado en la tribuna de oradores un indicador luminoso, que mantiene encendida una luz verde hasta que se agota el tiempo que el Reglamento concede a los enmendantes; entonces se apaga la luz verde y se enciende una roja. ¿Creen ustedes que los diputados procuran apresurarse, a la vista de este aviso tan evidente? Nada de eso. El presidente tuvo que pedir ayer al señor Navarro, del grupo socialista, que acabara, lo que no impidió que aún se entendiera en el uso de la palabra, durante varios minutos más.

La disposición adicional segunda se refiere al régimen de asociación profesional de los jueces y magistrados. Los puntos principales de oposición al texto fueron los siguientes:

• Que se incluya también a los fiscales; que no se hable de «ámbito nacional» —en atención a los entes autonómicos— y que se suprima la limitación del 20 por 100 (señor Solé Barbera, del grupo comunista).

• En los mismos, o muy parecidos términos, se manifestó por el grupo minoría catalana, el señor Roca Junyent.

• Especial insistencia en la eliminación del 20 por 100 (señor Navarro, del grupo socialista).

• Asociación única (señor Vallina, de CD).

Por UCD respondió a todos el señor Moscoso, que se mostró dispuesto a rebajar la exigencia del 20 por 100 —como ya decimos al comienzo de estas líneas— a un 15 por 100, pero ni siquiera esta ligera modificación pudo ser introducida en el texto legal, por la oposición de Coalición Democrática a que la enmienda «in voce» fuera admitida a trámite.

VOTACIÓN

La disposición fue aprobada por 141 votos favorables, 132 en contra y una abstención. Como el sistema electrónico de votación sufría deficiencias que no permitían realizar el listado, aunque sí el cómputo de votos, fue preciso adoptar una fórmula mixta: número total de votos por el sistema electrónico y «visualización» de los votantes, a favor, en contra o abstenciones, poniéndose en pie los interesados. Esto permitió comprobar que mientras en el marcador electrónico aparecían nueve votos a favor de la enmienda de CD, a la hora de ponerse en pie los votantes sólo lo hicieron cinco.

En fin, con esta marcha lenta siguieron los debates sobre las nueve disposiciones transitorias y las dos finales, dificultando que el propósito del presidente sobre la votación final se alcanzara al tiempo anunciado.

 

< Volver